Premio Butragueño 2019 | Nominado: Martin Ødegaard

Noruega (1998). Actualmente cedido en la Real Sociedad y sin duda jugador revelación de LaLiga Santander en lo disputado hasta el momento del campeonato doméstico.

Nombrado en varias ocasiones jugador del mes por la LFP, y teniendo en cuenta que llevamos menos de la mitad de las jornadas disputadas, no hay equipo grande en Europa que no desease tener en nómina al zurdo nórdico.

Renovado este verano por el conjunto blanco, la temporada pasada en el Herenveen fue el año de su consagración en una liga europea. Por fin los números hacían justicia al talento del joven mediapunta noruego fichado por el Real Madrid en el año 2015. Cierto es que la liga holandesa no tiene el mismo nivel de exigencia en su competición; tan alta como en otras ligas punteras en cuanto a ritmo, talento o nivel de clubes en el resto del continente, pero mentiríamos diciendo que esto es lo más relevante cuando catalogamos un talento o, quizás en este caso, una etapa de madurez porque el potencial siempre estuvo.

En su defensa, diremos que jugadores como Ronaldo, Romario, Van Nistelrooy, Robben, Seedorf, Van Basten o un sinfín de leyendas de este deporte crecieron a su edad en la Eredivise con datos llamativos para ser fichados por clubes potentes en Europa tras su punto de cocción (Van de Beek, pretendido, o De Jong, titular indiscutible en el Barcelona de Valverde, no igualaron muchos de sus números el año pasado siendo centrocampistas).

Fuera como fuese, la personalidad y, ante todo, la juventud del jugador noruego han tenido peso para dilatar un número importante de cesiones y años de crecimiento, que se prolongaban en el tiempo (demasiado dirán algunos) para un jugador especial, pero extremadamente joven, tan solo 16 años cuando aterrizó en La Casa Blanca. Lo mediático de su fichaje y la urgencia de una afición ansiosa por ver despuntar cracks mundiales un año tras otro, no ayudó a su adaptación y provocó que el club de Concha Espina, inteligentemente, le alejase del foco de presión de un equipo madridista “devora-jóvenes”.

Una vez más, la paciencia del conjunto de Concha Espina, aprendiendo del pasado (y como dijo Jorge Valdano: “el tiempo y las oportunidades son los únicos capaces de aterrizar realidades”) vio detalles y sensaciones de un diamante aún sin pulir, y parece que ha tenido su recompensa esta misma temporada. Es más, muchos aficionados que pedían su venta y dudaron o cuestionaron el fichaje del joven noruego durante años viéndole tan sólo de pretemporada en pretemporada para salir nuevamente cedido, ahora se relamen presenciando el talento del mediapunta cada fin se semana en España, acercándose al fin de forma definitiva a su regreso al club de sus sueños ante un posible lavado de cara de la plantilla campeona de Europa de Zinedine Zidane.

Después de esta “intro” aclaratoria, resulta obvio que su nominación merece galardones por varios motivos:

  • Confeso madridista. Siempre ha demostrado y publicado su intención de triunfar en el club que confió en él siendo un niño. No caben más opciones para el joven nórdico. Y lleva en nómina en el club durante muchos años.
  • Explosión deportiva. Por supuesto. De su potencial y destellos, se ha dado un salto en forma de números en un club aspirante a puestos europeos en LaLiga.
  • Regularidad. No hay fin de semana que no veamos protagonizar y comandar todo lo que ocurre en su equipo. Desequilibra y brilla cada fin de semana generando juego y un fútbol estético y de buen paladar.
  • Determinación y liderazgo. Números. Goles y asistencias es lo que más llama la atención del noruego. Pero hay mucho más. Es la referencia de creación de juego, de jugadas a balón parado, de kilómetros recorridos o incluso protagonizando buenos datos en criterios defensivos. Su crecimiento es destacado y va en aumento. Cada vez en más parámetros.
  • Personalidad en momentos clave. Uno de los mejores jugadores sobre el césped ante Atlético de Madrid, con gol incluido, Barcelona o Real Madrid. La pide, la cuida y acepta la importancia de su rol en este tipo de partidos donde solo los elegidos pueden tutear y ganar duelos a los jugadores de las plantillas más importantes del continente. Además de no pesarle los minutos de responsabilidad con y sin balón.
  • Crecimiento. De los jugadores que mas aprendió y se fijó fue de uno de sus ídolos: CR7. Muchos se han sorprendido en Anoeta de ver que es el jugador que antes llega a las sesiones de entrenamiento y más tarde se va, puliendo su físico y siendo metódico en todos los aspectos de su preparación. Nada queda al azar.
  • Paciencia e insistencia. Muchos jóvenes salieron a cambiar de aires, y se dejaron ir en sus clubes de cesión para volver devaluados por su rendimiento. Martin tuvo además varios handicaps, su cultura, su carácter, su extremada juventud (en el Castilla jugó con futbolistas 3 y 4 años mayores que él) o su idioma dificultaron más si cabe un proceso largo que pone a prueba y acaba con la paciencia y los sueños de cientos de futbolistas con potencial, dejándoles en la mitad de lo que pudieron ser. Realmente se trata de un porcentaje muy pequeño de jugadores que acaban cuajando lo que apuntaron de niños o de jóvenes. Ødegaard ha sido capaz del llegar a la antesala de ese momento.
  • Críticas y poca fe. En multitud de radios, programas de fútbol, tertulias o prensa se dudó de su capacidad futbolística para un club como el Real Madrid, de su adaptación o incluso de su talento, viendo que no adquiría el protagonismo que se le exigía por parte de la tribuna del Santiago Bernabéu y de muchos “sabelotodo” que se piensa que esto es el PC fútbol y que olvidan de la dificultad de estos chicos/niños y que cada uno tiene sus tiempos, sus procesos de aprendizaje y sus estados anímicos que les zarandean muy a menudo. La mayoría sin mucha gente de su confianza que intervenga en su disciplina o de su estado emocional.
  • Futuro. Y por supuesto futuro. Muchos somos, a día de hoy, los que creemos que merece de nuevo, al fin, tener la oportunidad de enlazar partidos con la elástica blanca. Es su hora y le ha llegado su momento. A día de hoy estaría por delante de otros jugadores con más peso o experiencia debido a su dinamismo, sus asistencias, su ritmo de juego, su versatilidad y su tremenda calidad y determinación con unas características que están haciendo de Ødegaard un futbolista único en el panorama español.

¿¿Cuánto costaría Martin Ødegaard a día de hoy y qué equipo top no le haría hueco en su plantilla para aspirar a lo máximo??

Si el Madrid no le tuviese, ¿¿no aspiraría a ficharle este mismo verano a la par que decenas de grandes equipos??

VOTA AQUÍ POR MARTIN ØDEGAARD

La defensa de @oleoleolecholo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *