#TodoNervioYCorazón | Protagonismo Ajeno

Peldaños. Escaleras. Bullicio externo. Sensación que recorre el cuerpo de menos a más hasta que se cruza el umbral al verde. Cada uno con sus pensamientos, sus expectativas y sus sueños a punto de hacerse realidad. Nunca despertar fue tan esperado.

Pisar el rectángulo de juego mientras todo lo que le rodea es abrumador. Entre pitos y aplausos llega el momento de demostrar, no a nadie, sino a él mismo lo que puede ofrecer. Llevar la camiseta blanca con el escudo del club ya es una demostración al mundo de lo que se puede hacer y que en él confió el mejor club a nivel mundial. El Real Madrid.

Lejos de críticas huecas, murmullos y sonido ambiente alejado del apoyo que debería obtener cualquier jugador por parte de su afición, el balón comienza a rodar. Todos a sus puestos. Lo hecho en los entrenos puede demostrarse a ojos ajenos que no pueden, ni ven, lo que el míster sí ha visto; el por qué se está en el campo.

Y tras esta disertación, yo me pregunto, ¿en función de qué se hacen las críticas, la mayoría, no constructivas? Ya… BlaBlaBla …

Una pena que se pierdan energías en una lucha contra nuestro propio equipo (aunque nuestra aportación económica al club sea del 6’6%…) y todas esas veces que se escupen, no sean en el bar.

El sábado nos encontramos un Espanyol rocoso, con contras que sabían bien cómo hacer, más aún cuando se recuerda cuándo fue el partido de UCL y el tiempo que pasó hasta este encuentro de Liga. Pero mejor, centrémonos en lo que nos involucra sin compararnos, que eso ya lo hacen otros.

Hace años, me definí como defensora de causas perdidas, cuando yo me veía como la única que defendía lo que veía. Luego llegaron los goles casi imprescindibles de Karim, de Bale, y parecía que todos se sumaban a esas causas. Hasta que lo que veían u oían por tv, se introducía de manera subliminal en sus neuronas influenciables. Pensar debe ser caro, casi igual que tener opinión propia, saber defender sin argumentos manidos oídos en prensa variada. Eso que a veces defiendo yo, junto con otros a los que nadie parece escuchar, repito de nuevo: Karim es más que meter goles, cuando él toca balón se alteran las líneas rivales. Tras los cambios, un poco más de sufrimiento volvió a nuestro palpitar blanco y el Espanyol convirtió el partido en un correcalles. 3 puntos gracias a la justicia impartida por la tecnología.

Solo como apunte, esa tecnología no sirvió para que las agresiones vistas en otros partidos, salieran impunes, hizo justicia señalando a los codos como un jugador más que aún no está aceptado. Si podrá tener otras consecuencias, lo veremos adelante.

No podría finalizar sin dar mis FRACIAS ETERNAS a Luka Modric por su THE BEST.

Texto: @Angiemg82

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *