Crónica Real | El halcón desatasca el partido y el campeón vence al Leipzig (2-0)

El Real Madrid ganó por 2-0 al RB Leipzig en un partido espeso de los de Ancelotti. El ‘halcón’ Valverde desatascó el partido con otro golazo y Asensio sentenció con un zurdazo. 8 victorias en 8 partidos para el campeón

Volvió la Champions al Santiago Bernabéu, volvió la Copa de Europa a la casa del campeón, volvieron las noches mágicas de Chamartín. El Real Madrid regresaba al escenario en el que hincaron la rodilla Paris Saint-Germain, Chelsea y Manchester City para continuar el camino de la defensa del título. Tras el triunfo en la primera jornada en Glasgow ante el Celtic, apareció el RB Leipzig en el horizonte del equipo de Carlo Ancelotti. Del equipo imbatible, en mayúsculas, de Carlo Ancelotti, que en este inicio de temporada suma siete triunfos en siete partidos (uno de Supercopa, cinco de Liga y el de Champions).

El Leipzig, por su parte, se medía por primera vez en su historia al Real Madrid y llegaba con entrenador nuevo, Marco Rose, tras el despido de Domenico Tedesco, y con varias bajas. La de última hora por lesión del austriaco Laimer, que se unió a la también importante de Dani Olmo. Pero su tridente ofensivo formado por Christopher Nkunku, el austriaco Dominik Szoboszlai y Timo Werner no eran de fiar.

Fede Valverde, que es un avión, desatascó un partido espeso y tortuoso del Real Madrid con un gol que celebró con toda la rabia que había acumulado el Bernabéu durante los 80 minutos en los que vio sufrir a su equipo. Marco Asensio, con un zurdazo tremendo, cerró el marcador en el descuento. Otra victoria del Madrid, otra segunda parte triunfal de los blancos.

Lo mejor de Fede Valverde son sus celebraciones. Emocionan tanto o más que sus carreras o sus goles. Le hemos visto aporrear el césped de Mestalla, golpear un poste en una remontada y, como ante el Leipzig, gritar como un loco hasta quedarse sin respiración. Es pura pasión, puro Real Madrid. Por eso engancha tanto con la gente. Y porque es un crack. Ahora mismo, junto a Vinicius el mejor jugador del Madrid esta temporada.

El Madrid no estuvo fino en la primera parte y un sector del público se lo hizo saber al equipo con tímidos pitos. No perdona una la afición del equipo blanco, que sabe cuándo tiene que ponerse en modo remontada y cuándo apretar a sus propios jugadores. Ante el RB Leipzig la sensación es que los jugadores podían dar más. También lo sentía Ancelotti, muy enfadado en el banquillo.

El segundo acto también arrancó a ritmo cansino, con ocasión de Werner de nuevo activada por Nkunku, y otra vez detenida por Courtois. Era fuera de juego, pero es que en un cuarto de hora el Madrid no generó ni un acercamiento relevante. Había que mover el partido, y Ancelotti sorprendió cargando la zona ofensiva. Asensio por Camavinga. Hay cosas del público del Bernabéu que no ayudan, como pitar a uno de los suyos. Marco saltó al verde entre silbidos, casi como si fuera del enemigo. Estupendo.

La respuesta del 11 fue excelente. Un robo espectacular de Asensio originó la mejor ocasión blanca a la contra. Valverde no llegó a controlar para quedarse mano a mano, la tuvo Vinicius, taponó con mucho mérito Gulacsi y el balón cayó a Asensio, que falló al buscar la virguería. La respuesta del Leipzig fue contundente, con dos contras meridianas que obligaron a trabajar a fondo a Carvajal. Partido roto.

El valor de los grandes se detecta en las situaciones más apuradas. Y en este inicio de temporada no hay nadie mejor que Fede Valverde. Es cierto que la jugada decisiva nació en una buena escapada de Vinicius, lo mejor de su actuación, pero fue el Halcón uruguayo quien destrozó el partido con un quiebro excelente y un remate de zurdo perfecto, junto al palo. (80′).

Apretó el Leipzig en el tramo final, es cierto. Pudo empatar Nkunku, pero taponó Carvajal, enorme en defensa. Sin embargo, quedaba un último giro dramático. Una falta lateral en la prolongación que Kroos sirvió a Asensio encontró el cañoncito de Marco y su disparo prodigioso. A la jaula. (91′) El equipo en pleno abrazó Marco, con Carvajal pidiendo el aplauso para el 11. Cuando se quedó solo, cabeza alta, aplaudió agradecido al Bernabéu. Ese es el camino. Ese. Final perfecto para otra noche de Champions.

FOTO: JAVIER SORIANO/AFP vía Getty Images

Avatar
News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *