#OpiniónRM | El gen del escudo pequeñito con forma de despertador

Hoy 24 de mayo me piden escribir un artículo de opinión sobre el momento histórico que está viviendo el Real Madrid.

¿Y qué queréis que os diga? Hoy, justo hoy, dentro de un rato se cumplen 4 años de uno de los días más importantes de la historia de nuestro club. En aquel minuto 92:48 surgió el gen y cambió para siempre el rumbo del Real Madrid, haciendo que aquel instante mágico se convirtiera en el punto de inicio de un nuevo ciclo histórico. Este ciclo conforma una racha sin igual a nivel continental. 3 títulos de Champions League con posibilidad de un cuarto en los últimos 5 años es la leche.

Y a mí me ha dado por pensar cosas de todo tipo, poniéndome en lo peor, y me da por imaginar qué pasaría si se diera lo que ninguno queremos.

Y me pongo en lo peor, no por capricho, ni por agorero, ni por derrotista. Me pongo en lo peor porque estamos en un momento histórico en el que todos nos hemos puesto la capa y el traje de Superman y nos creemos indestructibles. Pero no siempre ha sido así. Yo he crecido en la época en la que salir del Bernabéu en Europa suponía una sangría. He crecido en la época en la que viajar a Alemania o Italia suponía venirte con la cabeza agachada y con la derrota en la espalda. Hoy vemos normal ganar 0-4 en Múnich o 0-3 en Turín cuando la verdad de la historia demuestra que no siempre fue así y de ahí el mérito que tiene este grupo de jugadores. El proyecto actual del RMCF comenzó hace casi una década (2009) con la vuelta de Florentino Pérez a la presidencia. Desde entonces el rumbo del Club ha sido claro, los vaivenes de otras épocas han quedado en el olvido y a pesar de que cada uno llevamos un entrenador dentro, el Club ha mantenido una idea que nos ha llevado a vivir un segundo ciclo dorado en nuestra historia.

Foto: El Español

Es hora de disfrutar, de interiorizar estos momentos como algo único y no como algo normal, porque no lo es. Generaciones de nosotros esperaron a poder vivir una final de Copa de Europa, apreciarlo es una obligación y un placer. El deporte es competición y en la competencia y competitividad, este escudo se maneja mejor que nadie, pero llegarán días de tristeza y frustración porque a pesar de ser el mejor Club del Mundo, lo normal en el deporte no es ganar sino perder. Porque vencedor sólo hay uno y vencidos todos los demás. Así que disfrutemos de ser madridistas, que nadie nos de lecciones de orgullo, ni de moralidad, ni de ética. Porque nosotros sufrimos igual que cualquier otro, pero tenemos la suerte de que el escudo pequeñito con forma de despertador gana más que nadie. Ese escudo pequeñito segrega un gen ganador que impregna a cada uno de los jugadores que lo portan en el pecho y a cada uno de nosotros que lo llevamos en el corazón.

Mientras escribo, me doy cuenta de que hace apenas 4 días levantamos nuestra DÉCIMA Copa de Europa de baloncesto. Me doy cuenta de que hoy, justo hoy, escribo un pequeño texto sobre el momento que vivimos en el fútbol pero como en este club se ganan Copas de Europa como si se apilaran cajas en un almacén, y como no puedo retroceder en el tiempo una semana para escribir en honor a lo que está haciendo el equipo de baloncesto, me pongo en pie y hago la ola a Pablo Laso y sus chicos. Gracias!

Y vengo a terminar y me doy cuenta que hoy día 24 de mayo está casi a mitad de camino entre Belgrado y Kiev, lo que viene siendo entre Copa y Copa y tiro porque me toca. Este escudo pequeñito con forma de despertador es simplemente la hostia. Disfrutad, apoyad y recordad que estamos haciendo historia porque tenemos dos equipazos.

Rumbo a Kiev, camino de la decimotercera y haciendo hueco en el Museo para la décima. HALAMADRID!

Texto: @nuevobernabeu

Foto portada: AS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *