RM Castilla | Un punto para coger moral (1-1)

Empate del Real Madrid Castilla en el campo del líder dejando una buena imagen sobre el césped. Los chicos de Raúl González empezaron ganando el partido y fueron de menos a más, pero el tempranero empate de los locales privó al filial de un resultado mejor. Evidente mejora en el juego y excelente resultado en el campo más complicado del grupo para adquirir moral y motivación de cara a los próximos partidos.

El inicio del partido no fue muy prometedor para el equipo de Raúl González. El equipo balear se adueñó de la pelota en los compases sin iniciales, sin ocasiones claras pero metiendo al equipo madridista en su campo. La clave llegó en el minuto 12, cuando Fran García mostró su potencia por la banda y asistió a un Pedro que no perdonó la primera ocasión del Castilla. Un punto de inflexión para el Castilla, que se quitó los complejos y empezó a jugarle de tú a tú al equipo más destacado de la categoría.

Sin embargo, el árbitro tardó poco en mostrarse riguroso (una vez más) con el Castilla. y a los 18 minutos un discutible penalti cometido por Guillem acababa en el empate logrado por Jorge Ortíz desde los once metros. Un gol que no amedrentó al equipo de Raúl, consciente de la importancia del partido. El problema es que el partido se fue trabando, y eso ayudó al cuadro local, que puso a prueba a un acertado Altube (muy rápido de reflejos en varias jugadas) y terminó dominando los últimos minutos del primer tiempo, aunque el Castilla, al contrario de lo que viene haciendo, no se metió atrás y plantó cara a su rival a base de intensidad.

La segunda parte fue más movida pese a la ausencia de goles, y nada más comenzar Pedro tuvo en sus botas el 1-2, solo impedido por la rápida salida del meta local Ginard. Fue un aviso de los varios que mandaría el filial madridista al contraataque, toda vez que el Baleares dominaba la posesión del balón. Sin embargo, Altube tuvo poco trabajo en el segundo tiempo, limitándose a mostrarse seguro en los balones aéreos, una de las mejores armas del equipo local. Era el momento de los cambios, con Raúl dando entrada a Marvin y Baeza, dos jugadores que mejoraron la imagen del equipo desde su salida al terreno de juego.

Pero el dominio ejercido por el Castilla en la segunda parte no fue suficiente, e incluso pudo ser peor porque el Atlético Baleares perdonó el 2-1 en el último suspiro con un disparo alto de Peris, que se encontraba en una posición propicia. Antes había apretado el Castilla, sobre todo a balón parado, pero la sensación es que el punto no disgustaba en absoluto. Un punto importante en un escenario complicado, que rompe la racha de 3 derrotas consecutivas y debería servir para cambiar la dinámica de un equipo que, de momento, se encuentra a solo 2 puntos de la zona de descenso.

News Reporter
Colaborador de #MadridistaReal. Cubre la actualidad del Real Madrid Castilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *