Crónica Euroliga | El Madrid sigue en caída libre

Visita del Madrid a Atenas para enfrentar al Panathinaikos, en busca de una victoria que le permita respirar por el bache que atraviesan y que les consolide como los segundos clasificados para tener un rival asequible en los cruces.

Mal inicio de los blancos superados en intensidad y acierto por los helenos que se marchaban con una ventaja de cinco puntos en los primeros minutos del encuentro. Un nuevo triple de Nedovic obligaba a Laso a frenar el encuentro, sin opciones en ataque, los blancos veían como se distanciaban en dobles dígitos tras un espectacular mate de Evans. Horroroso cuarto de los merengues que apenas anotaron 8 puntos en juego y dejaron una floja defensa que permitió a los griegos marcharse a 22 puntos frente a once del Madrid.

Tavares se valía de su físico para liderar la reacción madridista y colocar a su equipo a seis puntos a falta de cinco minutos para el descanso. Sin embargo, un nuevo arreón de Panathinaikos les volvía a colocar once arriba obligando a Laso de nuevo a parar el juego. A pesar de una mejora notable respecto al primer cuarto, los de Laso no conseguían terminar de acercarse en el marcador y se marchaban a vestuarios con 9 puntos abajo 41 – 32.

Papagiannis dejaba a los blancos sin respuesta, totalmente atascados en ataque y anulados cuando penetraban la pintura griega. Las entradas de Rudy, Taylor y Thompkins daban al Madrid una inyección de energía que aprovechaban para recortar la ventaja a siete puntos. A los blancos se le atragantaba ese triple para acercarse a los griegos, sin embargo una acción de Tavares en la pintura provocaba que Priftis parase el encuentro ante el arreón de los merengues. La intensidad era muy diferente Llull en ataque con una mandarina y Tavares en defensa con un tapón dejaban a los blancos a dos puntos, reacción que se vería empañada con un lejano triple sobre la bocina de Papapetrou para llegar al último cuarto con 59 – 54 para los locales.

Intercambio de mates al inicio del último cuarto, sin embargo los árbitros volvían a pedir protagonismo señalando una falta ofensiva de Poirier y una técnica posterior para el propio francés. Los griegos volvían a aprovechar un mal momento anímico de los blancos para volver a colocarse en dobles dígitos de cara a los últimos cinco minutos del encuentro y que tras un triple de Macon ponía la diferencia en 13 puntos.  El Madrid intentaba la remontada desde la línea de 6,75 con cuatro triples consecutivos que acercaban a los blancos a cinco puntos a falta de dos minutos. Un triple de Roos y una pérdida de Deck terminaban con las pocas opciones  de remontada para los blancos, a pesar de varios triples de Thompkins y Llull para maquillar el marcador que a pesar de un agónico final terminaba con un 87 – 86. Remaron y remaron los madridistas para morir en la orilla.

El Madrid no encontró respuesta para sobreponerse a un mal inicio y vio como los griegos dominaban en su mejor encuentro de la temporada. Especialmente Papagiannis se impuso en el duelo con Tavares y fue el mejor del choque con 18  puntos y 10 rebotes. Papapetrou, Nedovic y Evans también se marcharon a los dobles dígitos mientras que en el Madrid, Heurtel acabó con 18 puntos, Llull 15 y Tavares y Deck terminaron con doce cada uno.

Mal inicio

El Madrid cuajó uno de sus peores cuartos para abrir el encuentro, de hecho los blancos ganaron todos los cuartos a excepción del primero en el que el balance fue de 20 – 11 para los locales. Con la búsqueda de un rival asequible en juego, el conjunto de Laso salió sin la intensidad propia de estas alturas de la temporada. En concreto, Yabusele tuvo su peor encuentro con la camiseta blanca, nulo en ataque y en defensa acabó el encuentro con 0 puntos en su casillero.

A la espera de conocer rival

Ahora el Madrid no depende de si mismo para acabar como segundo clasificado por lo que Milán y Olimpiacos deberían de tropezar para que los madridistas preservaran esa plaza. Con posibles rivales como Efes o Maccabi el Madrid puede encontrarse con un camino muy complicado para llegar a la Final Four de Belgrado. El conjunto de Laso tenía cuatro partidos para certificar su lugar de la tabla y ya ha perdido los tres que ha jugado, todos con final ajustado y todos con el mismo desenlace. El bache madridista se prolonga y llega a su punto más profundo en el tramo final de la Euroliga.

Foto: Real Madrid Basket

Javier Camello
News Reporter
Estudiante de periodismo en la Universidad de Sevilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *