#LigaSantander | Fútbol sin entrenador… (0-3)

Parece que fue ayer cuando se oyeron las sabias palabras de Jémez en cuanto a los carnets. Para los que parecía ser muy difícil tener acceso y, en especial, conseguirlos. Más si él tenía uno. Vuelven a encontrarse; volvemos a encontrarnos. Nosotros a 15 puntos de la cabeza más manipulada y ellos a 1 del descenso. Si hacemos hincapié en estos datos tan supuestamente relevantes… poco atractivo parece el partido de hoy. El supuesto Benzemalo, y la ausencia en la convocatoria de  Ronaldo, han dado a la prensa de qué hablar, —más si cabe— y opinar de todo menos en lo relativo al R.Madrid. Que si Isco, que si titularidades, parece que sus conocimientos futbolísticos no salen de ahí. A no ser que haya que faltar al respeto de manera flagrante al jugador que parece ser el mejor saco de boxeo, o mejor dicho el único junto con un Ceballos al que se realiza mobbing de una manera hasta ahora nunca vista. ¿Qué persona que haya visto fútbol ha podido presenciar como un jugador salía al campo a falta un par de minutos para el final o ni siquiera salía al campo?

Nah, tonterías mías.

A ZZ le tocaba hoy adaptarse. A resaca de selecciones y doping de prensa. A comentarios poco acertados e interpretaciones con una finalidad clara; adaptarse al fin y al cabo, al entorno cálido y maravilloso que rodea al equipo.

56 goles en el 2018 no son suficientes, que Karim haya marcado 10 goles y asistido 7, y sea ya el séptimo goleador histórico, tampoco. Todo lo que no sea quejarse y ser prensa sin nómina no vende en los descansos de trabajo ni en las barras de bar.

El partido comienza con 4-4-2 con Asensio moviéndose entre líneas y Bale recorriendo la banda según se precise. Presión incansable de nuestro equipo hasta que llega Luka para jugar entre líneas, con su escuadra y cartabón invisibles para el resto de jugadores. En el 25, un tiralíneas que al mirar al frente sabe dónde está su compañero. El expreso de Cardiff controla la pelota, directo a portería con la velocidad que supuso su apodo y en el 1 contra 1 dispara fuerte, con un ángulo lo suficientemente cerrado para que el balón bese las mallas a media altura.

En el 38, un penalti tonto, hasta infantil sobre Lucas.V, se traduce en que el capitán hoy, Benzema, dispare sin dudas, junto al palo derecho del portero celebrando así su partido número 400 con el RM. La primera parte nos deja las lágrimas de Nacho; profesional como pocos a la par que trabajador.

La segunda parte empieza como se espera (o esperamos los madridistas) con jugadas en el área, una de las cuales termina en penalti, que tras el de niñas cometido en los primeros 45’, el defensor no se achanta y busca uno de verdad. De los que se hacen con gana y hasta rabia a pesar de haber descansado 15’ hacía cinco. En esta ocasión, sube el gol al marcador tras una paradinha antes de la sonrisa del galés. Los cambios se realizan antes de lo que es normal en ZZ y en el 62, Llorente y Kovacic entran al campo para dar descanso merecido y de UCL a Luka y Casemiro. Hasta el final más arbitraje del conocido y más tras pitarnos dos penaltis. Una ocasión fallada por el capitán hoy, más por la presión de pseudos que calidad deja el resultado en 0-3.

Una victoria que se necesitaba para llegar ante la Juve con buen estado anímico y pilas cargadas. Destacaría a Asensio, que le favorece en mi opinión no jugar junto a Isco, ambos Lucas y cómo no recordar a Bale. Hoy 90’ con seguridad cargada ante lo que pueda venir el martes.

Cambios: 29’ Nacho por Achraf, 62’ Lukas por Kovacic; Casemiro por Llorente. En LPA: 46’ Macedo por Expósito; V.Gómez por Jairo; 84’Momo por Ezekiel.

Texto: @angiemg82

Foto: AS.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *