El “7” del Real Madrid | Goles, historia y tradición

En los equipos más grandes de la historia de este deporte existe, por lo menos, un dorsal cuya significancia es enorme para el club y su respectiva afición. En algunos es el ‘1’, por los grandes guardametas que han tenido; en otros, el ‘2’, por algunos excepcionales defensores; en muchos otros, el ’10’, quizá el más popular de todos y el que suele vestir el mejor jugador de la escuadra.

El Real Madrid no es la excepción a este hecho: el ‘7’ es el número histórico del equipo de Chamartín. Los nombres que han vestido este dorsal lo han honrado a más no poder y le han dado el valor, la importancia y el respeto que hoy posee.

Raymond Kopaszewski (Kopa)

Kopa | Foto: Notas de Fútbol

De padres polacos y nacido en Francia, Kopa fue uno de los más grandes jugadores franceses del pasado siglo. En el Real Madrid compartió la época dorada de Di Stéfano y compañía. Le conocían por su habilidad para retener el balón en sus pies sin importar qué rival intentase arrebatarle el balón. Tras perder la Copa de Europa con el equipo de sus amores -el Stade de Reims- ante el Real Madrid, el conjunto merengue lo fichó para la siguiente campaña. Fueron dos ligas (1957-1958) y tres Copas de Europa (1957-1958-1959). No era un gran goleador, pero sí un futbolista total que fue capaz de adaptarse a jugar por una banda en el Madrid y a relucir en esa posición. Terminó regresando a su país tras disputar ese trío de temporadas con el uniforme blanco y el ‘7’ en su espalda.

 

Amancio Amaro, “El Brujo”

Amancio Amaro | Foto: Realmadrid.com

El siguiente en portar el ‘7’ blanco fue un jugador proveniente de La Coruña, considerado -junto a Luis Suárez- como los dos mejores jugadores gallegos de todos los tiempos. Sus números en La Casa Blanca fueron exorbitantes, al menos en cuanto a goles, si se compara con los de su predecesor. Le apodaron “El Brujo” por la facilidad que tenía para realizar cualquier cantidad de regates y jugadas de suma dificultad.

Amancio era una especie de moneda al aire cuando llegó al Bernabéu: solo había jugado en segunda por cuatro campañas con el Deportivo La Coruña. Aunque lo que llamó la atención del por aquel entonces presidente del club, Santiago Bernabéu, fueron los números del delantero en su última campaña con el ‘Depor’: convirtió 27 goles en 28 compromisos. El club coruñés terminó cediendo a vender a su máxima estrella por una importante cifra y, además, algunos jugadores del Real Madrid. Se comenta que esta operación dejó económicamente inestable al Real Madrid, pero las actuaciones de “El Brujo” le valieron al club para resarcir sus finanzas.

Disputó 14 temporadas con el equipo, hasta su retiro, en 1976, y anotó 119 goles en 344 duelos. Pasados unos años, regresó para dirigir a las categorías inferiores, hasta llegar a dirigir a aquel famoso Real Madrid Castilla, el único filial campeón de Segunda División, en 1983. Ese equipo fue conocido como “La Quinta del Buitre”.

 

Juan Gómez, “Juanito”

Juanito | Foto: Mundo Deportivo

Del sur, el andaluz puso rumbo a la capital en 1977 para tomar el testigo que dejaba Amancio. El ‘7’ quedaba sin nombre y llegó Juanito a plasmar el suyo. Es considerado una de las más grandes figuras del madridismo por su entrega y su rendimiento partido a partido. Mas hay que mencionar que también poseía un temperamento difícil de domar, lo cual le originó numerosos problemas a lo largo de su carrera.

Como madridista, Juanito ganó cinco títulos ligueros, incluyendo el título de ‘Pichichi’ en la 83-84 con 17 goles, y la Copa UEFA en un par de ocasiones.

Una de sus anécdotas más recordadas y que incluye una frase usada una y otra vez fue cuando el Madrid cayó en Italia frente al Inter por 2-0 en la ida de las semifinales de la Copa UEFA. El equipo ni siquiera pudo causarle un susto a los ‘neroazzurros’ y ya hilvanaba seis compromisos sin anotar un solo gol. En ese momento, Juanito le dijo a un rival: “Noventa minuti en el Bernabéu son molto longo“. El conjunto merengue consumó la remontada en casa luego de vencer por 3-0, en el que es recordado como uno de los partidos más memorables en la historia del club.

 

Emilio Butragueño

Emilio Butragueño | Foto: ABC

Uno de los delanteros más letales que han nacido del vientre de este club. Formado en el Castilla y líder de “La Quinta del Buitre”, se hizo un espacio en el equipo grande tras un pletórico debut ante el Cádiz, en el Ramón de Carranza. El Madrid perdía por 2-0 y Butragueño anotó dos goles, incluyendo el de la remontada, para sacar los tres puntos como visitantes y así subirse a la cima de la clasificación de Primera División. Cabe mencionar que jugó solo la segunda mitad del encuentro tras sustituir a Manolo Sanchís. Terminaría esa temporada con seis goles en 12 encuentros y 30 en 42, respectivamente, si se incluyen todas las categorías.

En total, fueron más de 170 goles en 463 partidos con la camiseta merengue. Su mejor año fue en la 90-91, cuando marcó 25 goles en 43 partidos, entre todas las competiciones. Su palmarés tampoco es poca cosa: seis títulos ligueros, dos copas y cuatro Supercopas; además, ganó dos Copas de la UEFA.

 

Raúl González Blanco

Raúl González Blanco | Foto: GOAL

Conocido como “El Ángel”, este joven madrileño llegó proveniente de las divisiones inferiores del Atlético de Madrid. Como merengue, Raúl se encargó de romper cualquier registro en el fútbol español y en el europeo.

Con el ‘7’ en su espalda, obtuvo el registro como el mayor goleador en la historia del club, hasta que Cristiano Ronaldo, a quien tocará mencionar más tarde, logró romper el récord de Raúl. Además, el ariete español también fue el jugador con más goles en competiciones europeas hasta que Messi y el propio Cristiano se encargaron de pulverizar su importante cifra.

Se marchó con seis ligas, cuatro supercopas, tres UEFA Champions League, una Supercopa UEFA y dos Copas Intercontinentales. Tanto sus números como su palmarés son de lo más imponente que se ha visto en la historia del equipo. Es considerado por muchos como el ‘7’ más memorable, más madridista, más respetuoso y más comprometido con la institución.

 

Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo | Foto: Gonzalo Arroyo Moreno/Getty Images

Raúl no había terminado de deshacerse de su camiseta con el dorsal ‘7’, cuando Cristiano la tomó y estampó su apellido en él. Es difícil resumir la trayectoria del luso, que abandonó el club este verano tras casi diez temporadas llenas de goles, títulos, polémica y un duelo encarnizado en el terreno de juego contra Lionel Messi y el propio Barcelona.

Fueron 10 títulos continentales e internacionales y seis locales: cuatro UEFA Champions League (tres de ellas consecutivas), tres Supercopas de la UEFA y tres Mundialitos. En España ganó dos ligas, dos copas y dos Supercopas.

A pesar de no haber logrado mayor trascendencia en títulos locales, Cristiano, desde su llegada, fue uno de los más letales goleadores del torneo español. En total, anotó 311 goles en 292 encuentros ligueros. Con la camiseta merengue transformó 450 anotaciones en 438 partidos. Además, se marchó del club como el máximo goleador en la historia de las competiciones europeas.

 

Mariano Díaz

Mariano Díaz | Foto: Realmadrid.com

La fe del madridismo más real está puesta en Mariano, un joven nacido en Barcelona y con nacionalidad dominicana. Tenaz, firme, potente, letal y veloz. Tiene las características físicas para ser el nuevo ‘7’ merengue, aunque también tiene la actitud, el cariño y el amor por este escudo que son necesarios para portar este dorsal.

Hace algunos días, un diario español publicaba la noticia de que Mariano le había dicho “no” al Real Madrid. El propio jugador, a través de su cuenta de Twitter verificada, puso el enlace a la nota acompañado del siguiente mensaje: “Al Real Madrid no se le puede decir que no…”. Hay una máxima latina que sirve para definir la relación entre Mariano y el club: semper fidelis.

Texto: Simón Antonio do Couto

Foto de portada: Yahoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *