La previa de @7Sempiterno7 : Próxima parada, Heliópolis.

Cada vez que cruzo el Puente del V Centenario y, desde lo más alto, diviso a lo lejos el Benito Villamarín se me viene a la mente, irremediablemente, Luka Modric sentando béticos en el área. Uno detrás de otro. Caían como si fueran bolos y Lukita la bola que en lugar de con fuerza, los derribaba con la sutileza que atesora el croata, sin rozarlos siquiera.

 

La próxima parada del campeonato doméstico nos lleva hasta Sevilla, concretamente a la Avenida de la Palmera, en el barrio de Heliópolis. Un campo el del Betis no tan hostil como el Sánchez Pizjuán pero donde siempre se nos tienen ganas, como en cualquier campo de España. Más aún está temporada después de habernos llevado a Ceballos, operación que los béticos no entendieron porque lo normal es que un futbolista no quiera jugar en el Real Madrid y prefiera luchar por no descender y, a veces, si la cosa va medianamente bien, aspirar a entrar en puestos de Europa League.

 

Hostilidades aparte, que es el precio que hay que pagar por ser los más grandes, el Madrid se vuelve a poner el traje de Liga, que este año no se ajusta bien al cuerpo y unas jornadas nos queda mejor que otras. Jugamos contra el Betis y contra nuestro estado de ánimo, casi contra nosotros mismos. Sin aspiraciones reales al título, que me duele hasta escribirlo y ser tan consciente de ello, los de Zidane deben asegurar su participación en la Champions League la próxima temporada. Como si fuéramos un Atleti, salvando las distancias de no tener un cheerleader en el banquillo.

 

Quique Setién, el entrenador bético, enamorado del fútbol del Barcelona y, por ende, imagino también que de los saltos de trampolín y de cualquier disciplina que tenga lugar en una piscina, ha buscado y ha tenido en más de una ocasión su minuto de gloria a costa del Real Madrid, sabedor de que con cualquier declaración que no sea favorable al conjunto blanco obtendrá el aplauso de la prensa. La misma que aplaudió a Simeone por perder una Copa de Europa y no a Zidane por ganar dos consecutivas.

 

El beticismo andará ocupado durante los primeros minutos en recordarle a Ceballos lo equivocado que estaba al irse para ganar tres títulos en apenas unos meses y el Betis tratará de lograr la hazaña de ganarle al Real Madrid los dos partidos de Liga de una misma temporada. Se me antoja un duelo difícil, en que el equipo verdiblanco volcará su alma sobre el césped para ganarnos y nosotros tendremos que deshacernos de la desidia liguera para doblegarlos. Lo del miércoles hace ya mucho que pasó y el traje de gala aguarda en el armario hasta marzo. Ahora toca ponerse el mono de trabajo y volver a comer de menú.

Autora: @7Sempiterno7

Imagen: falso9sports.com

 

Avatar
News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *