Opinión Real | Le Meilleur Benzema

Hace no mucho tiempo el madridismo más impulsivo e irracional, el que acude al Bernabéu con ansias de pitar a sus propios futbolistas tomando su butaca al acecho de los fallos de los nuestros, los mismos que se van 15 minutos antes de que acabe el encuentro o cuando el resultado es adverso, los que entran tarde cuando el himno ya ha sonado y la pelota rueda sobre el verde, los que a diario acuden en busca de su dosis diaria de textos firmados por Relaño, todos estos aficionados exigían la venta de Karim Benzema, del mejor 9 del mundo como apunta nuestro presidente Florentino.

La aclamación popular ahora es completamente diferente. Los trucos de magia, las obras de arte o las fantasías -cada uno que lo denomine como prefiera- que el francés ha dejado esta temporada en el césped han hecho a ese madridismo algo rancio, para qué engañarnos, resignarse y reconocer que sí, que una vez más nuestro presidente tenia razón, es el mejor del mundo en su puesto. Tal vez porque no existe todavía otro futbolista que ocupe la demarcación de Karim. Lo cual le hace especial, único.

Benzema siempre me ha gustado porque es un popurrí de talento, calidad, inteligencia, potencia, gol…es un jugador que combina a la perfección aspectos que enamoran a los más románticos del fútbol y de todo lo que necesita un jugador en el fútbol moderno. Hoy me muestro orgulloso de haber defendido siempre y sin excepción a Karim Benzema. Sí, quiero presumir ahora de que siempre le apoyé. Estoy en mi absoluto derecho.

A Benzema se le atacaba con asiduidad por una supuesta carencia de cara a gol. Que no tenia olfato, decían. Una escopeta de ferias, le llamaban. Siempre me irritó escuchar eso porque desde que llegó en el 2009 es uno de los jugadores más goleadores cada temporada. Tanto es así que se sitúa ya como sexto máximo goleador de la historia del Real Madrid por delante de mitos como Hugo Sánchez, Gento o Butragueño. Sólo le superan Cristiano, Raúl, Di Stèfano, Santillana y Puskas. Y es el cuarto mejor anotador de la historia de la Copa de Europa, por detrás de Cristiano, Messi y Raúl. Casi nada. Karim se encuentra en la élite goleadora de la historia del fútbol. Es indudable. Esta temporada pocos grandes delanteros centros tienen nada que envidiarle en cuanto a números de anotaciones. Pero también me gusta siempre decir que es incluso más goleador de lo que parece. Yo, por ejemplo, el gol del Calderón se lo otorgo a él. A su imborrable genialidad, ese tanto es suyo y también es un goleador quien fabrica los goles empleando su varita mágica. Qué golazo metiste en el Manzanares, Karim, ¡qué golazo!

Y es un líder, algo que también se le discutía y con lo que siempre discrepé. Lejos de pesarle la capitanía, esta temporada no sólo la ha asumido si no que además ha atribuido el liderazgo y la responsabilidad del equipo, tirando siempre del carro. Desde verano supo que sin Ronaldo tenía que dar un paso al frente y él no ha escatimado a la hora de hacerlo. De hecho, diría que no ha dado un paso, si no que ha dado dos.

Benzema es un estandarte del Real Madrid, por su compromiso intachable a lo largo de estos años, por haber brillado en el terreno de juego y por haber sido siempre fiel al club. Yo quiero más jugadores como Benzema, único en el césped, ejemplar fuera de él y muy, muy madridista.

News Reporter
Director de la Revista #MadridistaReal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *