Totti, el romanista deseado

En un momento en el que muy de vez en cuando había estrellas que brillaban antes de tiempo. En el que los sentimientos de unos colores eran muy grandes pero los focos no lo eran tanto. En un momento en el que el Milán de Sacchi hacía de las suyas, apareció una estrella en la capital italiana. Roma. El joven muchacho se llamaba Francesco Totti.

Ese muchacho de tan solo 16 años debutaba en un conjunto con futbolistas como el brasileño Aldair, el guardameta Cervone, Rizzitelli que ganaría una Bundesliga en Múnich, y una futura estrella en el otro equipo de la ciudad, Mihajlovic. El míster de aquel curso era Boskov, entrenador anteriormente del Real Madrid durante tres campañas. Jugaría también, aunque no tendría muchas oportunidades ese 1992, Amedeo Carboni. Un futbolista que llegaba además tras una pérdida como la de Dino Viola, directivo importante en el equipo transalpino. Una pérdida que se agrandaría tras el suicidio en 1994 de Agostino, que les había hecho llegar a la final de Copa de Europa. Un penalti errado por el mismo Agostino, les apeó de conseguir tocar el cielo europeo.

Un 28 de marzo, Totti debutaba jugando tres minutos ante el Brescia. Victoria por 0-2. Los mismos minutos jugaría en otro encuentro esta vez empate ante el Ancona. El delantero tenía un futuro por delante, como se vio mostrando en su carrera, que en ese momento acababa de comenzar. En la siguiente campaña jugaría ocho encuentros, dos de titular, pero no marcaría aún en la Serie A. La 94-95 fue la del comienzo de confirmarse como diamante en bruto para el equipo ‘romarista’. Cuatro tantos, en 21 partidos. Aún lejos de los números de un Abel Eduardo Balbo que llegaba a los 22 goles. El ‘Giallorossi’ era quinto lejos del campeón que por aquel entonces fue la Juventus.

La siguiente fue una campaña complicada para el entonces ‘20’ romarista. 28 encuentros de Liga, pero tan solo 2 tantos. Todo comenzó a cambiar en la campaña 97-98. El preparador checo Zeman, con una delantera formada por Paulo Sergio, Totti (ya con el 10) y Balbo, haría que el número de tantos mejorase. Eso y la ayuda inestimable del mediocampista Tommasi o el también atacante Delvecchio, facilitaron las cosas. Otro de los nombres de aquella temporada era Cafú y una presencia testimonial casi de Iván Helguera o el canterano madridista César Gómez. En el verano de 1999 llega Montella y consigue acariciar la cifra de los ‘20’ tantos pero la Roma no supera el listón de los cinco primeros, siendo sextos.

Pero en el primer curso de los ‘2000’ todo cambia. Fabio Capello forma un equipo interesantísimo para el aficionado. Cafú, Candela, Walter Samuel, Zebina, Tommasi, Zanetti y el goleador argentino Gabriel Batistuta. El ‘10’ y el goleador sudamericano fueron un vendaval para los equipos rivales, consiguiendo ese año el Scudetto. El míster se mantendría en el equipo varias campañas más. Pero no volvería a levantar el título de Liga en Italia. Ya hasta su llegada al Real Madrid no volvería a auparse ningún título.

Foto: El Confidencial

Esa Liga le permitiría a Totti, enfrentarse por primera vez al Real Madrid, en fase de grupos de la Champions League, siendo una vez derrotado en Roma y consiguiendo un empate en casa madridista. En ambos encuentros el futbolista marcaría un tanto. Lo volvería hacer en 2002, ya con el Real Madrid como campeón de Europa y derrotándole en su casa por la mínima, gracias a un tanto del ‘10’ italiano. Se enfrentarían cinco veces más, y vencería dos por tres en los que el equipo romano caería apeado. Cuatro de esos enfrentamientos fueron en Octavos. Una vez hicieron hincar la rodilla al equipo blanco, otra vez lo hicieron ellos.

Pero Totti y el Real Madrid no consiguieron hacer algo que hubiera sido especial y brillante. Vestir al ya mito italiano, con la camiseta blanca. Oportunidades hubo pero no se materializó. No obstante, el futbolista siempre ha mostrado cierto cariño por el club blanco. Y esta vez Totti lo vivirá desde el palco como directivo de la Roma, junto al presidente madridista que hizo lo posible por contratarle. Solo el tiempo dirá quien es el vencedor. Hoy Totti no puede hacer las delicias del equipo transalpino. Un alivio para el equipo blanco. Pero que no deja de ser una leyenda para el fútbol europeo y uno de los mejores jugadores de los últimos tiempos.

Texto: Mozart Ballesteros

Foto de portada: Transfermarkt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *