Nadie en La Paz dudaba que  el depredador, como le conocían en Bolivia (o también el matador) era una pieza indiscutible para el Bolívar y los hinchas que cada jornada iban al estadio Hernando de Siles le idolatraban, por ello le llegó una merecidísima propuesta de renovación por dos años más y hasta hoy en día sigue Juanmi jugando con el club celeste.

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *