#MiradaBlanca | Volver

Luka Doncic nos ha dicho adiós. El, probablemente, mayor talento de la historia descubierto en la Euroliga de los últimos 20 años ha decidido cruzar el charco y jugará en Dallas aprendiendo de otro de los mejores jugadores de la historia del Viejo Continente como Dirk Nowitzki.

Esta no es ni de lejos una decisión sorprendente pero como yo decía en mi Twitter hace unos días, esto es como si Brad Pitt o Scarlett Johansson nos “robasen a nuestra pareja”, comprendemos la decisión de nuestro ex y hasta haríamos lo mismo, pero no nos engañemos, el despecho no nos lo quita nadie.

Sin embargo, he de reconocer que la carta de despedida de Luka (en especial esa última línea con su I’ll be back) me ha resarcido un poco. Sé que probablemente sea un brindis al sol, ya que a poco que tenga algo de suerte su calidad hará el resto y pasará el resto de su carrera allende los mares, pero he de reconocer que ese Volveré al más puro estilo Terminator (Dino, atento, que tu “hermano” quiere quitarte el mote) me ha hecho esbozar una sonrisa en este asunto.

Por cierto, hablando de volver, la que con esta marcha sí que demuestra que ha vuelto (si no lo había hecho ya hace mucho) es la hegemonía de la cantera madridista. Lejos quedan ya esos tiempos en los que Eduardo Hernández-Sonseca y Alberto Bueno (Lampe apenas estuvo un año en la cantera) fueron los únicos exponentes de la Fábrica durante más de 20 años o en los que el club llegó incluso a cerrarla.

Desde que en 2006 Herreros recuperara la cantera y, especialmente, desde que Alberto Angulo se hiciera cargo en 2009 de los chavales, la cantera madridista no ha parado de crecer y desde entonces Valdebebas se ha convertido en una referencia para todo el baloncesto europeo.

Y es que no solamente la cantera blanca no ha hecho más que ganar torneos de prestigio desde que Angulovic (tal y como le bautizara Andrés Montes en aquella mítica final ante el Barça en 2000) se hiciera cargo, es que Luka Doncic no es ni mucho menos el primer canterano blanco que asombrara al Mundo.  En la mejor liga del mundo Luka se encontrará con otros tres canteranos blancos: Bojan Bogdanovic, Niko Mirotic y Willy Hernangómez, algo auténticamente impensable  hace 10 años.

Este gran trabajo realizado por Angulo es solamente una de las grandes parcelas que se han mejorado en los últimos años y que han sido decisivas en la consecución de los títulos tanto de esta campaña como en los de las anteriores.

Así pues, aunque le echaremos mucho de menos y Luka siempre será uno de los nuestros, de verdad alguien puede pensar que su salida va a suponer un gran bajón competitivo para un equipo que en las últimas temporadas ha sufrido la baja de cracks como Mirotic, Sergio Rodríguez o Andrés Nocioni. No duden que, con o sin Doncic, el Madrid seguirá siendo la referencia tanto en el basket de cantera como en el de los mayores. Porque el Madrid sí que no necesita volver, porque nunca se va.

Texto: @jmcanasv

Foto: Eurosport 

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *