Crónica Real | La tormenta real fue el Madrid (2-0)

La vida sin fútbol es bastante triste, ahora, la vida sin el mismísimo Real Madrid, lo es aún más. Luego del parón de selecciones para las jornadas clasificatorias al Mundial de Catar 2022, el conjunto blanco regresó a la acción ante un duro rival como el Eibar, aunque venido a menos en los últimos meses y ahora pelea por la permanencia en la primera división del fútbol español. Uno luchando por el liderato y el otro por no descender, uno de esos partidos a sangre y fuego de lado y lado.

Zidane no contaba con el capitán, Sergio Ramos, quien se lesionó tras volver de su gira con la selección española. Se estima que estará alrededor de cuatro semanas de baja, fallando así las citas más importantes de este tramo de temporada: Barcelona y la ida y vuelta ante el Liverpool de Klopp. Ahora, otra de las bajas era Federico Valverde, lo cual dificulta la rotación en el mediocampo.

Lo cierto del caso es que ante el equipo de Mendilibar, el técnico francés decidió alinear a Nacho, que con una amarilla podría perderse el duelo ante el Barcelona por acumulación de tarjetas. Al canterano le acompañaron Lucas, por derecha, Militão, como pareja de centrales, y Mendy por izquierda. En el medio, para reforzar la banda izquierda y liberarlo en ataque, salió Marcelo, con la cinta de capitán en su brazo. Modric, que venía también con varios minutos acumulados de la fecha FIFA, en la que se convirtió en el jugador croata con más internacionalidades con su selección en toda la historia, acompañó a Casemiro en la medular. Isco estaría un poco más libre delante de ellos, junto con Asensio, por detrás de Benzema.

El primer tiempo fue de mucha lucha, con un comienzo muy activo por parte del equipo local, que se adelantó en el marcador por intermedio de Benzema, pero la jugada sería invalidada por fuera de juego. Antes, el galo tuvo una clara ocasión en un mano a mano ante Dmitrovic, que logró detener lo que hubiese sido el 1-0 en el marcador.

Tan solo 5 minutos más tarde, la polémica crecería aún más ante un posible penal a Casemiro tras un centro de Marcelo al segundo palo. Hubo agarrón del jugador del Eibar, pero resta saber si es suficiente o no para señalar un penalti. En algunos casos lo es, en algunos otros casos no lo es.

Lucas fue otro de los jugadores más hiperactivos en todos los primeros 45 minutos. Una individualidad ante Bryan Gil hizo que el recién debutante con la absoluta de España viera la amarilla en el minuto 20. Desde esta posición, Asensio disparó directo al arco. El travesaño salvó a un Eibar que cada vez parecía más acorralado ante el ataque merengue.

Isco también intentó desde fuera del área un par de minutos más tarde, pero el guardameta serbio del Eibar logró detener sin mayor dificultad el remate de Alarcón. Ante tal dominio, un experimentado entrenador, como lo es Mendilibar, sabía que tenía que intentar devolver el golpe al menos una vez. Por intermedio de Pozo, que recortó a Nacho sin mayor problema, los de Ipurúa casi lograron adelantarse, pero se fue desviado el remate.

Posteriormente, Asensio seguiría su asedio al arco rival. En esta oportunidad logró marcar el que hubiese sido probablemente el gol más bonito de la jornada, cuando desvió de taco un balón en el área y la pelota fue al fondo de la red tras pasar por entre las piernas de Dmitrovic. El VAR volvería a anular el gol por fuera de juego bien indicado. 

Pero tanto va el cántaro al agua hasta que se rompe, dicen, que tanto lo intentó Asensio hasta que, tras una  gran recuperación y asistencia del propio Casemiro, el exjugador del Mallorca marcó el 1-0. 

El segundo tiempo parecía ser más de lo mismo desde el inicio. Asensio remató con su zurda una vez más, pero el serbio hizo una gran atajada para mantener a su equipo aún en el partido.

Dicho lo dicho, Modric debía descansar y Zidane tenía eso presente. Tras una hora de partido, el croata dejó el terreno de juego para dar lugar a Kroos. Por su parte, Asensio, tras una hora de espectáculo, dejó el campo para dar espacio a Rodrygo.

Ya en Madrid la tempestad estaba desatada. La lluvia y el viento dijeron presente en un momento difícil, con una victoria por un margen mínimo, ante un equipo que se caracteriza por saber aprovechar los pocos ataques que genera. 

Lo cierto es que el campo parecía una pista en la que el esférico era un coche de Fórmula 1. Courtois casi fue víctima de esto, pero el belga salvó un autogol al enviar la pelota al córner sobre la línea de gol, casi. Isco y Marcelo serían sustituidos para dar lugar al canterano Arribas y a Vinicius. 22 minutos para ambos jóvenes viniendo desde el banquillo para refrescar a un equipo que necesitaba sentenciar el duelo. Y así fue.

‘Vini’ recibió un pase de Arribas en banda izquierda para luego finalizar con un gran sprint y un centro de izquierda que remató Benzema para marcar así el 2-0 y dejar al Eibar tendido sobre el terreno de juego para los últimos 15 minutos. Anteriormente, Casemiro también marcó, pero por un fuera de juego previo de Arribas, el tanto no subió al marcador.

El resto del partido fue controlado sin mayores incidencias por el Madrid. Rodrygo tuvo una volea en el área tras centro de Lucas, pero no pasó a mayores. Benzema salió del terreno de juego en el 80’ y Mariano vio así los últimos 10 minutos del partido dentro del terreno de juego. 

Courtois tenía entre ceja y ceja dejar su arco en cero y el japonés Inui casi arruina esos planes tras un flojo despeje de Casemiro, pero el belga contuvo la potente volea del nipón dentro del área.

El Madrid mostró una versión camaleónica, capaz de adaptarse al rival, al contexto, a las circunstancias y hasta a los contratiempos climatológicos. 2-0 y con la cabeza en la Champions, contra un duro rival como el Liverpool, duelo que rememorará la final de Kiev de 2018.

Asensio e Isco han demostrado que, con mucho oficio, sacrificio y empeño, pueden volver a dar lo mejor de sí y retomar el nivel que los llevó a, en primer lugar, vestir esta camiseta. Marcelo, liberado de tareas defensivas, aún tiene peligro en sus botas, aunque quizá lejos de sus mejores años. Lo cierto del caso es que Zidane parece haber encontrado una fórmula para revivir a jugadores que venían cabizbajos en los últimos años. Hoy han sido una tempestad que pasó por encima al Eibar y que seguirá su paso ante Liverpool y Barcelona.

 

Texto: Simon A. do Couto

Foto: Oscar J.Barroso

Avatar
News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *