#Opinión | Florentino y Lopetegui, ejemplares

La opinión popular que se extendió en el preciso instante en el que el Real Madrid anuncia la contratación de Julen Lopetegui fue, desde mi punto de vista, una severa convulsión de antimadridismo. También culpar al Real Madrid y a Florentino Pérez es siempre la excusa fácil para justificar cualquier mal de la sociedad. El fichaje del ya exseleccionador por el mejor club de España, pero también el más envidiado y detestado, era la justificación perfecta ante una posible debacle del equipo nacional en un Mundial en el que se contaba con amplias posibilidades, pero que Luis Rubiales se encargó de reducir hasta el más mínimo porcentaje.

Julen Lopetegui, un entrenador que llevaba trabajando dos años al frente de la selección preparando la cita mundialista de Rusia, tiempo en el que no perdió un solo partido, y a tres días del debut del equipo en el campeonato y, como no podía ser de otra manera, con todo el vestuario en contra de la irracional decisión de Rubiales, es despedido tras un ataque de celos, de orgullo y de antimadridismo del presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, en quien detecto un alma de dictador, cuyo ansia de poder le generó probablemente esos sentimientos que describo y que derivaron en la peor decisión posible, influenciado ridículamente por periodistas de los que se conoce sobradamente su ira no sólo hacia el Real Madrid, si no también y en proporciones más holgadas, hacia Florentino Pérez. Rubiales, asesorado por sus colegas de la radio, tomó la peor decisión posible, la que más podía perjudicar al equipo de la federación que preside. El culpable del fracaso de la selección española en el Mundial de Rusia es él, quien con una decisión irresponsable e infantil, repito, disolvió gran parte de las opciones de España de alzarse con la Copa del Mundo.

Pero a Luis Rubiales le justifica el exacerbado antimadridismo que se respira en este país, es apoyado por aficionados y prensa, a quien dudo que les importe verdaderamente la selección si son capaces de ver con buenos ojos una decisión que no compartía el vestuario. Las masas han dictado sentencia: los culpables son Florentino y Lopetegui, que son unos traidores a la patria, dicen sin sonrojarse. Desde un punto de vista objetivo y ajeno a cualquier sentimiento de odio, es evidente que tanto el Presidente como el entrenador del Real Madrid actuaron de manera ejemplar, responsable y, especialmente Julen, muy profesional.

Julen Lopetegui y Florentino Pérez | Foto: Realmadrid.com

El Madrid necesitaba de manera urgente un entrenador tras el adiós imprevisto de Zinedine Zidane. Anduvo buscando durante unos largos días y el elegido fue Lopetegui. Leo y escucho en sonadas y conocidas voces antimadridistas que Florentino debía haberse esperado a que concluyera el Mundial para contactar con el que entonces era el seleccionador nacional. Claro, el Presidente del Real Madrid, votado y elegido por los socios del Real Madrid, tiene que esperarse hasta el 15 de julio para intentar cerrar al entrenador, a tan sólo unas semanas del arranque de la pretemporada, a un mes del arranque de la Liga y con únicamente un mes y medio para planificar la plantilla. Este argumento resulta pobre, barato y carente de toda reflexión lógica, coherente y razonable. Florentino Pérez actuó para favorecer los intereses del club que preside por elección de los socios, algo que no hizo Luis Rubiales. He llegado a leer que Rubiales es un gran presidente por no bajarse los pantalones ante Florentino. Como si Villar lo hiciese. Con quien se ha bajado los pantalones Luis es con la prensa, algo que debería preocupar y mucho a los fieles seguidores de la selección española. Los madridistas en ese sentido estamos muy tranquilos con Florentino. El Presidente del Real Madrid ha demostrado clase, elegancia y caballerosidad, al igual que Julen, un profesional de los pies a la cabeza. Y, como he dicho anteriormente, todo esto es un simple ataque de antimadridismo, que no podía soportar apoyar a una selección cuyo entrenador iba a firmar por el Real Madrid después del Mundial.

Lopetegui lo dejó muy claro en su emotiva presentación, cuando al ser preguntado por si habría sido despedido si hubiese firmado por otro equipo, a que respondió con un escueto pero contundente ‘’buena pregunta…’’. Y es que hay precedentes que confirman este hecho que no por ser increíble y descabellado deja de ser cierto, como por ejemplo los casos de Kubala o Luis Aragonés en España y multitud de otros seleccionadores de otras naciones que anunciaron su marcha a un club al finalizar un campeonato determinado. Y ojo, ahora los medios que empujaron a Luis a tomar esta tan mala decisión tantean al seleccionador belga, Roberto Martínez. Rubiales no sólo prescindió del líder del equipo de cara al Mundial, como muy bien apuntaba Saúl, sino que también al efectuar el despido renunció a 2 millones de euros de la cláusula del entrenador que el Real Madrid iba a pagar, cuando días atrás daba lecciones de ahorrador ante sus amigos de la prensa.

Florentino Pérez | Foto: El Bernabéu

Aplaudo la manera de actuar tanto de Florentino como de Lopetegui. Imaginad que ambos llegan a un acuerdo  y deciden mantenerlo en secreto hasta la eliminación de la selección y que durante el Mundial se filtra la información. El lío hubiese sido mayúsculo. Se dudó de la profesionalidad de Julen, alguien que tenía una ilusión feroz por llevar a la selección española lo más alto posible en la competición. Me parece que nuestro Presidente y nuestro entrenador son el ejemplo de cómo se ha de actuar en estos casos, a diferencia de la Federación, quien a las 17:28 del día en el que se anuncia a Lopetegui como nuevo entrenador blanco , comunica en una nota de prensa que ‘’la RFEF ha estado en todo momento en contacto con el Real Madrid y al tanto de las negociaciones de nuestro entrenador con su futuro equipo’’, algo que a las 17:45 fue modificado, y esta frase desaparecía completamente para que Rubiales, en su pataleta injustificable pudiese escudarse en que él ignoraba cualquier tipo de negociación entre Julen y el Madrid.

El Real Madrid y Lopetegui han recibido un trato injusto, y han despertado al antimadridismo. Es por ello que estoy convencido de que a nuestro nuevo entrenador le espera una caza de brujas tanto por parte de aficionados resentidos y prensa. Vienen tiempos duros, en el que vamos a encontrar a muchísimos enemigos acechantes ante la derrota madridista, que esperarán cualquier tropiezo para atacar a Florentino y a Lopetegui. Los medios estoy convencido que no cesarán en sus intentos de echar a Julen y de ponerle en contra del Bernabéu, como suelen hacer con todos los entrenadores, pero las circunstancias harán que este maltrato injusto se acentúe con el guipuzcoano. Pero el madridismo estará unido, apoyaremos a nuestro míster y a nuestro Presidente como hemos hecho siempre, y al final, y eso bien lo puede confirmar Florentino, es mejor tener de tu lado sólo a los tuyos, al madridismo en este caso.

Pienso, honestamente, que no hay argumento que justifique la irresponsable decisión de Rubiales de cesar a Lopetegui. Todo lo contrario me ocurre con la actuación de Florentino y Julen, repito, ambos estuvieron ejemplares. No obstante, tenemos que pasar página, tanto los madridistas como el Presidente como el entrenador. Ahora toca remar juntos de nuevo por alcanzar las metas y por pelear hasta el final como siempre hace este club, y con Lopetegui estoy convencido de que así se hará.

Texto: @VictorVikingo_

Foto de portada: Realmadrid.com

News Reporter
Director de la Revista #MadridistaReal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *