<h3 class='subtit' style='margin-top: -12px; color: #717171;'>Empate del equipo blanco en el primer choque casero del curso 19/20</h3> Crónica Real | Reconciliación abortada (1-1)

Se iniciaba hoy un nuevo curso en el templo blanco. Diez días antes esta cita hubiese sido un autentico examen para el equipo de Zidane y par él mismo después de una pre temporada muy dudosa,pero el fútbol,un mundo en el que no sólo rueda el balón sino que los acontecimientos se presentan a velocidad vertiginosa dejaba para hoy un escenario totalmente distinto.

Era un día de reconciliación,con una afición que sufrió mucho la pasada temporada,con el fútbol para un grupo que lo había conseguido todo y que en pocos meses había perdido todo el crédito y con ellos mismos para volver a armar un equipo con las mayores aspiraciones y que necesitaba reencontrar sensaciones positivas.De entre todos los jugadores que salían al campo en el once inicial había dos futbolistas que tenían su especial revalida en este primer choque en casa, James un jugador que estaba mas fuera que dentro,que volvía tras dos años de erasmus obligado en Alemania y que parecía empezaba la reconciliación con el técnico,el otro Bale, un jugador defenestrado, aislado,      atacado, devaluado, humillado y casi maltratado por los medios se presentaba ante la reconciliación con una afición que está a la espera de la vuelta de ese jugador que parecía imparable y que tanto había ofrecido ya a este club, pese a que algunos no quieran reconocerlo.

Todos estos ingredientes dejaban en una calurosa tarde en la capital, un plato mas que apetitoso para el paladar ansioso de fútbol de la parroquia blanca. La alineación ofrecía ciertas sorpresas, la inclusión de Isco, Bale y James juntos en una zona de ataque comandada como siempre por Benzema, atrás lo mas clásico en las últimas alineaciones de Zidane. Un cuatro, dos, tres, uno como punto de partida a un dibujo poco encorsetado donde la movilidad de los tres jugadores que hemos citado cambiaban constantemente este.

Una primera parte donde el equipo salia con claras intenciones de tener el control de balón y circulación, en uno o dos toques hacer numerosas ocasiones de gol, enfrente un equipo bien ordenado sin perder el sitio en ningún momento y en el que solo un par de salidas a la contra hicieron ver en acción a sus jugadores más ofensivos.

Ya en el minuto 6 aparecía la primera oportunidad creada por el galés, en una penetración por banda derecha y a centro medido a la espalda de Isco. Se irían sucediendo continuas ocasiones en el ataque madridista, entre ellas la más aplaudida, una de James en el minuto 12 en jugada combinada con Bale y Carvajal. Hasta el minuto 19 no saldría el Valladolid de su campo en dirección a la puerta de Courtois en un acercamiento más que tímido del equipo de Sergio. El Madrid iba cocinando el gol a fuego lento y parecía que en cualquier momento este iba a llegar, un par de acciones mas del colombiano James con disparo desde el borde del área que salían rozando el poste dejaban finalmente la portería a cero de un Masip que veía como el frente de ataque blanco no le daba respiro pero que aun así su equipo salia indemne de este primer acto.

En la segunda parte al poco de iniciarse Zidane detecta que el equipo se estaba rompiendo y fragmentando,  además de que se estaba perdiendo la mordiente ofensiva con la que había jugado los primeros 45 minutos, a los diez de iniciarse esta mitad sacaría del campo a un James muy participativo y de los mas destacados del equipo pero también el que menos minutos de rodaje llevaba este curso, ninguno. Zidane le daba la alternativa a Vinicius con la clara intención de agitar el ataque blanco.

El ataque se inclinaría en un periodo de tiempo volcado al lado izquierdo con muchas llegadas pero poco remate, llegaba la oportunidad de Jovic que hacía de esta forma su estreno en feudo blanco.El sustituido en esta ocasión era Isco algo mas perdido en este periodo con lo que hacia un cambio de dibujo al cuatro dos cuatro ,con Bale cambiando de banda a la suya natural y Vinicius a la diestra,a la primera que tocaba el serbio en un remate de cabeza,balón al larguero.

Se empezaba a impacientar un poco la afición porque el equipo llegaba, creaba pero no definía y el tiempo corría como en tantas tardes del anterior curso donde no se terminaba de concretar las ocasiones y se sucedían los traspiés que harían perder terreno en la tabla con los grandes.Llegaron dos acciones del brasileño Vinicius con perdidas de balón que hacen vislumbrar que aquella confianza que tenía el año pasado, este aun no le llegó.

Una segunda parte mucho más gris del equipo que no veía luces para poder ponerse por delante en el marcador hasta que el de siempre, desde el año pasado, Benzema en el minuto 82 con un tiro de volea al borde del área mete un golazo al palo largo del portero imposible para atajar por este. A partir de aquí empieza a dormirse un poco en los laureles el equipo, creído ya de que el trabajo estaba hecho y con la posesión del balón defender el resultado, hasta que una pérdida tonta en medio campo hace que en una transición rápida del Valladolid, que había estado más entonado en esta mitad, consigue el empate en el 88 a través de Guardiola que dejaba con poco margen de reacción del equipo blanco.

No hubo tiempo para ello, el marcador no sufrió más variaciones y el partido concluía en empate a uno. Un choque que dejaba al equipo blanco con una sensación amarga en una tarde en la que merecía mas premio, sobre todo en el primer periodo, donde el dominio y control del juego se tradujeron en ocasiones de gol pero en las que faltó como en la temporada pasada la definición. Parecía la reconciliación con la senda del triunfo,  pero se quedó en una reconciliación abortada.

Foto: Real Madrid

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *