#Minuto93 | Real Madrid 1 Girona 2 (LaLiga 2018-19)

1- De un plumazo: todo el trabajo que había hecho el Real Madrid en las últimas semanas, desbancando al Atlético de la segunda plaza y metiendo presión al Barcelona se ha esfumado en un solo partido. No es sólo la pérdida de tres puntos, sino la sensación de que el equipo vuelve a cometer el pecado capital de distraerse en citas a priori poco exigentes. Así es imposible luchar por una Liga.

2- Legañas: quizás sea una cuestión de biorritmos, lo cierto es que al Madrid eso de jugar en horario matinal no le ha sentado nada bien este curso. El anterior encuentro que se jugó en esta franja en el Bernabéu fue ante el Levante y terminó con el mismo resultado. Añadan el 3-0 de una matinal en Eibar y tendrán como resultado una pequeña maldición.

3- Abrelatas: y lo cierto es que no había nada que hiciera presagiar esta debacle en los primeros compases de la primera parte. Como en el derbi o ante el Sevilla semanas atrás, Casemiro fue el encargado de abrir el marcador. Esta vez el brasileño se reencarnó en Santillana o Zamorano para cabecear de forma impecable uno de esos centros que solo pueden llevar la firma Toni Kroos.

4- Lecturas: con ese 1-0 y el Girona más preocupado de frenar la hemorragia que de hacer daño en ataque, al Madrid se le vio cómodo en el rol de domindor. Craso error. Un puntito más de velocidad, de voracidad de cara al marco contrario podría haber aumentado la renta y dejar la segunda parte en mera anécdota.

5- Paradojas: sería falta a la verdad decir que el Madrid no salió bien en la segunda parte. Sin embargo, el Girona comenzó a encontrar espacios golosos a la espalda de los centrocampistas y ahí Portu se desató. De sus botas salió un cabezazo de Lozano que por poco no fue gol. Otra acción calcada acabó con Ramos cometiendo penalti. 1-1 y el madridismo al borde de un ataque de nervios.

6- De mal en peor: ya se por inesperado o por debilidad anímica, lo cierto es que el Madrid acusó sobremanera el 1-1. Si los de Solari se tambaleaban sobre la lona, Portu se encargaba de mandarles al suelo con un 1-2 que no podía considerarse injusto del todo.

7- Con todo: esa remontada gerundense desnudó al Solari más valiente, que no dudó en dejar a un lado el discurso filosófico de centrocampismo para poblar el frente de ataque. El juego directo buscando a Mariano pudo ser aprovechado por Bale en una clara ocasión, pero no hubo fortuna. Lo peor, que Benzema desapareció del mapa en esos minutos. Quizás al francés le viene mejor descolgarse desde el puesto de punta para pasar desapercibido entre sus rivales.

8- Demasiada ventaja: anda el Madrid navegando a una velocidad sensiblemente mayor que meses atrás, pero el equipo no lo hace aún con la suficiente soltura como para que Modric y Vinicius lo vean desde fuera del terreno de juego. Llamó mucho la atención que sus compañeros apenas buscaron al brasileño cuando éste entró en el terreno de juego.

9- Alerta roja: un penalti y una acción de juego peligroso bastaron para que Sergio Ramos viera la enésima tarjeta roja de su carrera. Descanso forzoso para el capitán ante el Levante, tanto en lo físico como en lo anímico; a punto de cumplir 33 años hay acciones que debe medir con mucho más tacto.

10- Atípico: lo bueno de la agenda blanca de esta semana es que gozará de unos días de descanso hasta la visita del domingo al Ciutat de Valencia. Oportunidad para recuperar a los últimos lesionados y hacer examen de conciencia, porque, ahora sí, el tren definitivo hacia los títulos ya ha arrancado y solo con la suma de todos llegara a la estación correcta.

Foto: Mundo Deportivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *