Crónica Real | Oportunidad de oro perdida (2-2)

Cerraba el Real Madrid la tercera jornada de la liga antes del parón por selecciones,lo hacia con ciertas dudas por el resultado de la semana anterior en el Bernabéu y sobre todo por el juego de la segunda parte de este encuentro.

Pero lo hacia con un aliciente anímico en forma de resultados de sus máximos rivales,el Barcelona se había dejado otros dos puntos en Pamplona, van cinco ya de nueve posibles en lo que parece un inicio de los catalanes mas complicado para los de Valverde y con un Atlético que sacaba su resultado en el Wanda con muchas dificultades ante el Eibar y en las postrimerias del encuentro.

Presentaba Zidane un once con diversas novedades en él,en primer lugar el debut de Mendy en el lateral izquierdo del cuadro blanco junto con la incursión de Lucas Vázquez por la derecha para plantear un cuatro, cuatro, dos,  con Bale en el interior izquierdo y Vázquez en el derecho muy abiertos con la intención de jugar por fuera para mandar envíos en ataque al que seria la tercera novedad del once y no era otra que la entrada desde el inicio de Jovic junto con Benzema en el ataque madridista. En el resto de posiciones  y portería no se ofrecían cambios con respecto a la alineación del enfrentamiento del Valladolid.

Por cierto se había estado especulando con la entrada en el once de Keylor en la portería a modo de despedida antes de su marcha mas que cantada a París en el día de mañana pero lógicamente esto no se produjo y Zidane con mucha coherencia, actuó primero pensando en la continuidad del equipo y segundo en una posible situación complicada si el portero se lesionaba justo antes de hacer la trasferencia al equipo francés.

El equipo iniciaba el partido con las lineas juntas y con clara disposición en el campo de tener el dominio del juego con la posesión del balón y en ataque hacer aperturas a las bandas para sorprender por fuera al Villarreal que se mantenía ordenado en todas sus lineas.

LLegaría el primer acercamiento del equipo en el 5´con un centro de Bale desde su banda natural y en la que parece se encuentra mucho mas cómodo y que no encontraba rematador. Mantenía el Madrid el partido controlado hasta que en el minuto 11´ y en un error en la salida del balón de Ramos y con una contra de un tres para dos hace que tras un disparo de Ekambi rechazado por Courtois llegue a un Gerard totalmente libre de marca en el borde del área chica empuje a la red el balón poniendo el partido a las primeras de cambio cuesta arriba para el equipo de Zidane.

Un error garrafal de Ramos impropio de la calidad, veteranía y capitanía del camero que dejaba  muy tocado al equipo que volvía a ver fantasmas del pasado,pero un pasado demasiado próximo como para pensar que es solo un error puntual.

Este gol haría tambalear anímicamente al grupo que vía como el que debe liderar este les metía en un lío bastante gordo a las primeras de cambio de empezar el encuentro ante un Villarreal que se veía por delante del marcador mas por errores propios del contrario que por sus aciertos.Esto dejaría tocado al equipo incapaz de reaccionar hasta que en el 20´llegaría la primera aproximación relativamente clara a través de un golpeo de falta directa de Bale que salia por encima del larguero.

Este periodo del partido dejaba a las claras los serios problemas del medio campo blanco para sacar el balón jugado desde su propio terreno y a un Casemiro incapaz de hacer este trabajo de creación algo para lo que no está capacitado y que ha sido detectado por los rivales dejando a este la libertad para salir con el balón y cubriendo y tapando la intervención del que debería de hacer ese trabajo realmente que era el alemán Kroos, totalmente desaparecido hasta el momento y bien vigilado por el medio campo castellonense.

Poca intervención de los jugadores de arriba que veían que el balón no les llegaba con facilidad de jugarlo y eran dificultados en sus movimientos de desmarque por la buena disposición en el campo del equipo de Calleja. Jovic tendría una ocasión con un disparo desde el borde del área en una transición pero que saldría algo alejado del poste de la portería de Andrés.

Trascurría los minutos mostrando la inoperancia blanca que se acercaba a la meta del equipo amarillo en ocasiones esporádicas, como la creada en el 31´con un centro de rosca de Lucas Vazquez al segundo palo rematada a la derecha del guardameta del Villareal.

De nuevo una ocasión aislada por parte de Benzema, hoy menos participativo en el juego y algo errático en el pase y definición que en esta ocasión se crearía el solo el espacio en el vértice del área por la zona izquierda y que disparaba al  palo de la  meta del equipo  amarillo poniendo el susto en el cuerpo de los aficionados de la Cerámica.Seria el previo de lo que llegaría luego ya en los últimos segundos del primer acto cuando en una bonita triangulación entre Carvajal, Jovic con taconazo incluido y Bale mandaban el balón a las redes para poner el marcador en tablas llegando así al final de esta parte.

Empezaba la reanudación con los mismos onces en los dos equipos y con un Madrid que se había salvado por la campana en el ultimo segundo de la primera parte para abordar los segundos cuarenta y cinco minutos con una perspectiva mas ilusionante que la que nos habían dado los primeros tres cuartos de hora.

No había cambios en los hombre ni tampoco en el juego que se mantenía en una sucesión de errores en los pases de los dos equipos dando a entender las serias deficiencias que tenían ambos en la construcción del juego algo mucho mas preocupante en el cuadro blanco si es que este quiere optar a todos los títulos de los que forma parte.

De esta forma se esfumarían los primeros 10´de la continuidad y en la que nos quedaba a los madridistas como único aspecto positivo hasta el momento el buen partido que estaba realizando el debutante hoy Mendy secando por completo en defensa a Samu Chukweze hasta tal punto que el técnico del cuadro amarillo optaría por suplirle por Ontiveros para por ahí darle algo mas de mordiente a su cuadro.

A los 12´minutos se crearía una buena oportunidad del cuadro blanco en una internada por banda derecha de Benzema que tras deshacerse con un recorte del lateral del Villareal daría un pase raso a Kroos que sacaría el pat para mandar hasta en dos ocasiones el balón al cuerpo de Andrés Fernández.

Avanzaba la segunda parte y Zidane olía la sangre en la defensa villarrealense y decide hacer un cambio táctico metiendo a Modric en la medular en sustitución de Jovic que había tenido una participación no muy relevante en el día de hoy para darle mayor control al juego y así con el dominio crear mas ocasiones ademas de evitar los continuos errores en el pase en la circulación del balón en el medio del campo.

Cinco minutos después seria Lucas Vazquez el que abandonaba el campo, un Lucas que había intentado participar pero que no tuvo la fortuna de cara y salia del terreno de juego con una sensación amarga por su participación.Entraría por el Vinicius con la intención de agitar algo el ataque blanco para adelantarse en el marcador y seria casualmente todo lo contrario lo que pasaría.

No le pudo salir peor al francés el cambio que en la siguiente jugada esta vez por el lado derecho en una de las pocas ocasiones en las que Mendy saldría superado y tras pase al segundo palo llegaba el gol de Moi Gomez que nuevamente fusilaba a un Courtois en el área pequeña que poco podía hace por salvarlo.

El Madrid parecía un equipo muerte físicamente y muy tocado anímicamente y en el que incluso jugadores que acababan de entrar como Modric y especialmente Vinicius parecían pocas soluciones para cambiar la situación del equipo en el marcador.

Llegaría el ultimo cambio de Zidane que necesitaba un jugador con energía que en el medio campo fuese capaz de darle ese aire necesario para intentar igualar el marcador ante un Villarreal que tampoco daba muestras de mucha fuerza pero que se apoyaba en el marcador para sacar donde no tenia y intentar cerrar el partido con el resultado favorable.

Llegaría la reacción con un robo de Modric en medio campo castellonense y con una conducción suya hasta abrir a la banda de Bale ,que había cambiado su posición con Vinicius quedando el brasileño en el lado izquierdo donde parece sentirse mas cómodo,tras un recorte seco lanza al palo corto con disparo raso que se cuela en la portería de Andrés poniendo las tablas en el electrónico de La Cerámica.

Quedaban cinco minutos para el final y parecía que el Madrid cogía el oxigeno necesario para darle la vuelta en el marcador.Ni en estos minutos ni en los cuatro de prolongación serian capaces los chicos de Zidane de darle una nueva victoria a los aficionados blancos y desaprovechando una vez mas una oportunidad de oro para alejarse del Barcelona en la tabla y acercarse al Atleti antes del parón liguero.

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *