Liga Endesa | Morabanc emula la épica blanca (83-88)

El Morabanc Andorra dio la sorpresa al vencer en el Wizink Center al Real Madrid en el regreso del hijo pródigo blanco, Gabriel Deck. El argentino, que se marchó a la NBA a por tabaco, volvió a enfundarse la camiseta madridista en un partido tras anunciarse su fichaje. Y el ‘Tortuga’ lo hizo bien con 15 puntos, pero no pudo evitar la machada de un Morabanc que tiene en su mayúscula al líder del equipo: Miller-McIntyre. El conjunto del Principado se presentó con la plantilla en cuadro, con tan sólo diez hombres, pero pudo con un Madrid que fue una sombra de lo que acostumbra. El base estadounidense de 27 años trituró al Madrid con 28 puntos, 12 de ellos en un tercer cuarto en que los visitantes sumaron 30 puntos. El Real Madrid debe apuntar su nombre a fuego en su agenda

El encuentro arrancó con una altísima efectividad de ambos equipos de cara al aro y mucha igualdad en el marcador. El Morabanc se adelantó en el electrónico, pero pronto el Real Madrid tomó la iniciativa gracias al buen inicio de Randolph con seis puntos cuasi consecutivos. Dos acciones desafortunadas en ataque de Taylor desembocaron en sendos contragolpes del Andorra, culminados por Arteaga y el exmadridista Nakic, quienes abrieron la primera ventaja aceptable (12-16). Los blancos circulaban el balón con rapidez, pero ni Heurtel, Causeur ni Abalde acertaron desde el perímetro. Randolph, el más acertado en los blancos, devolvió la momentánea ventaja blanca desde el perímetro (17-16). Dos acciones blancas culminadas con éxito que no obtuvieron respuesta del Morabanc permitieron a los blancos cerrar el primer cuarto con su máxima ventaja hasta el momento (21-18).

El segundo cuarto trajo un quinteto renovado en los blancos, y con él, los primeros minutos de Deck en pist, quien lo celebró con un triple en la primera acción que dispuso. El Morabanc Andorra redujo las diferencias con un parcial de 0-5 para apretar el tanteo, aunque la tónica del partido cambió, pasando del tanteo inicial a defensas más agresivas. Diagne y Nakic sostenían a Morabanc, mientras que los blancos insistían en el juego interior, buscando las penetraciones de Causeur y Deck. Entre tanto, Poirier dejaba la moral de Arteaga por los suelos, con un tapón en la zona contundente y otro a Nakic en el triple.

El ‘Tortuga’ acaparaba muchas acciones ofensivas, marchándose a los siete puntos y dos asistencias que permitían al Real Madrid dominar sin florituras (33-28). Poirier siguió expeditivo en defensa con un nuevo tapón sobre Nakic, haciendo sufrir a un Morabanc que no encontraba el aro y acumulaba muchas pérdidas; cuatro en seis acciones. Cinco puntos de Thompkins amenazaron al equipo del Principado con marchársele el partido (38-32).

Miller-McIntyre había liderado el ataque en el segundo cuarto, pero su salida había dejado huérfano a Morabanc de un director de juego. La reentrada del americano, con ocho puntos en el segundo cuarto, devolvió la cordura al juego visitante. Thompkins, con ocho puntos, acompañó a Deck como los máximos anotadores en el Real Madrid. Olumuyima y Miller-McIntyre desde el perímetro, apretaron el marcador justo antes del descanso (42-38).

Empanada merengue

La segunda parte empezó como había terminado la primera, con los mismos protagonistas en Morabanc para sumar un parcial de 5-0 que adelantó al conjunto pirenaico (42-43). El Madrid parecía dormido tras el descanso y tuvo que aparecer Yabusele, inédito en el partido hasta el momento, para despertarlo desde el perímetro. Morabanc aceleró el ritmo del partido, con un McIntyre excelso. El americano encontró en Diagne y Crawford dos buenos socios para cerrar un parcial de 0-10 que daba la vuelta al marcador ante un Real Madrid sin ideas y que abusaba del tiro exterior, sin éxito  Dos triples de Diagne y uno de Crawford habían hecho posible la épica ante un Madrid que contaba las acciones por triples errados de Yabusele (1 de 4 intentos).

Pablo Laso tuvo que parar el partido porque se había puesto muy cuesta arriba para los suyos (48-55). La Lasina surtió efecto, pues los blancos cerraron brecha rápidamente con un parcial de 7-2 liderado por Causeur pero ayudado de Tavares y Abalde. Sin embargo, David Eudal emuló en los visitantes a Laso, dando nueva entrada al descansado Miller-McIntyre y Nakic por unos señalados Pauli y Colom. Miller-McIntyre, tras su breve descanso, retomó el ritmo anotador que le llevó a sumar 12 puntos en el tercer cuarto. Crawford secundó a su compañero con 10 puntos, mientras que en el Madrid apareció Heurtel para sostener al equipo. Tavares, con un mate, cerró el tercer periodo, con un marcador muy preocupante para las aspiraciones madridistas (62-68).

Un Madrid sin reacción

Con todo por decidir en el último cuarto, el Real Madrid debía salir con una intensidad suprema si quería igualar el choque, pero no fue así. Poirier no estaba fino y Olumuyiwa, que hacía y deshacía a su antojo en la zona blanca, lo aprovechó  para firmar las dos primeras canastas (con un mate espectacular) y devolver la diferencia de diez (62-72). En el Madrid sólo funcionaban Causeur y Randolph, el primero con cinco puntos consecutivos que redujeron la ventaja (69-74), pero a Morabanc le entraba todo desde el perímetro. Diagné anotó y se lesionó. El tiempo pasaba pero el Madrid no enjugaba la diferencia.

Laso dispuso de un quinteto de hombres altos y tiradores para frenar la supremacía aérea de Olumuyima y Diagne. Deck asumió galones con dos acciones consecutivas pero apareció nuevamente Miller-McIntyre para neutralizar lo logrado por el argentino (73-81). Laso dispuso de un nuevo tiempo muerto, pues restaban cuatro minutos y los suyos no reaccionaban. Sobraban prisas y faltaban claridad de ideas. Restaban dos minutos cuando Crawford puso la puntilla con un triple en la cara de Tavares, en una clara ilustración de lo que estaba siendo el partido (75-84).

Vibrante Final

Morabanc estiraba las posesiones para que pasase el tiempo, perdiendo la letalidad que le otorgaban las transiciones rápidas. El Madrid iba a vender cara su piel, tal y como demostraron Heurtel y Causeur con sendos triples que redujeron sorprendentemente la ventaja a falta de un minuto (81-84). El técnico visitante aleccionó a los suyos con un tiempo muerto de cara a los instantes finales, y le salió a la perfección. El Madrid confiaba en su defensa para intentar igualar en la última jugada pero Miller-McIntyre (quién si no), se encargó de ahogar las aspiraciones blancas 81-86). El Madrid estiró el chicle todo lo que pudo, pero no pudo evitar la sorpresa del Morabanc.

Foto: acb.com – A. Villalba

Estadísticas del partido

Real Madrid (21-21-20-21): Causeur (16), Núñez (0), Randolph (13), Heurtel (12), Abalde (5), Alocén (1), Deck (15), Poirier (2),  Tavares (8), Yabusele (3), Thompkins (8) y Taylor (0).

Morabanc Andorra (18-20-30-20): Miller-McIntyre (28), Pauli (2), Olumuyiwa (14), Llovet (4), Hannah (0), Nakic (8), Diagne (13), Crawford (15), Colom (0) y Arteaga (4).

Sergio Hernanz
News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *