#CrónicasVikingas | Ya huele a espíritu juvenil

Corría el año 1991 cuando el panorama musical se convulsionó con la aparición de un disco de tres jóvenes desaliñados de Seattle, ciudad fría y poco glamourosa que inmediatamente se convirtió en el centro neurálgico de una corriente fresca, talentosa y cargada de rabia. El disco se llamaba Nevermind y la emergente banda formada por Chris Novoselic, Dave Grohl y el icónico y malogrado Kurt Cobain tenía como nombre Nirvana, of course.

Rapidamente la prensa, ávida de nuevos héroes, etiquetó el estallido artístico que recorría las calles de Seattle como sonido Grunge (sucio), dogma que englobó a grupos tan diversos y maravillosos como mis adorados Pearl Jam y Soundgarden, buques insignia de un movimiento que desplazó el histórico interés de la prensa por Los Angeles y Nueva York a la siempre ignorada ciudad del condado de Washington.

El tema fetiche que hizo tambalear los cimientos del mainstream y que se convertiría en un himno generacional fue Smells Like Teen Spirit, cuya traducción más cercana podría ser huele a espíritu juvenil, copando muy a su pesar el atormentado Cobain las portadas de todo tipo de prensa a raíz del bombazo mundial de su single, aunque el trágico final personal y de la banda es de sobras conocido…

Todo este recuerdo nostálgico viene a colación por estar ya en septiembre, los albores de la temporada, el comienzo de la competición que marca el año europeo y cuya final ven más de 300 millones de espectadores, que últimamente observan como se repite la imagen de que una Leyenda de Camas levante la popular “Orejona” de forma reiterada, haciendo más grande aún el inmortal binomio entre la Champions y el Madrid.

Creada en 1955 con la colaboración inestimable de un tal Don Santiago Bernabéu, la antigua Copa de Europa es el Santo Grial eterno del Club, poseedor de récords en la competición casi irreales como son el ganar cinco seguidas (a sus pies, Saeta Rubia) o la actual Belle Époque con cuatro en cinco años, para más inri con un extraterrestre como Messi en el eterno rival y rivales de muchísima enjundia que han sido superados una y otra vez por ese gen indomable merengue en Europa.

Aunque suene a tópico, este año la lucha promete ser más encarnizada que nunca con un ramillete de poderosos rivales a la misma altura y sin un favorito claro: el City, la Juve de Cristiano, el Barcelona y el Madrid posiblemente sea el póker de principales favoritos, pero a muy corta distancia podemos añadir al herido Liverpool, Atleti con el plus de jugar en casa, el eterno ogro alemán más la incógnita del estelar pero secundario aún en la alta competición PSG. Obviamente el Madrid tiene un desafío tremendo este curso con las bajas por todos conocidas y ser seguramente por su extraordinario palmarés reciente el enemigo a batir, pero nadie duda que cuando el tiburón blanco olfatea la sangre en la máxima competición cualquier pronostico en contra es más que arriesgado.

La emotiva pieza de Hendel está a punto de sonar de nuevo en nuestro grandioso coliseo contra la sorpresiva y remozada Roma de Monchi, comienzo de una competición apasionante donde aunque estemos en algún momento contra las cuerdas siempre hay que recordar que cuando vuelve el olor a espíritu juvenil (Champions) el REAL impone su escudo, camaradas merengues!

Texto: Guillermo Caridad

Foto: GOAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *