<h3 class='subtit' style='margin-top: -12px; color: #717171;'>En apenas 2 meses, Bale ya tenía una hernia y Opinión | ¿Por qué siempre Bale?">

El 27 de abril del año 2011, en la sala de prensa del Santiago Bernabéu, José Mourinho lanzó al mundo una pregunta que será recordada durante décadas: “¿Por qué?”, repetía hasta la saciedad el entrenador portugués sabiendo que no encontraría respuesta. Algo parecido se preguntaba Mario Balotelli el 23 de octubre del 2011, cuando tras hacer un gol frente al Manchester United enseñó una camiseta con la frase “Why always me” (¿por qué siempre yo?) para responder a sus numerosos críticos. Pues bien, eso mismo me pregunto yo al observar la cacería que sufre Gareth Bale: ¿Por qué siempre Bale? 

Dicha cacería se inició el 1 de septiembre del 2013, día de su fichaje por el Real Madrid. En apenas 2 meses, Bale ya tenía una hernia y “no sabía jugar al fútbol”. A su vez, los medios publicaban artículos en los que se calculaban los hospitales que se podían construir con el dinero pagado por el galés, algo que no nos cogía por sorpresa tras lo vivido con el fichaje de Cristiano Ronaldo en 2009, obispos mediante. La temporada en la que prácticamente se tendría que retirar del fútbol debido a la dichosa hernia y a sus nulas capacidades futbolísticas, Bale marcó los goles ganadores en la final de Copa del Rey y Champions League. Sin saber jugar al fútbol, eso sí.

Se olvidaron de la hernia y de sus supuestas limitaciones futbolísticas, y la cacería siguió otro camino. Ahora Bale pasaba a ser “un chupón”, basando la argumentación en una jugada ante el Valencia en la que el galés decide no pasar el balón. 2 semanas después, Bale era pitado en el Bernabéu por no pasar un balón a Cristiano ante el Espanyol. Por si fuera poco, las lesiones le acechaban, y al contrario que en el caso de otros jugadores, Bale también era culpable de lesionarse, dando igual si la lesión era fruto de la entrada de un rival o no.

Bale seguía acumulando críticas al mismo nivel que goles decisivos y títulos, y había que buscar nuevas vías de ataque, sin ser necesariamente deportivas. Ahora ya no solo era un lisiado que empeoraba el juego del equipo, sino que también pasaba a ser un inadaptado por “no saber hablar español”. Poco parecía importar (y poco parece seguir importando) que el futbolista ya hubiera dado entrevistas en español y existieran vídeos en los que se le veía hablando con sus compañeros; el mensaje volvía a calar en la opinión pública. ¿Recuerdan algún caso a lo largo de la historia en el que se hicieran debates diarios sobre el nivel de español de un jugador? Yo desde luego no.

Todo esto dio lugar a un gran deterioro en la relación de Bale con el público del Santiago Bernabéu, pero en la final de la Champions en Kiev de 2018, el galés hizo lo que mejor sabe: ser decisivo en los momentos importantes, en está ocasión con una chilena para la historia. Una piedra en el camino de sus críticos más feroces, que ya se frotaban las manos ante un posible traspaso. Eso no sucedió, ya que Bale permaneció en el equipo. Su temporada, siendo justos, no ha sido nada buena, y lo más normal es que, ahora si, sea traspasado. ¿Pero creen que las críticas recibidas se han basado en temas exclusivamente deportivos? Ni mucho menos. Ahora Bale es malo por ver golf al bajar del autobús antes de un partido, siendo un tema de debate más recurrente para los medios de comunicación de este país que, por ejemplo, la imagen dada en el campo de juego por futbolistas como Luis Suárez.

Parece que este verano, a la sexta irá la vencida, y Bale saldrá del Real Madrid. Si eso sucede, habrá que estudiar detenidamente como un jugador herniado, sin ninguna noción futbolística, incapaz de pronunciar dos palabras en español, obsesionado con el golf y aislado de sus compañeros, ha logrado marcar más de 100 goles, dar 71 asistencias y lograr 14 títulos con la camiseta del Real Madrid. Después tendríamos que preguntar como puede un jugador “no haber sido rentable” tras anotar 8 goles en 5 finales diferentes, ya que algo hemos debido perdernos por el camino para no llegar a semejante conclusión. Vuelvo a repetirlo, ¿recuerdan un caso parecido en la historia de nuestro fútbol?

Para acabar, vuelvo al principio, ¿por qué siempre Bale? 6 años después de su llegada, aún no he encontrado la respuesta. Seguramente al principio se trataba de una campaña contra Florentino Pérez, pero en la actualidad desconozco a que se debe la obsesión enfermiza de la gran parte de los medios de comunicación y parte de la afición del Real Madrid. Pediría, aunque sea imposible, que si se confirma la marcha de Gareth, por una vez la cacería pase a la historia y se le valore como lo que merece: una parte fundamental de la historia del Real Madrid.

@JavierGomezT

Foto: As

News Reporter
Colaborador de #MadridistaReal. Cubre la actualidad del Real Madrid Castilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *