Liga Endesa | Llull enciende el despertador (78-68)

El Real Madrid se llevó la victoria ante Monbus Obradoiro con más problemas de los deseados gracias a Súper Llull. El de Mahón despertó a los suyos con un triple a final del tercer cuarto para poner la igualada en el marcador en un partido que los blancos habían dominado desde el comienzo. El Madrid se durmió ante el Monbus Obradoiro y a punto estuvo de costarle un disgusto, pues el equipo gallego fue capaz de reponerse a una desventaja de 13 puntos. El último cuarto del ’23’ y el dominio del rebote permite a los blancos llegar a la Euroliga invicto en la competición doméstica pero con mucho por mejorar.

El partido arrancó con mucha intensidad, con rápidas transiciones que finalizaban en canasta con suma efectividad. Yabusele y Hanga dejaban en los compases iniciales una jugada para enmarcar, demostrando todo lo que aportan en ataque y defensa. Monbus se destacaba tímidamente en el marcador (6-9), pero la ventaja duró poco a los visitantes, pues Causeur y Heurtel pusieron al Real Madrid nuevamente por encima. Tavares, con una canasta que tuvo que ser validada en segunda instancia, pues el colegiado la había considerado fuera de tiempo, impuso un parcial de 6-0 para los blancos. Instantes después, el caboverdiano cometió tempranamente su segunda falta y cedió su puesto a Poirier. A pesar de que el conjunto de Moncho Fernández se mostraba falto de ideas ante la buena defensa blanca dentro de la zona, el técnico no echó mano de un tiempo muerto para solucionarlo. Entretanto, Okouo no veía aro ante el poderío defensivo de Yabusele y Poirier mientras que los hombres exteriores erraban constantemente. Un parcial de 14-2, con Causeur y Yabusele como figuras destacadas, disparó al Madrid en el marcador (20-11) ante un Monbus que había acumulado muchas pérdidas en ataque.

El juego mejoró cuando el veteranísimo Albert Oliver tomó la batuta en el Obradoiro, pero a los visitantes les costaba encestar. Por contra, el Real Madrid continuaba con su exhibición de los hombres altos en la zona, cazando rebotes por doquier ante las miradas frustadas de Okouo y Ellenson. Birutis, a quien su técnico había reservado en el primer cuarto, relevó al gigantón congoleño bajo el aro, mientras que Vukcevic daba descanso a Yabusele. El sueco cometió muy pronto dos faltas personales pero Laso lo mantuvo en pista. El Madrid en esos momentos sufría en ataque, con Poirier desacertado haciendo la guerra por su cuenta bajo el aro. Ellenson se aprovechaba del trabajo de Birutis para abrir el campo y calentaba la muñeca desde el triple. Monbus, con un parcial de 4-11, se metió nuevamente en el partido (24-22). Laso decidió mandar al banco a Llull, muy desacertado en el segundo cuarto dirigiendo el ataque, dejando a Williams-Goss como único director de orquesta. Un nuevo toque de corneta blanco le relanzó en el marcador con un Poirier que llegaba a los once puntos. Ellenson, desde el triple, anotó la única canasta de Obradoiro en un nuevo desgarrador parcial para los blancos (12-3) que dejaba la diferencia por encima de los diez. Dos buenos ataques del Monbus Obradoiro redujeron la diferencia justo antes del descanso (36-30).

Pájara blanca

El comienzo del tercer cuarto devolvió al quinteto inicial del Real Madrid y con él, a la pareja interior Tabares-Yabusele. El caboverdiano taponó la primera penetración para Monbus y adjudicó la tercera personal a Ellenson. El estadounidense no se inmutó y continuó con su recital desde el perímetro. El juego se definía entre Tavares y Ellenson, pues el caboverdiano buscaba la cuarta del ala-pívot pero fue él quien sumó su tercera, esta vez, en ataque. El partido entró en un nuevo intercambio de canastas y acciones rápidas de ataque mientras Tavares, que no había estado ni cinco minutos en la pista, cedió su puesto nuevamente a Poirier al cometer la cuarta personal. Monbus aprovechó la mala elección en ataque de los blancos para conseguir un parcial de 0-9 con dos triples y un 2+1 y reducir la ventaja a la mínima expresión (45-44). Laso llamó a filas a los suyos para arreglar el desastre, pero no puedo evitar que Zurbriggen adelantase a los visitantes por primera vez tras muchos minutos. Williams-Goss desde el tiro libre logró cerrar un parcial bochornoso contra los blancos (1-13).

Súper Llull al rescate

El equipo de Laso no tenía claridad en ataque y sumaba pérdidas absurdas, pero el colegiado no ayudaba al sancionar la tercera falta en ataque blanca (Poirier en esta ocasión). El partido se caldeaba y el técnico blanco coqueteó con la falta técnica por sus airadas protestas. Robertson aumentó la ventaja para Monbus, que daba la sorpresa en el Wizink Center. Pero en el momento más difícil apareció el héroe Llull para neutralizar la ventaja gallega como sólo él sabe hacerlo: con un triple descomunal en los instantes finales. La canasta valió más de tres puntos, pues espoleó al equipo blanco que, una vez más, había pensado que la victoria estaba asegurada.

El último cuarto comenzó con el mismo protagonista. Llull se puso el traje de superhéroe y cargó con el peso del equipo a sus espaldas, adelantando al Real Madrid de nuevo y distanciándolo en el marcador (59-53). Rudy con un 2+1 y Williams-Goss volvieron a abrir brecha (66-55) y obligaron a Moncho Fernández a pedir tiempo muerto para frenar un nuevo parcial avergonzante (15-4). A Monbus se le acaba la gasolina, aunque a Ellenson, con cuatro faltas, algo le quedaba en el depósito. Rudy estaba caliente y lo aprovechó con un nuevo triple que ponía el electrónico 69-57. El partido se iba coloreando de blanco, pero faltaba el remate final. Laso dio entrada a Yabusele por un Vukcevic incómodo en la posición de ‘4’, incapaz de frenar a Okouo. Entre Llull y Rudy, el primero con nueve puntos en el último cuarto, se encargaron de compensar a unos acertados Scrubb y Robertson. Ellenson se erigió como el máximo anotador con 20 puntos, pero fue incapaz de evitar la derrota de los suyos. El Madrid sigue creciendo, con momentos de luz, pero aún le queda trabajo para acabar con todas las sombras de su juego.

Estadísticas del partido

Real Madrid (20-16-15-27): Williams-Goss (9), Causeur (11), Heurtel (4), Rudy (8), Abalde (0), Hanga (2), Vukcevic (1), Poirier (13),  Tavares (5), Llull (12), Yabusele (9) y Taylor (4).

Monbus Obradoiro (13-17-21-17): Scrubb (11), Okouo (8), Hobbs (6), Zurbriggen (4), Oliver (0), Ellenson (20), Beliauskas (0), Birutis (2), Robertson (11), Muñoz (0), Filipovity (0) y Suárez (6)

Avatar
News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *