#MonstruosRM | La lista de la vida

La “International Flat Earth Society” es una asociación compuesta por varios miles de personas dedicada a demostrar que la Tierra es plana. Hasta ahora su cometido era dar conferencias para ganar adeptos y distribuir publicaciones, mapas y folletos a todos aquellos que lo solicitasen. Hasta ahora…

Un lunático (nunca mejor dicho) llamado Mike “Mad” Hughes ha decidido construir y pilotar un cohete casero para corroborar (si tiene suerte y antes no se reúne precipitadamente con el Señor) que la Tierra es plana y que su supuesta redondez no es más que un mito sin ningún argumento científico que lo sustente.

El día de su despegue, unos minutos antes de que un elegante “Mad” (tuteemos a este genio), pertrechado con su blanca escafandra y el emblema de la “International Flat Herat Society” bordado en el pecho, se suba al cohete entre los aplausos de sus correligionarios, no faltará algún periodista que le pregunte:

-¿Es la Tierra plana? ¿Existe el antimadridismo?

Yo pensaba que lo había visto todo, pero no. Esta semana he escuchado a varios periodistas preguntar a jugadores del Real Madrid si existía el antimadridismo. Y lo han hecho serios, como si les interpelasen por un misterio insondable. Les juro que si le hubiesen preguntado a Ramos o a Lucas si la Tierra era plana me hubiese sorprendido menos.

¡PERO POR EL AMOR DE DIOS! ¿¡QUÉ PREGUNTA ES ESA!?

Deberían pedir consejo a Mike y formar todos juntos una asociación mixta. La tierra es plana y el antimadridismo no existe. Ahí está el futuro.

De presidente, si hacemos caso a sus asombrosas declaraciones, podríamos poner a Manu Carreño que tiene la suerte de haber conseguido un plantel de colaboradores (está por ver si también hay algún terraplanista infiltrado) sin ningún antimadridista.

El antimadridismo es tan antiguo como el mundo. Cuando Mike despegue verá la tierra plana (o redonda) y a un montón de antimadridistas paseando por ella. Si se fija bien seguro que ve a mi cuñado, que se casó con la hermana de mi mujer para poder desplegar su antimadridismo bendecido por la iglesia.

Hace un par de semanas, cuando desde Madridista Real me pidieron hacer una lista con los cincuenta mejores jugadores de la historia del Madrid, le llamé para pedirle consejo:

-Cuñao, mira, necesito tu ayuda.

-Dime, dime

-Di Stéfano, Cristiano, Pirri, Gento…

-Pero qué cojones dices, imbécil.

-Puskas, Raúl, Zidane, Hierro, Marcelo…

-Vete a tomar por culo.

Impecable, es una lista impecable. Tú recitas estos mitos a un antimadridista y le cambia el carácter. A mi cuñado le susurras Di Stéfano al oído y el peso de las Cinco Copas de Europa le dobla las rodillas. En una comida familiar, cuando todos los comensales están loando el rape al horno, tú dejas caer a Cristiano, así, como quien no quiere la cosa, de refilón, y le cambia el color.

-¿Me puedes pasar el champagne y la chilena de Cristiano?

Una lista de jugadores del Real Madrid es una lista de recuerdos. Ahí entran desde escarceos juveniles hasta campanas de boda. Hay bautizos, comuniones, amores y desamores. Yo he visto listas llenas de ausencias, como la de ese infiel que cuando llega la hora de la verdad baja a por tabaco y desaparece de tu memoria.

Elegir cincuenta jugadores es como elegir cincuenta momentos de tu vida. A mi una mudanza me coincidió con el fichaje de Zamorano y en el traslado lo perdí. Seguro que algún día, en el trastero, entre un montón de cajas sin abrir, aparecerá con cara de dormido.

Mi sobrino vino al mundo dos meses después del fichaje de Zidane por el Madrid y yo supe quién era Rene Petit antes de saber quién era el Real Madrid. ¡Cómo no van a estar en mi lista!

Hacer una lista es algo tan íntimo y personal como elegir a tus amigos, uno escoge a quien le da la gana.

 

He comprobado que algunas personas ven las listas como una afrenta, como un guante blanco que les golpea la cara retándolos a un duelo. A esos les recomiendo que despeguen en el cohete con Mike. Igual descubren que la Tierra es tan plana como su cerebro.

¿Qué sentido tendría una lista en la que todos opinásemos lo mismo?

Yo hay días en los que escribiría una lista con cincuenta Di Stéfanos y otros en los que la dejaría en blanco, como un homenaje.

Entiéndanme, no hay nada más difícil que numerar los sentimientos.

Texto: @FGWynne

Foto:       

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *