<h3 class='subtit' style='margin-top: -12px; color: #717171;'>Aunque te partan la cara, o en el caso de Kroos, la cabeza</h3> Todo Nervio Y Corazón | Bienquedismo

Y así defino de manera gráfica el bienquedismo. El tener que quedar bien por decir lo que otros quieren escuchar aunque te partan la cara, o en el caso de Kroos, la cabeza.

Durante mi época laboral de cara al público, mi empatía hacía que pudiera realizar bien mi trabajo, aunque muchas de las personas que pasaban por mis manos tuvieran una dudosa manera de comportarse de manera correcta. Aún así, lo hacía. Porque así lo creía. Trabajaba doce horas al día, comiendo en los trayectos de metro escondiendo mis mierdas porque… ¿a quién le iban a interesar?  Fue el karma, el hacerlo como creía o iros a saber el qué, que durante un tiempo formé parte de un staff de un equipo de tercera división en la Comunidad de Madrid. Pude comprarme un coche de segunda mano gracias a ahorrar como una hormiguita y sin que nadie me regalara nada y disfruté como la enana que soy. Ver cómo se gestionaba un vestuario desde dentro me hizo aprender, aunque ahora solo venda ver el Chiringuito, la Cuatro, la Sexta o incluso Telemadrid… todos ellos fuente certera de la realidad aunque el donde dije digo, digo Diego sea el guion de todo lo que dicen (o manipulan).

Así, sin dar más bombo o publicidad a aquellos cuya opinión no coincide con la mía, volví a sentirme desde la noche del domingo como un ente traslúcido por no dar felicitaciones que no creo que se merezcan, opiniones que siento tras vivirlo todo de cerca y con argumentos que puedo defender con mi opinión… vuelvo a remarcar que la falsedad y el bienquedismo no van conmigo. Pocos estuvieron cuando permanecí en el hospital, muchos cuando les interesaba preguntar algo. Pocos, cuando se les necesitaba, muchos cuando no era necesario.

Que el partido del domingo dolió, no lo voy a negar, pero más me duele leer cómo solo se señala a los que no son de nuestra partida, a los que no coinciden con nuestras ideas o, a los que se escapan del entendimiento simplista de lo que creen muchos que es el fútbol. Tantos años enterrando a Karim, a CR7, para que vuelvan a ser la diana de los ataques de todos aquellos que se hacen llamar madridistas (Roncero también se hace llamar así, ahí lo dejo…). Bien están todos para celebrar UCL, aunque ahora se pregunten cuándo fue la última… pues si el mensaje subliminal que introduce la prensa en los ciudadanos, periodistas o no, se vio ayer en las urnas, no digo ya la exaltación de jugadores y equipos que solo son llevados en volandas por a quienes les interesa.

Y digo como siempre, cuántos se levantan por la mañana sabiendo que su día no le traerá nada bueno, cuántos apoyan a quien lo necesitan y cuántos dan la espalda cuando les conviene. De estos últimos, por desgracia, conozco a unos cuantos. La expresión de ZZ hablando con Chendo lo decía todo, pero claro… eso no vende. Para esperar la vuelta de Bale muchos tienen paciencia, para esperar al RM que no debe ser tan grande, ya no…

Ese bienquedismo no va conmigo, quien no lo respete, dejo la puerta abierta con mucho gusto.

Texto: @angiemg82

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *