#Minuto93 | Real Madrid 0 FC Barcelona 3 (Copa del Rey 2018-19)

1- Copa rota: la primera hoja del trébol ya se ha caído y la segunda (la de la Liga) pende de un fino hilo. Como siempre, el Madrid parece fiarlo todo a la hoja que más brilla, la Champions, en un todo o nada muy taurino: o puerta grande o enfermería.

2- Siempre ‘positifo’: recordemos al gran Louis Van Gaal para tratar de buscar un lado bueno a la eliminación copera del Real Madrid. En el caso de haber dejado en la cuneta al Barcelona parecería que todos los problemas del equipo están solucionados, que aquí somos muy de venirnos arriba enseguida. Si esta derrota sirve para hacer autocrítica, será el paso atrás para coger el impulso necesario.

3- Estilo Madrid: en la Ciudad Condal se han tirado años presumiendo de ‘jogo bonito’, casi de haber reinventado este deporte, mientras acusaban al Madrid de sacar adelante sus partidos por la efectividad en las dos áreas. Curiosamente, el choque del Bernabéu se decantó por eso: los fogonazos de Ter Stegen y Luis Suárez en las zonas más delicadas.

4- Gafado: nadie duda de la capacidad de Raphael Varane para jugar como central titular en el Real Madrid. El único problema es que parece que ante el Barcelona sufre, últimamente, una transformación que le convierte en la versión mala de su hermano gemelo. Ayer, un gol en propia puerta.

5- Lección de orgullo: sea o no madridista, usted está obligado a sentir algo de aprecio al Madrid de Solari. En el lugar del argentino, muchos habrían puesto a Marcelo contra viento y marea. Total, era apostar por el mejor lateral de los últimos años y así no poner a los pies de los caballos a un chico de la cantera. Solari le dio galones a Reguilón y ayer volvió a demostrar que está para algo más que ser un complemento. Sus lágrimas al final del partido fueron el mejor resumen de su actuación: se lo dejó todo en el 120×90 del Bernabéu.

6- Hola Xavi Hernández: en esa tendencia repugnante y enfermiza de criticar al Madrid, Xavi Hernández se creyó una vez en el poder de enjuiciar el juego de Casemiro. Pues bien, seguimos sin saber si el brasileño podría jugar en el Barça. Ni falta que hace. Salvo el penalti que cometió (con 0-2 ya en el marcador), su actuación fue notable.

7- Salvar al soldado Vinicius: lo fácil hoy es hacer memes y burlas sobre el chico y la realidad no juega en su favor, más bien al contrario. Estuvo en casi todas las acciones de peligro y en ninguna acertó a hacer gol, como ya sucedió en la ida. Puede parecer un ejercicio cercano a la locura, pero tengan fe en un chico que tras fallar una clara ocasión es capaz de pedir el apoyo del público. Desde luego, es diferente.

8- A lo Bilardo: el calendario depara otro ‘Clásico’ este sábado en el Bernabéu, esta vez en el escenario de la Liga. Sería buen momento para que Solari se mirara en el espejo de su compatriota Bilardo y empapelara el vestuario con las crónicas de los tres partidos de este año: un balance de 9-2 para el Barça. Si con eso no se motivan los blancos es que no queda un gramo de esperanza.

9- Confianza: lo del Bernabéu fue un ejercicio de puntería y, sobre todo, de confianza. Valga como ejemplo el penalti anotado por Suárez. Sin ese aura de positividad, el uruguayo no tira un ‘panenka’ ni loco y, por otro lado, con esa sensación de derrotismo, Keylor Navas no se hubiera vencido con tanta facilidad. Ya lo dijo Valdano; al final el fútbol es un estado de ánimo.

10- Prueba de madurez: y ahora solo queda ser fiel a la historia de este club, no rendirse, levantarse y pelear hasta el último minuto del campeonato. Barcelona y Ajax serán los dos jueces que pasen revista a esa capacidad de superación. La otra posibilidad, recordar el estribillo de una canción de Vetusta Morla: “Dejarse llevar suena demasiado bien”.

Foto: El Español

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *