Opinión | James, Bale y los dilemas de Zidane

Desde su llegada al banquillo hubo algo claro: la titularidad no estaba garantizada por el hecho de tener un nombre o por el hecho de haber costado más de 50 millones de euros. Desde el principio, ‘Zizou’ dejó algunos puntos claros; luego las decisiones técnicas terminarían “perjudicando”, como dirían algunos, a otros jugadores. 

Las constantes lesiones y el poco compromiso defensivo eran dos puntos que tenían en común Bale y James, aunque el primer punto afectaba mucho más al galés por la reincidencia. La estancia en Alemania parece haberle sentado mejor al colombiano en el segundo aspecto, quien se ha mostrado capaz de recuperar, crear y, aún así, llegar al arco contrario. Lo de Gareth parece ser más una cuestión de fe propia, de autoconfianza para luchar por ganarse de nuevo la confianza que tuvo Zidane en él al comienzo de todo. Bale se aferra a lo que parece ser su última bala en la pistola blanca.

No sabemos si por las lesiones o si fue porque Zidane ciertamente decidió tomarlos en cuenta, pero lo cierto del caso es que ambos están en la plantilla y el técnico francés no ha dudado en alinearlos cuando los ha necesitado; Bale puede presumir, incluso, de dos titularidades en este inicio de LaLiga y, por los vientos que soplan, vendrá la tercera al hilo. Tras el cierre del mercado de traspasos en la Premier League, parece que las aguas entre Gareth, su agente y el club se han calmado un poco, a pesar de aquellas declaraciones que dio ‘ZZ’ en la pretemporada acerca de la posible salida del dorsal ‘11’.

A pesar de todo, si ambos recuperan la confianza y, sobre todo, el estado de forma podrán volver a demostrar por qué en su momento el Real Madrid pagó lo que pagó para hacerse de sus servicios. Peor que lo que vio el madridismo el año pasado será difícil de ver en un tiempo, así que este par pareciera tener un cheque en blanco de parte de ‘Zizou’ para volver a lo que fueron en algún punto, para volver a enaltecer los colores del club y para que el Bernabéu vuelva a corear sus nombres, aunque ya James se ganó ese privilegio ante el Valladolid.

Esperemos que, de verdad, el dilema de Zidane esté aclarado de una vez por todas y que estas oportunidades sean reales y no una manera de poner en la vitrina a ambos jugadores para poder pescar un par de millones más por ellos en el mercado. Creo que poco podría traer el Madrid para suplirlos y que signifique una mejoría en la plantilla, tomando en cuenta los posibles fichajes que hay en el mercado actualmente.

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *