Sarabia, el comandante con pasado blanco

El madrileño de 26 años lleva tres años en el plantel sevillista tras demostrar en el vecino Getafe una calidad que en la cantera madridista se le presumía

Pablo Sarabia, era un joven de 18 años cuando en el verano de 2010, subía de nivel. Mientras que en la mayoría de los equipos con cantera tienen un previo paso entre juveniles y el segundo, en la Fábrica Blanca, esto no ocurría. Llegaba a un Real Madrid Castilla, donde ya había jugado la campaña anterior, con apenas 17 años. 16 encuentros, nueve de titular y tres goles. Eso le daba alas de cara a su futuro. Y ya en la 2010-11 tocaba el cielo.

En la primera temporada de la nueva década del siglo XX, no solo era imprescindible en el Castilla, jugando más de treinta partidos y siendo el tercer máximo goleador tras Joselu y Morata, sino que debuta con el primer equipo. Y no lo hace en una competición cualquiera: la Champions League. 18 minutos en la victoria por cuatro a cero en el Bernabéu ante el Auxerre. Un pequeño espejismo eso sí, ya que al final de la temporada el Getafe le contrataría. El Real Madrid se guardaba, como es costumbre, una opción de recompra, pero se mantendría varias campañas de azulón.

8 de Diciembre de 2010: Partido entre el Real Madrid y el Auxerre en el Santiago Bernabeu. Foto: Elisa Estrada

Su primer entrenador en el equipo getafense, Luis García, le daría la ‘alternativa’ 20 veces entre Copa y Liga. Exactamente 19 en la competición liguera por una vez en la copera. Allí se encontraban otros compañeros con pasado madridista como Miguel Torres, hoy en el Málaga; Codina, hoy en el CD Móstoles URJC o Pedro León,  actualmente en Eibar. Su equipo acabaría undécimo.

La siguiente temporada se mantendría de nuevo Luis García y jugaría menos ocasiones. 13 en Liga, 3 en Copa. Todo parecía indicar que no sería más que un jugador de recambio, pero en la siguiente aumentaría hasta 36 duelos. La baja de Abdel le dio opción a empezar a ser imprescindible. Además en la jornada 27, fue cesado el míster valenciano y llegó un histórico como Cosmin Contra. Luchó el equipo para salir de los puestos de descenso, algo que consiguió en la jornada 37 y confirmó en la última. Ambas victorias. Primero ante su futuro equipo, el Sevilla y en la bala ante el Rayo Vallecano, que tuvo como protagonista a Marica con un doblete que valía la victoria y el mantenerse en categoría.

Si en esa temporada era importante, la siguiente fue fundamental. 40 partidos, 33 de ellos titular a pesar de ser entrenado por hasta tres preparadores. Comenzaría con el rumano Contra, siete duelos con Quique Sánchez Flores y acabaría con Pablo Franco. Eso sí, desde la jornada seis, el equipo solo se movería entre la 12ªy la 15ª posición, dónde acabaría el equipo la campaña. La 2015-16, fue agridulce para el futbolista. 30 partidos de titular, descenso con el equipo madrileño pero sería tan importante y tan interesante su participación que acabaría fichando la siguiente por el Sevilla.  Escribá y Esnáider. El primero llegaría a poner décimo al equipo en la jornada 20 pero después comenzaría un descenso llegando a tocar fondo en la 33, ya con el míster hispano-argentino. Descenso y a luchar por volver a Primera, pero sin el canterano madridista.

Monchi se llevaba un jugador ya de presente para su Sevilla. De los tres que le había costado al Getafe, el Sevilla pagó uno al equipo del Coliseum. Llegaría en la 2016-17 con Sampaoli, un entrenador que había hecho un gran fútbol con la Selección de Chile. En su llegada se encontraría con otro futbolista de pasado merengue como Escudero, hoy aún compañero. Acabarían cuartos pero llegarían a ocupar la sexta plaza en los comienzos. No tuvo una campaña que gustara en exceso al aficionado de Nervión y el equipo cambió de entrenador.

Aún así el mediocampista tocaba de nuevo el trofeo continental por autonomasia. La Champions League. Llegarían a octavos donde les apearía el Leicester. Casi medio centenar de partidos, 29 de ellos como titular. Once goles, casi nada. Segundo máximo goleador tras Ben Yedder.

El siguiente año vivió un episodio similar al de Getafe. Hasta cuatro entrenadores distintos, Berizzo, Marcucci, Montella y Caparrós. Para todos fue importante y de nuevo segundo máximo realizador con nueve tantos junto a Muriel, eso sí muy por debajo de Ben Yedder con 22. Séptimos y a luchar por Europa League. Algo que está teniendo lugar esta campaña, con un míster como Machín que ya ha visto lo que es tocar el cielo y oír el murmullo del Sánchez Pizjuán. Mientras tanto Sarabia sigue siendo importante, fundamental… y capitán.

Texto: Mozart Ballesteros

Foto: Sport

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *