Crónica Real | Victoria con sufrimiento innecesario (4-2)

Estadio Santiago Bernabéu, cuatro de la tarde del primer Sábado de Octubre. El equipo venia de un nuevo traspiés en la competición fetiche del club blanco como es la Champions pero que  pese a que a principios de Septiembre las cosas pintaban no muy bien,el Real Madrid se presentaba en el día de hoy líder de la competición domestica y con una ventaja sobre sus máximos seguidores inesperada por como arrancaba esta temporada en cuanto a ánimos  y apuestas de la mayoría de los poderes mediáticos de este país. Es verdad que el equipo no está mostrando sus mejores momentos como para que su misma afición confíe en ellos pero si a los números nos remetimos es el único equipo invicto de la competición y ya ha sacado partidos de los mas difíciles de los que te puedes encontrar como son las visitas a Villarreal, Sevilla y Atlético.

A todo esto el equipo volvía a presentar numerosas bajas por cuestiones médicas y mas concretamente en la defensa donde se han caído los dos laterales izquierdos a los que se ha sumado el jugador comodín de la defensa blanca y que había suplido esa deficiencia los últimos partidos como había sido Nacho.

Se había especulado mucho en los días previos al choque en posibles cambios en el once de Zidane con numerosas cabalas a la hora de confeccionar el titular,al final Zidane acertadamente deja las pruebas para los laboratorios periodísticos pero sensatamente saca lo mejor que podría sacar de lo que dispone y de los hombres que están en mejores condiciones físicas de afrontar un encuentro muy importante, en tu campo y justo antes de que haya el enésimo parón liguero por las selecciones nacionales, con la necesaria intención de salir líder antes de este.

Enfrente un rival peligroso en este tipo de encuentros, en el que la visita de un recién ascendido puede dar a la relajación y a la perdida de concentración e intensidad necesarios, que después te cuestan mas de un disgusto a lo largo de la temporada, son los típicos partidos en los que tienes muy poco que ganar y mucho que perder,ademas en el caso del Granada hay que tener en cuenta que esta siendo a día de hoy el equipo revelación y si no que se lo pregunten al Barcelona que hace menos de dos semanas le hacia doblar la rodilla al equipo de Valverde en el campo nazarí.

Comenzaba el encuentro con vértigo y casi sin que el completo de los espectadores, que por cierto ofrecían una de las mejores si no la mejor entrada de lo que llevamos de campaña, se sentasen en sus asientos ya había Benzema mandado el balón al fondo de la redes del portugués Rui Silva.

Había sido el primer balón que jugaba el equipo madridista en ataque y un centro medido,casi trazado con tira líneas, con el exterior del pie, dirigido a la bota del francés que tan solo tenia que empujarla con el interior para poner el primer tanto de la tarde en el marcador del estadio blanco.

No era solo por el acierto de esta primera jugada sino que el equipo trasmitía desde los primeros compases que hoy si estaban centrados desde el primer momento en el choque que tenia enfrente y con el máximo de los respetos hacia el rival. El cuadro andaluz no tuvo bastante con este primer golpe que al siguiente minuto se encontraba con un gol en contra y a uno de sus jugadores mas determinantes como era Montoro lesionado y teniendo que retirarse al vestuario sustituido por Gonalons.

Se le había puesto muy de cara el encuentro al cuadro de Zidane pero este lejos de relajarse y descentrarse como ha hecho en otros encuentros de esta categoría se puso hoy el traje de etiqueta y ofreció a la parroquia blanca uno de los mejores momentos en lo que llevamos de temporada con una sucesión de combinaciones a primer toque y llegadas con peligro a la meta del Granada que poco podía hacer por desquitarse del dominio y desborde del equipo blanco.

A la media hora de juego llegaría la peor noticia para Zidane del partido de hoy en lo que se llevaba de encuentro y no era otra que la sustitución por lesión, alguna molestia muscular que esperemos no se importante ,del que hasta día de hoy parecía el jugador mas en forma del equipo madridista,el alemán Toni Kroos. Su sustituto seria el croata Modric que volvía a un partido de liga y que esta necesitado de minutos para volver a coger la forma perdida de esta temporada.

A pesar del dominio casi aplastante del cuadro de Zidane y la innumerable sucesión de acciones de gol el resultado parecía que se iba a mantener hasta que una jugada en medio campo con una disputa insistente del que hasta este momento era el mejor jugador sobre el terreno de juego, el uruguayo Valverde, ganaría una pelea con el medio granadino que cedería el balón en disposición de ataque a un Hazard hasta el momento que no había estado afortunado pero que se sacaría de la chistera una vaselina hacia portería mandando el balón a la red y poniendo el segundo tanto en el marcador madridista.

La segunda parte se iniciaba con cierta tranquilidad, mas por el juego que por el resultado puesto que el dos a cero no daba justicia a lo que el Madrid había ofrecido pasando por encima del equipo granadino desde el primer minuto hasta el último. Pero esta segunda mitad iba a ofrecer mas de una sorpresa por no decir otra cosa, de principio el partido y el juego empezó a ensuciarse con jugadas de choques, encontronazos disputas y alguna que otra patada que podía haber llevado a algún jugador a vestuarios antes de tiempo.

Entre todo este periodo tan poco lucido de ambos conjuntos llegaría un latigazo de Luca Modric desde el borde del área que se colaba por la escuadra derecha de Rui Silva. Golazo que hacia que el resultado fuese mas real y justo a lo acontecido hasta este momento en el encuentro.

Parecía ya finiquitado el partido cuando en una jugada absurda y que deja en evidencia tanto al guardamenta francés  como a aquellos que han  estado criticando tanto durante estos últimos siete días al cancerbero belga Courtois. En un mal despeje de Areola que deja patente su dificultades a la hora de jugar el balón con el pie golpeaba el tobillo del jugador granadino haciendo un penalti tan tonto como ridícula había sido la acción en la que ejecutaría Machís mandando el balón a la red y poniendo cierta inquietud en la grada blanca.

El gol granadino le daría las alas suficientes a estos que en su ímpetu por dar mas guerra en el choque intensificarían algo mas en su dureza en el juego algo que el colegiado no supo romper a tiempo y que a la postre se tornaría en fundamental para que estos cogiesen mas disposición en el campo. En un corner mal defendido por el equipo blanco llegaría el segundo gol del Granada que esta ve si que ponía los nervios a flor de piel en la grada madridista.

No había tiempo para comerse la cabeza pero era evidente que los errores propios había puesto de nuevo al granada en el encuentro, quedaban casi diez minutos y el resultado que parecía definitivo tras el gol de Modric se antojaba corto para lo que parecía sufrían en su interior unos y otros.

Haría Zidane el último cambio para aguantar el balón y que pasasen los minutos y metía en el campo a James por un tocado Bale que salia del campo ovacionado en premio a la buenísima primera mitad que había ofrecido. Seria de vital importancia la participación del colombiano no solo en las disputas y la pelea que ofrecería en el medio campo sino que en una de las galopadas que hoy a dado Odriozola por la derecha este daba un pase a atrás desde linea de fondo que James con su pierna derecha metía en la portería de Rui Silva que nada podía hacer para sacar el balón de esta.

Con el gol ya si que se cerraba el encuentro de un partido que al final mantendría a los aficionados con el corazón en un puño justo el día que mejor juego había ofrecido el cuadro de Zidane en territorio propio en lo que llevamos de temporada.Victoria, tres puntos en el casillero y liderazgo en solitario antes del parón de selecciones.

Foto Real Madrid

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *