Janaina Cejudo: una descubridora que despunta en “La Fábrica”

El madridismo evoca alcance y dimensión. El Real Madrid inspira sentimientos inefables, permanentes e irreductibles. Ser del Real Madrid es lo más parecido a subsumirse en el orbe, en la inmensidad. Inmerso en un sentimiento tan universal, todos los seguidores de ese club pueden considerarse minúsculos. ¡Hay tanto madridista!

Aceptando el anterior párrafo, la realidad es que la contribución de los madridistas anónimos puede resultar indispensable. Existen personas que sin importarles el reconocimiento mediático que puedan recibir, se dedican a ligar su tiempo libre a tareas de raigambre madridista, dirigidas a todos los que comparten esa identidad.

Es el caso que nos ocupa. Janaina es una chica que desde 2014 emprende cada fin de semana una actividad rutinaria consistente en cubrir fotográficamente 4 partidos de la cantera del Real Madrid. No es reportera gráfica. Tampoco aspira a ello. Acomete la tarea como una forma de hallar sentido a su existencia. Se aleja de los focos del primer equipo y de la muchedumbre. Se propone, en última instancia, animar y realzar el valor de tantos chicos que se comprometen con un sueño: jugar en el Real Madrid. Janaina ejerce para ellos de esperanza. Les facilita esas fotos en las que comparecen en acción, portando ese escudo con el que se identifican. Les alumbra. Los descubre. Les traspasa las fotos con generosidad. Su anónimo madridismo no la delata al exterior, pero sí la erige en un apoyo sustancial para todos los que defienden al club en el fútbol base. Resulta ecuánime acordarse de ella. Más hoy.

Uno de los equipos con los que está familiarizada es el Cadete A que dirige Tristán Celador, que hoy se medía al Aravaca. Pese a la sólida organización defensiva del rival, los de Tristán Celador han afianzado su liderato con una victoria rotunda: 7-0.

Janaina ya había advertido sobre las prestaciones de Miguel Gutiérrez, un lateral izquierdo versátil con un desplazamiento de balón propio de un medio creativo, una habilidad atribuible a un extremo y una planta y un empaque coincidente con la del central más fornido. Miguel se ha encargado de abrir el marcador con una falta primorosamente ejecutada (su gol 12 en la liga). En el partido de ida ante este mismo rival, decidió el encuentro con un gol desde casi la medular. Su primera parte ha sido excelsa.

También debemos ser llamar la atención sobre la asociación que han formado Paulo y Pablo Rodríguez. Sus combinaciones han fructificado en tres goles. Paulo, inteligente para leer las defensas, asiste; y Pablo, finalizador implacable, define (ya suma 25 goles).

Tampoco debemos olvidarnos de Sergio Santos o de Geovanni. Dos defensas precisos en la salida y, en el caso del primero, que resalta por su capacidad para trasladar el esférico al pie de cualquier compañero sin importarle la distancia y por la naturalidad con la que recorta a contrarios en zonas comprometidas, aportando seguridad. Sabes que no la perderá.

Dotor es el futbolista completo por antonomasia. Llega desde segunda línea, pero también culmina transiciones defensivas para evitar una contra del rival. Los jugadores que han salido desde el banquillo iban añadiendo ritmo para que el juego no decayera. Álex Fores venía de disputar la última jornada con el Juvenil C de Álvaro y de hacer dos goles. Hoy ha marcado 1, y ha forzado un penalti.

Todos ellos contarán en las próximas horas con su recompensa. Janaina no finaliza su trabajo. Después de obtener las fotos, las edita y se las envía. Va construyendo un legado digno de exponerse. Hoy, además, si lo estima oportuno, puede incorporar la palabra escrita. A las fotos se les puede añadir esta crónica improvisada que elogia la labor de la descubridora y ensalza a un equipo que cautiva con un entrenador que no se cansa de formar: Tristán Celador.

Janaina Cejudo: “Mi familia se ha acostumbrado a verme seleccionado y editando fotos”

Más allá de la fotógrafa que acude presta cada fin de semana a la Ciudad Deportiva de Valdebebas a fin de inmortalizar con su objetivo los momentos de alegría que lo más pequeños de “La Fábrica” nos ofrecen, Janaina Cejudo es mucho más, y en esta entrevista descubrimos a una luchadora a la par que soñadora para la que el fútbol pasó de ser un simple hobbie a algo mucho más trascendental en su vida, constituyendo incluso una vía de escape en los momentos difíciles. Nos acercamos a la figura de esta madridista incondicional a golpe de foto.

MR: ¿De dónde proviene tu interés por la cantera del Real Madrid?

Por circunstancias personales de salud, hubo una época hace ahora 3 años en la que como válvula de escape me refugié mucho en mis hobbies, siendo uno de ellos el fútbol. Fue cuando descubrí la cantera, empezando por el Castilla y después con categorías cada vez más bajas. Cuando dejé atrás esa mala racha decidí que la mejor manera de devolver el bien que me había hecho este deporte era apoyar a los chicos de la cantera. Están luchando por un sueño, invirtiendo mucho tiempo y esfuerzo, compaginando estudios con entrenamientos y renunciando a cosas propias de su edad, algunos inclusos separados de su familia desde muy niños y otros movilizándolas para ir a los entrenos y partidos. Creo que, aunque saben que son unos privilegiados por jugar en el Real Madrid, nunca viene mal que alguien “externo” y “objetivo” vaya a animarles como si se animase al primer equipo, para que se les recuerde lo mucho que valen y que están en el lugar correcto (si no se rinden) para llegar donde ellos se propongan.

MR: ¿Cuándo empiezas a tratar de fotografiar a los canteranos del club?

Practicamente desde el primer partido al que fuí en 2014. Ya era aficionada a la fotografía, aunque de otro tipo (naturaleza, retratos…), y no sabía si la fotografías deportiva se me daría bien, así que lo hice por probar. Tengo que reconocer que en los primeros partidos hacía pocas fotos, para mí, como recuerdo. Pero las redes sociales tienen mucho poder y en cuanto los primeros jugadores del juvenil encontraron mis fotos, empezaron a preguntarme si no había más o si no me importaba ir a más partidos.

MR: ¿Por qué el Cadete A de Tristán Celador te resulta especial?

Son un equipo que me ha sorprendido muy gratamente. No son los primeros que conocí ni los que llevo más tiempo siguiendo, pero desde el primer partido me llamaron especialmente la atención. Son un equipo muy goleador que prácticamente no encaja goles en contra, de ahí las estadísticas tan espectaculares que presentan esta temporada. Pero es que, resultados aparte, hacen partidos dinámicos, con muchas demostraciones de calidad y muy atractivos para el espectador. Cada jugador es capaz de brillar por sí mismo porque tiene sus virtudes a nivel individual. Pero es más digno de mención el hecho de que como grupo encajan a la perfección. Hay que reconocer el mérito de Tristán y su cuerpo técnico, ya que han sabido gestionar muy bien el talento de los chicos e inculcarles el espíritu de trabajo que se cultiva en todos los equipos de cantera del club, pero que en este caso adquiere mayor relevancia por ser la pasarela previa al salto a la categoría de Juvenil. Por último, a nivel personal sólo puedo decir que son una generación de grandísimas personas a la que es imposible no desear lo mejor.

MR: ¿Qué piensan tu familia y amigos de que tengas tanta dedicación a coleccionar fotografías del Real Madrid?

Mi mejor amiga, Andrea, es mi gran compañera. La conocí gracias al Castilla, en el estadio Alfredo Di Stéfano, y desde entonces sé que tengo a alguien que entiende y comparte mi pasión por el fútbol y la cantera, e incluso la fotografía deportiva. Mi familia (más bien mi madre) ya se ha acostumbrado a verme editando y seleccionando fotos de 3-4 partidos cada semana mientras que de fondo, en la televisión, está Real Madrid TV con precisamente esos encuentros. Les ha acabado conociendo también, e incluso me ha acompañado alguna vez a Valdebebas a ver algún partido.

MR: ¿Qué jugador quieres descubrir a los madridistas, aquel que pueda llegar en un futuro al primer equipo?

Tengo muchos favoritos y es difícil elegir porque todos hacen un trabajo impecable, cada uno en su posición. Pero por mencionar algunos, una de mis apuestas “personales” es Miguel Gutiérrez. Suele ser lateral izquierdo, aunque puede jugar también como central y centrocampista. Es un prodigio como lanzador de faltas, y de momento es el segundo máximo goleador del equipo (algo tremendamente meritorio teniendo en cuenta que no ocupa posiciones de ataque). Otro jugador del que me encanta su forma de jugar desde el primer partido en que pude verle es Jorge Grau, extremo derecho del equipo. Las incorporaciones de esta temporada han demostrado ser todo un acierto. Por decir sólo un ejemplo, siento especial orgullo madridista cuando veo a luchadores como Geovanni dejarse la piel de esa manera en el campo habiendo sido uno de los últimos en empezar a jugar. Para acabar, sé que es posiblemente la posición más comprometida, de las más exigentes a nivel psicológico (tanto en etapas de formación como en profesionales) y una en las que más cuesta abrirse un hueco, pero querría romper una lanza en favor de los porteros Adrián y Toni, que también tienen mucho mérito.

MR: ¿Cuál es la foto que hayas hecho a la que guardas más cariño?

Yo diría que es una foto del torneo de Navarra, ya que creo que es en la que más integrantes del equipo he conseguido unir en una sóla imagen. Ese torneo terminó en victoria para el equipo, tras mucho sufrir para clasificarse, remontando en semifinales al Barcelona y en la Final a una Real Sociedad que dio mucho trabajo. Pero valio la pena el viaje y los nervios por verles llevarse el trofeo, y me alegro de tener esta (y muchas otras) fotos que inmortalizan el momento.

MR: ¿Qué curso estás estudiando? ¿A qué te gustaría dedicarte?

Ya terminé mis estudios el pasado año. Tengo doble titulación en Biología y Biotecnología, y aunque la carrera científica es muy complicada actualmente en España me gustaría poder vivir de ello. El fútbol siempre lo he visto como una afición, aunque cuanto más lo veo más me gustaría llegar a estar algún día más implicada. Me he planteado seriamente realizar el curso de entrenadora de fútbol base e intentar compaginarlo con la ciencia. Respecto a la fotografía, empecé porque aprendí como ayudante de una amiga que se dedica profesionalmente a ello. No tengo formación académica ni en realización, ni en procesado de fotografías, aunque sí considero que he tenido a la mejor maestra.

 

 

 

 

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *