PlayOffs ACB | El Madrid coloca el 2-0 con un Llull desatado (79-66)

El Real Madrid ha logrado sumar la segunda victoria en la eliminatoria de semis ante el Valencia Basket, tras vencer por 79 a 66, en un partido donde destacó el empuje y la garra de un Sergio Llull desatado cuando más lo necesitaba su equipo en el segundo cuarto. 

El inicio del partido estuvo marcado por el desacierto en el tiro y la tensión en ambos equipos. Cada canasta costaba sangre y sudor conseguirla, y las defensas se mostraban muy intensas pese a ser todavía las primeras posesiones del encuentro. Y en cada falta señalada saltaban chispas. Estaba claro que no iba a ser un duelo tan desigual como el del jueves (5-5, min. 3).

Con un triple de Joan Sastre desde la esquina y su correspondiente contestación de Rudy desde el 6,75 parecía que el aro se hacía cada vez más grande para los dos equipos. Con un mate de Tavares tras asistencia del balear, el público del WiZink definitivamente se metía de lleno a presionar en cada defensa. Asi, con un contragolpe tras robo de Rudy, el conjunto madridista se iba encontrando cada vez más cómodo sobre la pista (12-8, min. 6).

La reacción valenciana llegaría de la mano de un Bojan Dubljevic, que con dos canastas bajo el tablero dignas de enseñar en las mejores escuelas de baloncesto de España, ponía de nuevo las tablas en el marcador (12-12, min. 8). El ritmo del juego no decaería y ahí el conjunto taronja se mostró mucho más acertado de cara al aro , cosechando su primera ventaja importante (14-22, min. 10).

En el segundo cuarto, lejos de relajarse, el Valencia Basket seguiría aprovechando la caraja madridista para seguir aumentando su renta, imponiendo una defensa asfixiante a cada acción ofensiva del Real Madrid (14-27, min. 12). En este contexto, Laso decidió dar entrada a Thompkins y Carroll, con la misión de abrir más el campo y amenazar constantemente desde el perímetro. Un triple del ala-pívot americano nada más salir a pista parecía darle la razón al técnico vitoriano.

Dos canastas con tiro adicional de Llull fueron desaprovechadas desde el tiro libre, Thompkins y Taylor anotaban desde fuera, mientras en el combinado visitante tanto Doornekamp como Dubljevic asumían la responsabilidad anotadora. Con un robo y contraataque de Ayón, Ponsarnau no esperó más para cortar la racha merengue con un tiempo muerto (29-34, min. 17).

Después de la parada técnica, el buen momento local no desaparecía y con dos triplazos de Llull pondría a su equipo de nuevo por delante en el marcador, llegando al descanso con una renta de seis puntos tras otro triplazo del base menorquín (42-36, min. 20).

Con un triple de Randolph estrenaríamos la segunda mitad. El ritmo anotador iba en aumento, nada que ver con el primer cuarto, y ahí siempre tienen todas las de ganar los chicos de Laso. La receta es sencilla pero a la vez muy difícil de ejecutar: defensa, rebote y correr al contraataque. Al Valencia Basket parecía haberse quedado a oscuras, irreconocible respecto al primer periodo, cediendo una importante desventaja en el marcador que tuvo que parar Ponsarnau de inmediato (54-38, min. 23).

Precisamente fruto de la tensión, viviríamos el primer amago de tangana, cuando un rebote capturado por Randolph fue respondido con una serie de manotazos por parte de dos jugadores del conjunto valenciano, impotentes ante el poderío del norteamericano. Pese a volver a los tiempos de escaramuzas y tanteos bajos, donde los valencianos se manejan mucho mejor, el Madrid llegaría al último cuarto con una ventaja nada desdeñable, con Campazzo anotando sobre la bocina una bombita desde casi seis metros (68-52, min. 30).

La diferencia de dieciséis puntos, a priori, parecía una losa demasiado pesada para un Valencia Basket que empezaba a dar síntomas de cansancio en algunos de sus jugadores más importantes. Pese a ello, lo intentaron. Pero con un triple de Thompkins desde la esquina – otro más –  y una canasta tras rebote ofensivo de Carroll, el Real Madrid parecía empeñado en sentar las bases de la victoria y ni llevarse ningún sobresalto de última hora (77-58, min. 34).

Con el partido prácticamente sentenciado,  los hombres de Laso se limitaron a gestionar su ventaja y con una política de rotaciones con la cabeza puesta ya en el partido del lunes en Valencia. Felipe Reyes tuvo sus minutos. Al final, 79-66 y el Real Madrid está a una victoria más de llegar a la gran final de la Liga ACB.

 

Texto: @Bricepinkfloyd

Foto: ACB Media

News Reporter
Responsable Web y Redes Sociales de #MadridistaReal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *