Opinión | Eduardo Camavinga. La juventud en el Real Madrid

Si existen equipos estratégicos en el mundo, el Real Madrid fácilmente puede ser el pionero en esta área y es que en los últimos años, después del gran fichaje de Gareth Bale, la estrategia del conjunto blanco en cuanto a su desarrollo de jugadores y equipo, ha cambiado un poco apostando por traer talento joven, prestarlo a otros clubes para que se desarrollen para posteriormente evaluar si están aptos para formar parte del primer equipo.

En papel suena perfecto, pero, ¿Qué pasa con el lado humano, el anímico?. Los futbolistas, no solo dependen de su talento, si no también, de su salud mental, se vio en el pasado con casos como el de Kaká y actualmente Hazard, futbolistas con gran talento, pero que no alcanzan su nivel por temas extra cancha, ya sea acuerdos o desacuerdos con los técnicos o situaciones de presión personal.

Los jugadores jóvenes son un caso particular, pues alcanzar la fama y el estrellato a tan temprana edad, tiene que ser una locura, el problema es que las ganas de salir adelante y la ansiedad de mostrarse, a veces hacen una mala pasada, como sucedió con el noruego Odeggard, quien todos pensábamos, sería el futuro del Real Madrid y terminó siendo una de las salidas más tristes y grises de los últimos años.

Kubo, Mariano y Dani Ceballos, son futbolistas que al parecer van por el mismo sendero, y es que talento tienen, pero algo sucede que no logran llamar la suficiente atención del cuerpo técnico para quedarse y antes de que se piense que así es el camino de todos, tenemos el claro ejemplo en el pasado de Iker Casillas, ahora, Vinicius JR y Rodrigo, que no han salido para nada del equipo, demostrando que el talento joven puede subir al primer equipo. Lo mismo ha sucedido con uno de los que a nivel personal pienso, serán de los jugadores más queridos históricamente en el club, hablando de Fede Valverde, el pajarito que nos ha deslumbrado a todos con su juego, entonces, ¿se puede o no?.

Ahora tenemos de frente el caso de Eduardo Camavinga, el futbolista de origen angoleño, que milita en las filas del seleccionado francés, mismo que deslumbró los últimos dos años con su juego, lo que hizo que el Rea Madrid, se hiciera de sus servicios en el reciente mercado de fichajes, el problema es ahora, saber si lo van a ceder o va a ser pieza en el equipo, pues lo peor que puede pasar es que lo tengan en la banca.

Todos hemos sido testigos del talento desperdiciado en el Real Madrid, por mantener inactivos, relativamente a los jugadores, y es que entonces cuál es el punto de llevar a cabo este tipo de estrategias, si no se les va a dar el juego necesario. Aunque Camavinga, posee condiciones muy elevadas, dudo mucho que esté listo para jugar, en su debut en Ligue 1, en la temporada 2018-19, 19-20 y 20-21, acumula 4 asistencias, dos goles, 11 tarjetas amarillas y 71 partidos disputados, ¿En dónde están los números mágicos?.

Puede que pase lo mismo que con Odegaard, mucha magia, poca contundencia, algo que nos ha quedado claro, no va con el estilo de juego del Real Madrid. Ahora toca ver si lo que se pagó por el juvenil francés, vale la pena y no sale por la puerta trasera. Todo queda en el modelo de juego que Ancelloti decida implementar, por el momento es complicado que Kroos, Casemiro, Modric, Valverde o Isco, den paso para que Camavinga se muestre, un reto enorme.

Texto: @dyl_vera
Foto: JBAutissier Panoramic / Imago

Avatar
News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *