Primera evaluación del Real Madrid

Con el parón de selecciones y terminando enero toca evaluar lo que ha sido la temporada del Real Madrid hasta el momento.

La temporada empezó con la decepción de no poder contemplar el sueño madridista de ver vistiendo la elástica blanca a Mbappé. Semanas y semanas de incertidumbre e informaciones que desembocaron en la confirmación de la tiranía de un club estado que se muestra por encima del bien y el mal.

A ello hay que sumarle la marcha de una figura de leyenda. El entrenador de las 3 Champions seguidas volvía a abandonar el Madrid. Y no sólo eso, el capitán y líder del Madrid, Sergio Ramos fichaba por el PSG. Pero por si todo esto fuese poco, Varane también ponía rumbo a Manchester dejando en una incógnita total el desempeño de la parte defensiva del equipo blanco.

A todo esto se enfrentaba Carlo Ancelotti. El técnico italiano tenía la tarea de formar un equipo ganador y devolver la ilusión al Santiago Bernabéu. Para ello, dos incorporaciones, Alaba y Camavinga.

La situación era hacer creer y crecer a unos futbolistas que el año pasado se quedaron a las puertas de los títulos.

El inicio de la temporada Carletto parecía apostar por la veteranía y experiencia de los suyos. Así fue en los dos primeros partidos donde Hazard y Bale fueron titulares, pero pronto irrumpiría la figura de una estrella mundial. Vinícius, que siempre había estado cuestionado hacía tres goles en los dos primeros partidos y tiraba la puerta de la titularidad abajo. Tanto es así, que pocos son los que discuten que a día de hoy que, 15 goles y 10 asistencias después, el brasileño es uno de los mejores futbolistas del mundo. Ya no sólo desborda y genera, también es decisivo, incluso en sus días más grises.

El italiano pronto dibujó un 11 inicial de confianza. Tras la recuperación de Mendy y de Kroos, las únicas dudas están en la banda derecha.

Ha conseguido que el entendimiento de Alaba y Militao sea perfecto, hasta el punto de no echar de menos el pasado reciente. Mendy sigue mostrándose como una roca en lo defensivo e intentando aportar más en lo ofensivo. Courtois sigue demostrando ser el mejor portero del mundo. Lucas y Carvajal se han repartido los minutos en el lateral derecho entre lesiones y rotaciones. Posiblemente su desempeño no haya sido el esperado, pero tampoco han desentonado en exceso en el rendimiento defensivo del equipo. Y como no, Nacho ha sumado cada vez que se le ha requerido. Marcelo ha tenido un papel residual, su gran actuación en Elche se vio ensombrecida por esa más que polémica expulsión.

En el centro del campo, Carletto no ha tenido dudas. La vieja guardia, la CMK sigue estando en forma y poniendo de manifiesto el ser uno de los mejores centros del campo de la historia. El nivel de Luka y Toni ha rozado la excelencia, todo ello acompañado del poderío físico y el esfuerzo innegociable de Casemiro. Valverde y Camavinga han tenido minutos con momentos de vital importancia como en Milán, Mestalla o en Arabia Saudí. Ceballos e Isco en el último tramo de la temporada están intentando entrar en la rotación, más aún después de la remontada agónica en Elche.

Y arriba un ataque venenoso. Una de las mejores parejas del viejo continente. Benzema y Vinicius, que suman 39 goles y 19 asistencias entre los dos. La conexión entre ambos está fuera de toda duda. Un dúo que mezcla veteranía y juventud, confianza y calidad, rapidez y pausa. Es una especie de yin y yang que conjuga a la perfección. En el extremo derecho se han repartido el protagonismo Asensio  y Rodrygo. Ambos han tenido momentos de lucidez aunque ninguno ha conseguido afianzarse como titular. Los dos están aportando al equipo como quería Carletto. Por otro lado, Jovic, Hazard y Bale. Los dos primeros han disfrutado de pocos minutos y no siempre han sido buenos. Han tenido falta de continuidad por lesiones y por altibajos en su rendimiento. Ancelotti no se cansa de repetir que tendrán un papel fundamental en la segunda parte de la temporada, por lo que parece que tendrán una nueva oportunidad de convencer al técnico y a una afición que tanto espera de ellos. Para destacar queda ya la exhibición del serbio en Anoeta y el gol heroico y liberador del belga en Elche. Por su parte, el galés ha estado más tiempo en la enfermería que disponible. Comenzó siendo titular y teniendo actuaciones buenas, pero varias lesiones hicieron que perdiera relevancia. Un futbolista que parece más fuera que dentro, pero los más viejos del lugar ya hemos vivido esta historia y esperamos un último servicio al club. ¿Será demasiado tarde?

Carletto se propuso al inicio de temporada resolver la falta de gol para ello necesitaba que no sólo los delanteros sumasen goles, también las demás líneas. Así ha sido, pues casi todos los integrantes de la plantilla han sumado algún gol. El Real Madrid es el equipo más goleador de la liga con 47 goles. Por poner en contexto, en toda la liga del año pasado el equipo consiguió 67 goles. Parece que en este aspecto el equipo está mejorando.

En lo defensivo el equipo es el tercer menos goleado por detrás del Sevilla y del Athletic. El conjunto blanco ha recibido 20 goles, por 16 del conjunto hispalense y 17 de los de Marcelino.

Por otro lado, el liderazgo era algo que estaba en entredicho tras la marcha de Sergio Ramos. Benzema ha sido el capitán con brazalete, aunque hay una sensación de que esta función está siendo compartida. Casemiro o Luka han demostrado tener galones dentro del terreno de juego. Alaba es más que un simple central, se ha involucrado en el equipo desde el primer día y es uno de los que lleva la voz cantante en los partidos, ya hemos visto como celebra los aciertos de sus compañeros y como anima cuando las cosas no van bien. No hay que olvidarse de Marcelo, un futbolista ejemplar que ayuda a sus compañeros y que aunque no haya disfrutado de muchos minutos, imágenes como la que dejo en Elche al finalizar el encuentro saludando a todos sus compañeros, o en la despedida de Paco Gento, hace que todo el madridismo le reconozca un respeto como capitán y leyenda madridista.

real madrid campeon supercopa de españa 2022
Foto: FAYEZ NURELDINE/AFP via Getty Images

En lo táctico, Ancelotti se ha convencido que esta plantilla está diseñada para jugar un 4-3-3. Tras varias probaturas con el 4-4-2, el italiano se convenció que sus jugadores se encuentran más cómodos en el 4-3-3.

Hemos comprobado que la principal arma del Real Madrid es aprovechar los espacios con precisión y velocidad. Las famosas contras de las que tan orgulloso se siente Carletto y con las que tanto disfruta el madridismo. El Santiago Bernabéu siempre ha sido partidario de un fútbol vertical y vertiginoso.

En lo defensivo, al inicio de la temporada se intentó una presión en bloque alto, pero con el transcurrir de los partidos, Ancelotti entendió que lo mejor era agruparse y esperar para robar y salir rápido a la contra. Es así como el Madrid ha conseguido infundir miedo a sus rivales. En los espacios el Madrid es letal.

Esto en gran parte explica porque el Real Madrid ha conseguido neutralizar a equipos de mayor prestigio, que han jugado de tú a tú con el equipo blanco y se ha dejado puntos en partidos contra rivales más aguerridos. El conjunto blanco ha vencido a Sevilla, Betis, Atlético de Madrid, Real Sociedad, Barcelona, Rayo, Athletic o Valencia. El único equipo de los 10 primeros clasificados contra el que no pudo fue el Villarreal con el que cosechó un empate. Sin embargo, se ha dejado puntos contra Osasuna, Getafe, Cádiz, Eche, Espanyol o Sheriff en Champions, partidos que a priori, debería haber ganado.

La tarea pendiente del equipo es conseguir reafirmar los puntos que consigue contra rivales directos, contra los rivales de la parte más baja de la tabla. Al conjunto de Concha Espina le cuesta someter a equipos que se encierran atrás. Quizás haga falta un plan para conseguir esos puntos que harían que el equipo fuese imparable. Sin embargo, algunos de estos enfrentamientos se pueden calificar como accidente. Prueba de ello es el último partido contra el Elche dónde el Madrid fue claramente superior (23 tiros a favor vs 3 tiros en contra).

Transcurrida la mitad de la temporada el Real Madrid permanece líder en La Liga, pasó como primero en su grupo de Champions, continua en los cuartos de final de Copa del Rey y consiguió su primer titulo de la temporada en Arabia Saudí consagrándose como campeón de la Supercopa española. Además de todo esto, aventaja en 14 y 15 puntos a sus rivales históricos.

Poco más se le puede exigir a esta primera parte de la temporada al equipo comandado por Ancelotti.

Sin embargo, la segunda parte de la temporada comienza con un alto nivel de exigencia y varios escollos en el camino. El primero, los rivales contra los que se jugará los títulos. El Sevilla aprieta en liga y se ha reforzado bien, sin olvidar al Betis que está cuajando una temporada para el recuerdo. En copa espera un rival especialista en la competición y con el calor de su estadio, el Athletic recibirá al Madrid con sed de venganza y quién sabe si los blancos perderán el acento brasileño para ese partido. Y en Champions un enfrentamiento entre dos colosos. El Madrid se enfrentará a su pasado y a su más que posible futuro, Ramos y Messi regresan al Bernabéu de la mano de Mbappé, una eliminatoria que puede ser un subidón o un golpe en la competición fetiche del equipo.

Ante esto, la duda si el equipo resistirá el envite físico del último tramo. Muchos auguran una caída como ya sucediese en el año posterior a la décima. Para ello, Carlo ha mantenido a todos los futbolistas sintiéndose parte de la dinámica del equipo más allá de la rumorología. Ha repetido hasta la saciedad que todos serán importantes en esta segunda parte de la temporada. Podemos decir que Carletto tiene un plan. El plan. 

Sea como fuere, este primer tramo de temporada ha supuesto una inyección de confianza y de disfrute al madridismo. Hemos visto a nuestro equipo emerger por encima de todos y desplegar un fútbol con el que sentirnos identificados. Carlo tiene ADN madridista y sangre blanca en las venas, sabía lo que necesitaba el equipo y ha conseguido que funcione casi a la perfección.

El inicio de temporada vislumbra un horizonte exitoso en mayo, pero aún queda mucho camino por delante.

Sin duda, lo peor de este primer tramo ha sido la marcha de nuestra leyenda Paco Gento. El eterno 11 del Real Madrid animará como lo hizo siempre. Un motivo más por el que los jugadores deben dejarse todo para dedicarle una temporada victoriosa.

Jugamos con ventaja, el espíritu de Juanito, la Saeta y la Galerna nos empujan desde arriba.

Foto: PIERRE-PHILIPPE MARCOU/AFP via Getty Images

Avatar
News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *