Opinión | Catarsis madridista

Otro revolcón más después de la inyección de moral que parecía haber proporcionado ganar al FC Barcelona, ha durado pocos días la dicha. Y es que parece que el Real Madrid de la mano de Zidane y de los jugadores, se han propuesto no encarrilar una liga que de no ser por la perdida de puntos en partidos ante rivales “inferiores” debería estar muy pero que muy factible tenerla prácticamente en el bolsillo.

Para mí, hubo un punto de inflexión evidente en el bajón mental de todos los integrantes de la plantilla madridista, la eliminación ante la Real Sociedad de Copa del Rey, aquel meneo categórico que nos infingió el equipo de Imanol Alguacil fue el detonante de todos los fantasmas del pasado. Cuando mas se necesitaba mantener la línea positiva, todo saltó por los aires influyendo enormemente en las demás competiciones. Dos pinchazos seguidos en Liga ante Celta y Levante, derrota en la ida de la Champions ante un Manchester City, la efímera victoria ante el Barça, que no quedo mas que en alimentar un poco más al moribundo y ahora vuelves a perder la pequeña ventaja ante un Betis que llevaba seis partidos sin ganar.

Esto es el fútbol, un día te aman al siguiente te odian. Como es el caso de muchos aficionados ahora con Zidane, ni mucho menos voy a eximir al entrenador del Real Madrid, de su parte de culpa en este bache emocional y de ideas. Él es tan culpable como los futbolistas, hay veces que te debes rendir ante la evidencia, si un jugador no puede dar más por más que le des tu confianza, ese jugador no dará más, puede hacer un partido bueno y maquillar o parecer que hay visos de recuperación pero no, la realidad es la que es y hay nombres como Marcelo, Modric o Lucas Vázquez que ya han dado lo que debían al escudo del Real Madrid.

Quiero abrirme e intentar decir como estoy viviendo esta temporada, pero sinceramente no se explicar bien como me siento hoy en día con el Real Madrid, es una mezcla de sensaciones que prácticamente son todas negativas, decepción, resignación, frustación, desconfianza. Juro que intento ser positivo y creer que todo puede reconducirse, porque la realidad es que aún se puede hacer, pero es que no veo un mínimo de luz en la oscuridad. Quedan once jornadas de Liga, la vuelta ante el Manchester City de Guardiola (esta me dolería mas que ante cualquier equipo, por los palmeros del meacolonia) Juro que ninguna eliminación me dolería más, debo de admitir que estaría al nivel de una eliminatoria ante el Barça. Quiero confiar, pero hay una parte de mí que ya ha vivido estas situaciones a lo largo de mis años como seguidor del Real Madrid, y aunque no era de la mano de Zidane, se por desgracia como termina esto. Zidane es mi única esperanza para creer en que se puede, pero ayer me dio muy malas vibraciones sus palabras.

Ojala, por el bien del club y de todos los aficionados del Real Madrid, los jugadores sean capaces de superar la eliminatoria ante el City ya que sería la única manera de encontrar ese nuevo punto de inflexión que haga recomponer mentalmente al equipo.

Avatar
News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *