#MiradaBlanca | Europa debe plantarse

No lo niego. Nunca he sido un amante de la NBA. Los partidos completos que he visto en mi vida de la Liga americana se pueden contar con los dedos. Admiro su mercadotecnia y sería ciego si no reconociera que es la mejor liga del mundo en cuanto a físico y calidad. Sin embargo, su Regular Season se me hace aún más tediosa que la de la ACB (lo que ya es decir) y no me gusta nada el trato que tienen de los jugadores como si fuesen mercancía (por mucho dinero que cobren). Sin embargo, sí hay algo que me enfada es ese aire de superioridad con respecto a Europa, como si todos los clubes del Viejo Continente les debiéramos sumisión. Una actitud prepotente cuyo último ejemplo lo hemos visto con el fichaje de Luka Doncic por los Dallas Mavericks.

Es cierto que en Texas han recibido a Luka como si fuera una estrella y no un simple rookie pero sí que ha habido algunas declaraciones como las de el Hall of Fame Charles Barkley que dejan bien claro lo que piensan muchos americanos de las competiciones europeas: “ha jugado contra una mierda de rivales”. Pero ahí no acaban las cosas y poco antes de que se confirmara el pago del traspaso definitivo del esloveno el dueño  de los Mavs, Mark Cuban, afirmaba que si aún no habían realizado el pago era porque “al Madrid no le gusta trabajar en fin de semana”. Unas declaraciones totalmente impropias de un dirigente de la autodenominada mejor liga del mundo.

Hace ocho años, en una entrevista que realicé a Juan Antonio Corbalán, con motivo de la primera marcha de Sergio Rodríguez a la NBA el maestro ya nos advertía de que Europa se estaba convirtiendo en la Segunda División de la liga americana. Una afirmación que entonces parecía una exageración y que con los años se ha demostrado más que cierta. Pese al buenhacer de la Euroliga en estos últimos años, la NBA se ha apropiado de prácticamente todo el mercado de la canasta y, no solo por la diferencia de cobertura mediática y económica entre ambas ligas sino también de los equipos europeos a la hora de protegerse del invasor americano.

Les voy a poner un ejemplo, ustedes se imaginan que en el caso Cristiano ahora llegara la Juve y dijera como el jugador quiere venirse no es que no vaya a pagar la cláusula de 1.000, es que no va a pagar los 100 que quiere el Madrid (según la prensa, lo cual, por cierto,  es mucho suponer), sino apenas 20 millones . Es más, que como al  jugador le van a pagar el pastizal, ellos apenas pondrán 5 millones y el resto lo pondría el portugués.

Pues bien, esto es más o menos lo que ocurre en nuestro baloncesto. Como la NBA es la mejor liga y paga mejor es lógico que todos los jugadores se quieran ir allí, y en Europa en vez de aprovecharnos y exigirles la cartera cada vez que quieran a uno de los nuestros , nos bajamos los pantalones y no sólo les ponemos a estos jugadores unas cláusulas muy por debajo del mercado real sino que cuando realmente la liga americana se fija en ellos acabamos cediendo y rebajando aún más la cláusula.

Es cierto que salir de esta situación no es fácil y que esto debería haberse cambiado hace años ya que ahora además de la NBA tienes la competencia de la pujante (sobretodo en dinero) liga china, pero la realidad es que esto no es un problema sólo del Madrid sino de todo el Viejo Continente que deben intentar solucionar ya. Los grandes de Europa hacen inversiones multimillonarias verano tras verano para luego ver como sus estrellas se marchan a la NBA prácticamente gratis. Algo inadmisible ante lo que Europa deben plantarse. O los clubes Euroliga unifican criterios y dejan de regalar a sus principales activos o el baloncesto de alto nivel en nuestro continente dejará de existir.

Texto: @jmcanasv

Foto: Mundo Deportivo 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *