La crónica de @Bricepinkfloyd: Abultada derrota blanca en un Clásico intranscendente

El conjunto madridista entró al partido con muy poca intensidad en ambos lados de la pista, con dos pérdidas en los primeros tres ataques y dejando anotar con excesiva facilidad bajo el tablero. Solo un acertadísimo Jaycee Carroll, con 4 puntos, y una canasta de 5 metros de Anthony Randolph lograban superar el engranaje defensivo diseñado por Svetislav Pesic en los primeros minutos. Si a esto le sumamos el enorme acierto azulgrana, con un 7/11 en tiros de campo, la consecuencia más inmediata en el banquillo madridista iba a ser cortar el parcial con un tiempo muerto (16-6, min 6).

Tras el parón solicitado por Pablo Laso y un intercambio de triples entre Koponen y Campazzo, el equipo madridista mejoraría la circulación del balón gracias a la entrada a pista de Rudy Fernández. Se incrementaría el nivel de agresividad en defensa, controlando el rebote y no permitiendo segundas opciones. La respuesta culé sería desplegar ataques más erráticos y un juego mucho más individualista, encajando un parcial de 7-0 a favor del Real Madrid (19-13, min 8).

Con dos faltas prácticamente consecutivas de Gustavo Ayón con el equipo ya en bonus, que no supieron aprovechar ni Oriola ni Vezenkov desde la línea de tiro libre, el primer cuarto finalizaría con una canasta en bomba de Juan Carlos Navarro cortando una sequía culé de 4 minutos sin anotar (21-14, min.10).

En el segundo cuarto, el Real Madrid empezaría mucho más enchufado, demostrando cierta superioridad en la zona gracias al buen desempeño de Felipe y Ayón en labores de intendencia y rebote (21-18). Tras un nuevo duelo anotador entre Pau Ribas y Fabien Causeur, el partido parecía equilibrarse en todos los aspectos del juego (26-23, min 14). Si Ante Tomic anota en gancho, a la siguiente jugada le tocaría sufrir para parar a Ayón. Felipe y Oriola escenificaban la agresividad que por momentos demostraban ambas escuadras en pista. Sin embargo, de este intercambio de golpes saldría beneficiado el conjunto culé tras la tercera falta señalada a Gustavo Ayón (33-27, min 16).

Una nefasta gestión del ataque madridista era penalizada constantemente desde el triple, primero por Koponen y después por Ribas, obligando a Laso a parar el juego (38-27, min 18). En la reanudación, Campazzo fallaba una y otra vez en su intento de anotar de tres en tiro liberado. Con un parcial de 13-2 el Barcelona llegaba al descanso con 16 puntos de ventaja (45-29).

Tras el paso por vestuarios, la dinámica del encuentro no cambiaría. La intensidad defensiva culé obligaría a los hombres de Pablo Laso a probar anotar desde el exterior en muy malas situaciones. El 1/13 en T3 fue fiel reflejo de lo desacertado que estuvo el equipo en una de sus facetas más reconocibles: el triple. Ni Carroll, ni Taylor, ni Campazzo lograban anotar. La desventaja en el marcador comenzaba a incrementarse (54-29). Y el parcial, también. 24-2.

Después de un tiempo muerto solicitado por Laso, observamos una tímida reacción madridista anotando desde el tiro libre, una reacción propiciada más bien por la enérgica defensa local, que no concedía ninguna canasta fácil. El nivel de motivación azulgrana reflejaba a la perfección la importancia que dicho encuentro tenía para ambos equipos. Un triple de Edwin Jackson volvía a situar la diferencia en los veinticinco puntos, en el encuentro (66-41, min 28). Con un triple de Ribas y una penetración de Randle llegaríamos al final del tercer cuarto con el partido visto para sentencia (72-46).

Los últimos diez minutos de partido fueron un mero trámite. El segundo triple del Real Madrid llegaría a falta de seis minutos para el final, pero en esta fase del encuentro la ventaja azulgrana seguía incrementándose hasta situarse en los treinta puntos (90-60, min 37). Al final, el conjunto blanco maquillaría un poco el resultado, recortando la diferencia hasta el 94-72 que reflejaba el luminoso al término del encuentro.

Derrota madridista en el Palau Blaugrana. Derrota tan sonrojante como intranscendente. Próxima parada: Milán.

Texto: @Bricepinkfloyd

Foto: ACB.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *