#TodoNervioYCorazón | Las segundas partes nunca fueron buenas

Sí, no es una foto del último partido.

Sí, tampoco es con la que nos quedamos algunos madridistas, pero prefiero esta imagen al infierno que muchos parecen asegurar al que ha vuelto el equipo.

Equipo, que no creo que en los últimos años haya sabido lo que es el infierno —dejando a un lado la barbaridad, perdón varbaridad—, hablando de títulos, juego, plantilla …

 

Sin ir muy lejos, Paolo Maldini, el defensa italiano (no confundir con el presentador, ideólogo y siempre certero español Maldini, opinó acerca de la calidad de Sergio Ramos quitándose el sombrero. Ese jugador capitán del Real Madrid cuyos 600 partidos es solo un dato, como ser expulsado con una facilidad pasmosa por llevar el escudo de su equipo, criticado por su propia afición a pesar de llevar 8 penaltis anotados de 8 posibles y dar siempre la cara, ¿hace falta que siga?

No, no creo que hayamos vuelto a ningún infierno, si es que lo hemos estado en la Historia reciente del club. Estar estar, va a ser que no. Que volvió parte de la oscuridad marcada a fuego por los panfletos, os lo puedo comprar, que me lo crea, ya os aseguro que mis críticas al contrario que las suyas son constructivas.

Sí, no cerramos el partido cuando se pudo.

Sí, en la segunda parte tras el inicio arrollador que se esperaba tras el disparo cercano de Marcelo nos evaporamos.

Sí, opino que Solari no estuvo tan acertado como en otras ocasiones, pero … ¿se juegan con las mismas normas o reglamento que el resto? No lo creo, claro que no es una excusa, pero tras los partidos de Barça y Atleti del sábado, creo que no se tenía nada más en la cabeza que ponérnoslo aún más difícil.  Como así pasó.

Sí, un arakiri en el que Undiano desde el VAR quiso tomarse el aperitivo con una sonrisa.

Era demasiado pronto, no suele pasar hasta entrado marzo que el capi aplaste a cualquier rival, así que no había mejor opción que expulsarlo cuando dejara la calma a un laso. Marcelo intentaba reivindicarse con un gol, como de costumbre, aunque dejara sola su banda en defensa; más visible aún frente la buena banda de Vázquez y Odriozola … pero mis post de los lunes más que una crónica deben ser mi visión del equipo. No la de cómo debería haberlo hecho Solari, no estoy en los entrenamientos, pero sí hacer esas críticas constructivas que de nuevo parecen perdidas en el limbo para la afición.

Un Lucas Vázquez, que como bien dice Alcaide y secundo, es un martillo pilón, necesario en cualquier equipo y más en el nuestro donde cada partido parece subir al rinchi. Desde aquí, gracias, Lucas.

No olvidemos que el Gerona es lo que es, nuestros ojos están y así debe ser, puestos en Champions.

Texto: @angiemg82

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *