Los mejores momentos de Jesé Rodríguez en el Real Madrid

Las lesiones han sido capaces de marcar un antes y un después en la carrera de muchos jugadores. Ronaldo, Michael Owen, Falcao o, un caso reciente, Hazard; han sido algunos de los futbolistas a los que una lesión grave les hizo no volver a ser los mismos sobre el terreno de juego. Jesé Rodríguez, la perla de La Fábrica, fue un caso más de cómo una baja de larga duración puede truncar una carrera  tan prometedora.

El canario nació un 26 de febrero de 1993 en Las Palmas. Sus comienzos en el mundo del fútbol fueron en el Virgen del Pilar y en el AD Huracán, hasta que con 14 años el Real Madrid se fijó en él, lo que le llevó a abandonar la isla. Su paso por las categorías inferiores de la casa blanca fue estelar, llegando a jugar para el Castilla en la temporada 2010-2011 y debutando este mismo año con el primer equipo en Copa. En su primera campaña regular con el filial blanco logró 10 tantos en 39 partidos, cifras que hacían intuir que podíamos estar ante una gran promesa.

Foto: Real Madrid

Pero su primer gran momento con la elástica blanca llega en la temporada siguiente, la 2012-2013. El Alfredo Di Stéfano fue testigo de uno de los mejores goles que allí han tenido lugar. Ante el Alcorcón, Jesé comenzó desde la banda izquierda una carrera hacia la meta rival superando a 4 rivales y al portero, demostrando su gran velocidad y potencia de carrera. Con este tanto, además, el atacante se convirtió en el máximo goleador del Real Madrid Castilla en Segunda División, superando nada menos que a Emilio Butragueño. Los 22 goles en 38 partidos le llevaron a ser parte de la primera plantilla de cara a la siguiente campaña.

La 2013-2014 fue especial para el futbolista. Ancelotti contaba con él, y le dio la oportunidad de jugar en la jornada 10 ante el FC Barcelona. Era su primer clásico, y en él llegó su segundo gran momento en el club de las 13 Champions. En un contragolpe lanzado por Cristiano, el portugués le cedía la pelota a Jesé, que se plantaba ante Víctor Valdés y definía por debajo del guardameta catalán. Era el 2-1, su primer gol en Liga y en el Camp Nou; aunque no sirvió para lograr el triunfo.

Foto: Real Madrid

En esta misma temporada llega otro de sus mejores momentos en el Madrid. El equipo visitaba Mestalla, y el 2-2 lucía en el marcador a falta de 10 minutos para el final. Pero el canario no estaba dispuesto a repartirse los puntos con el rival, y en el 81, cuando Guaita esperaba un centro, Jesé le batía por su palo con un disparo raso desde un lateral del área. El gol deshizo la igualada y propició la victoria de los blancos, de azul aquel 22 de diciembre.

En la jornada 24, el atacante dejaba otro gran destello de lo que pudo ser y no fue. El 20 madridista eligió el Coliseum para anotar uno de sus mejores goles en el Real Madrid. Apenas había comenzado el partido, cuando desde la banda izquierda recortaba hacia el área y definía al palo largo entre tres defensores del Getafe. Era su mejor momento desde que llegó al primer equipo, y solo una desgracia como la ocurrida el 18 de abril de 2014 podía frenar su ascenso. Corría el minuto 2 de los octavos de final de la Champions League ante el Schalke 04, cuando Kolasinac embestía al jugador mientras este cubría el esférico. Rotura del ligamento cruzado anterior y adiós a una temporada en la que había logrado 8 tantos en 27 partidos. Con 21 años, la grave lesión frenaba en seco el desarrollo deportivo de una de las mayores promesas que La Fábrica había dado.

El 2 de diciembre de 2014 llegó el momento de la reaparición del futbolista tras el largo periodo de recuperación. El escenario elegido era inmejorable, el Santiago Bernabéu, y el partido la vuelta copera ante el Cornellá. Y Jesé volvió con un gol que sirvió para cerrar la goleada de su equipo, uno de los momentos más emocionantes del futbolista en la capital. Primer tanto tras su lesión, lo que hacía ilusionarse de nuevo al madridismo. La temporada 2014-2015 terminaría para el palmense con 8 goles en 31 partidos.

Y la última gran aportación del atacante al Real Madrid en Europa tuvo lugar en el Olímpico de Roma, en la campaña 2015-2016, su última de blanco. El canario puso el 0-2 culminando una galopada desde tres cuartos del campo rival con un disparo raso cruzado al palo derecho de Szczesny. Tres meses después, en la temporada 2016-2017, el PSG se hizo con sus servicios, cediéndolo a Las Palmas, Stoke City, Betis y Sporting de Portugal. Desde el club luso volvería de nuevo a París en diciembre del pasado año, para que a principios del presente, la UD Las Palmas lo fichara.

Foto: Real Madrid

Jesé Rodríguez prometió más de lo que acabó siendo, pero dejó actuaciones inolvidables en el club de Chamartín. La lesión supuso un antes y un después en su carrera, y diversos asuntos extra futbolísticos nunca le permitieron triunfar en la capital francesa. Aun así, el canario cuenta con un palmarés al alcance de no muchos, pues como madridista logró conquistar 2 Champions League, 1 Mundial de Clubes, 1 Supercopa de Europa, 1 Liga y 1 Copa del Rey.

 

Foto de portada: Real Madrid

Jaime de Vera
News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *