#TripToKiev | Día 5, el retorno

Día 5 27/05 El retorno

Como podréis entender, la Final en sí misma tendrá su tratamiento especial aparte. Lógicamente todo se ve afectado por el resultado final. La euforia nos invade y hace que nos importe bien poco el hecho de que es la una de la mañana y nos quedan por delante 750 kms. Antes de salir ya hemos conocido  el Metro más antiguo de Europa casi de forma involuntaria al desorientarnos un poco buscando el coche saliendo del impresionante estadio. Hemos decidido está vez arriesgarnos y volver por el camino más corto a Rumanía. Nada nos puede pasar aunque las carreteras sean unas perfectas desconocidas para nosotros, al igual que el cirílico con el que ya nos vamos familiarizando cartel tras cartel, letra tras letra a lo largo de este inmenso país. Somos nuevamente Campeones de Europa. Tito Floren y el “Campo de Estrellas de Case” nos van a proteger en la vuelta y la chilena de Bale es una especie de bola extra para afrontar las posibles dificultades que puedan venir.

Para empezar decidimos dormir en Zythomir, a una hora y media de Kiev y reservamos un hotel. Todo parece perfecto salvo por el hecho de que el USB del coche sigue sin estar, por lo que no tenemos batería en los móviles para poder guiarnos al hotel.

Al llegar a la ciudad nos topamos con él casi de bruces. El curso de cirílico va bien por lo que veo. El hotel por llamarle algo resulta ser poco más que un catre en el que si la a la sustituís por una u, tampoco os equivocaríais. Ruidos de todo tipo, portazos, voces y a las 7:30 de nuevo carretera y manta camino de Cluj.

Por el camino el afán infinito de mi hermano en pagar una tasa inexistente, y por encima de todo de hacerse entender con los amables gasolineros ucranianos que, estación de servicio tras estación de servicio lo más que han hablado alguna vez en inglés fue cuando imaginaron que lo hacían; nunca, vaya.

Parece que esta vez hemos elegido bien. Son menos kilómetros y la carretera parece no ser del todo mala…. Ups, baches. Uy, socavones…. Bueno, seguimos al Carlos Sainz rumano que parece conocerla y nos abre camino

De momento nos para la Policía. Si no hemos hecho nada… No os sorprenderá si os digo que pretenden que les demos dinero bajo cuerda por una supuesta infracción no cometida. Nos sacan 40 € entregados sin que lo graben las cámaras. Corrupción en estado puro.

Por esta carretera hay más policía que en Europa entera; normal, hacen el agosto cada vez que paran a un guiri…..

Llegamos a la frontera antes de lo previsto. Hoy todo va como la seda. Pasamos ambos países sin mayor problema y afrontamos el tramo final del viaje.

La parte de Rumanía que atravesamos es simplemente preciosa. Carretera de montaña con los Cárpatos y un paisaje bucólico y verde, muy verde.

Pego alguna cabezada de vez en cuando, no os voy a engañar y me arrepiento al sentirme despierto porque mi pobre hermano se está castigando en exceso. Tendré que compensarle de algún modo. Tenemos un hotel a quince kilómetros de Cluj donde llegamos sobre las 20:40. Toca descansar, tomar por fin una cerveza – esperemos que ahora sí, fresquita – y charlar tranquilos acerca de todo el viaje.

Mañana toca levantarse a las 04:00 porque el vuelo sale a las 06:40 y hay que devolver el coche. ¿Os he dicho que hoy ya da todo igual? Somos Campeones. Volvemos a casa con la Copa. Como nos encargaron. #TripToKiev #HalaMadrid

Texto: @pepo2204

Foto: Libertad Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *