#TerrenoMadridista | El primer galáctico

Luís Figo, ex futbolista portugués, es sin duda, uno de los mejores jugadores que vistió la camiseta del Real Madrid en toda la historia. Jugó de interior y extremo derecho, deslumbró con su magia a todo Chamartín y fue muy querido en sus cinco años como jugador merengue.

Figo fue el primero de los galácticos en arribar al Real Madrid. Llego procedente del Fútbol Club Barcelona en el verano del año 2000 y fue presentado oficialmente el 25 de julio en la sala de trofeos del Santiago Bernabéu. Hasta esa fecha, ese era el traspaso más caro de toda la historia del fútbol. Además, fue uno de los fichajes más controvertidos de todos los tiempos, debido a que Figo era ídolo del club catalán y sin ninguna escala se transformó en jugador del Madrid.

En su primera temporada (2000/2001), logra el título de liga, las semifinales de la Champions League y consigue el Balón de Oro, siendo homenajeado por todo el Bernabéu, el cuál preparó un mosaico de afiches dorados para celebrarlo. Su socio en esa temporada fue Raúl, quien convirtió 24 goles y la mayoría de asistencias fueron provenientes de Figo.

En la temporada 2001/2002, consigue ganar la Copa de Europa y es nombrado por FIFA como el mejor jugador del mundo. No todo fue color de rosas ese año, ya que Figo sufrió una grave lesión en su tobillo en un partido de la Liga de Campeones un 19 de febrero frente al Porto. A pesar de esto, logró ser titular en la final de la Champions frente al Bayern Leverkusen, en donde el Madrid ganaría “la Novena”.

La temporada 2002/2003 sin duda fue su mejor etapa como madridista. En el equipo de los galácticos, él sobresalió por encima de la mayoría. Consiguió 10 goles y fue el máximo asistente del equipo. Ese año ganaría la Supercopa de Europa y la Copa Intercontinental (actual Mundial de Clubes).

La temporada 2003/2004 también sería muy buena en lo personal para Figo. Tuvo que cambiar de posición debido a la llegada del ultimo galáctico, David Beckham. A pesar de esto, Figo siguió demostrando sus dotes de mediocampista y creador de juego dando exhibiciones de fútbol que enamoraban a los aficionados merengues. Sin embargo, el equipo esa temporada solo obtendría la Supercopa de España y perdería, en cuartos de final de Champions frente al Mónaco, la final de Copa frente a Zaragoza y la liga contra el Valencia.

La 2004/2005 sería la última temporada de Figo como jugador del Real Madrid. Este último año se lo considera una de las peores temporadas de Figo y del Madrid. Luxemburgo, entrenador del Madrid en esa época, relegaría a Figo al banquillo y en su lugar pondría a Michael Owen. Figo jugaría pocos partidos y todavía le restaba un año de contrato en el club. Debido a esta situación, la institución le brinda la posibilidad de manejar a gusto su pase y futura transferencia. Y así, Figo termina firmando por el Inter de Milán en agosto de 2005, despidiéndose del Real Madrid, un club que nunca olvidará.

Texto: Seba Genova

Foto: GOAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *