#HistoriaBlanca | El Madrid de las cuatro Copas del Rey (1905-1908)

Entre los años 1905 y 1908 el Madrid Foot-ball Club lograría un éxito sin precedentes al coronarse campeón de la Copa de S.M. el Rey durante cuatro ediciones consecutivas. El conjunto madrileño comenzaba a despuntar como el mejor de España, desplazando de dicho puesto al Athletic Club de Bilbao.

La primera Copa de S.M. el Rey de toda la historia se había disputado en abril de 1903. El Madrid Foot-ball Club había logrado acceder a la final, pero cayó por dos goles a tres frente al Athletic Club. El conjunto bilbaíno lograba el primer éxito deportivo de toda su historia a nivel nacional, demostrando estar un paso por delante del resto.

La segunda edición de la Copa (1904) se caracterizaría por su caótica y deficiente organización. De hecho, el Athletic Club revalidaría el título de campeón sin haber llegado a jugar ni un solo encuentro.

Habría que esperar a 1905 para asistir al inicio del primer ciclo triunfal de la historia del Madrid Foot-ball Club. La organización del torneo correspondió al conjunto madrileño, que lograría la inscripción en el mismo de dos conjuntos vascos (el Athletic Club y el San Sebastián Recreation Club). Los equipos catalanes quedaron excluidos en esta edición.

El formato del torneo era extremadamente sencillo. Se disputaría un triangular entre los días 16 y 18 de abril. El escenario de los partidos sería el Campo del Retiro.

El Madrid, que recientemente se había fusionado con el Moderno Foot-ball Club, comparecía en la Copa como representante de la federación madrileña, tras haber ganado el campeonato regional. El primer encuentro del torneo de Copa le enfrentó al San Sebastián Recreation Club el día 16 de abril de 1905. El conjunto blanco endosaría a su rival un contundente tres a cero, ganándose un puesto en la ansiada final.

«En el campo de juego de detrás de las tapias del Retiro, se jugará estar tarde el campeonato de foot-ball entre los equipos del Athletic Foot-ball Club (de Bilbao) y el Madrid Foot-ball Club. El cuadro bilbaíno se halla en posesión de la copa del campeonato del rey y, si esta tarde la gana otra vez, pasará a ser de su propiedad definitiva. Por su parte, el club de Madrid venció el domingo al San Sebastián, que aspiraba también al campeonato» (El Imparcial, 18 de abril de 1905)

La gran final se disputó la tarde del 18 de abril de 1905 ante una gran concurrencia de público. El equipo madrileño se alzaría con la victoria, tras un reñido encuentro, gracias a un solitario gol del delantero Manuel Prast.

«El Madrid Foot-ball Club había dispuesto sus mejores jugadores con objeto de impedir que el Athletic Club de Bilbao ganase por tercera vez el campeonato y entrase en posesión definitiva de la Copa del Rey, que lo simboliza. El partido entre los citados clubs fue durísimo y muy bien jugado por unos y otros (…) en la segunda mitad, los de Madrid se entendieron con tal acierto que lograron apuntarse un tanto y con él ganar el campeonato. El triunfo madrileño provocó gran entusiasmo, siendo sacados los jugadores del campo a hombros» (El Imparcial, 19 de abril de 1905).

La final de Copa suscitó una grandísima expectación | Foto: Wikipedia

 

El Madrid iniciaría un idilio con la Copa de S.M. el Rey que habría de prolongarse durante cuatro años.

En 1906 se repitió el sistema de la edición anterior. Comparecieron a la Copa tres conjuntos (Athletic Club, Madrid Foot-ball Club y Club Recreación de Huelva), que disputarían un triangular entre los días 9 y 11 de abril. El escenario de los choques sería el estadio del Hipódromo.

«Los partidos finales del campeonato se disputarán los días 9, 10 y 11 de abril. Se asegura que el San Sebastián Recreation Club no vendrá a Madrid, en cuyo caso los madrileños tendrán por contrincantes al Athletic Club de Bilbao y al Huelva Recreation Club»(El Heraldo de Madrid, 5 de abril de 1906).

En el primer encuentro del torneo, el conjunto blanco endosaría un claro tres a cero al decano del fútbol español (Club Recreación de Huelva), ganando nuevamente un puesto en la final.

«Ayer, a las cuatro de la tarde, se jugó el primer partido del Campeonato de España de Foot-ball entre los equipos del Madrid y el Huelva, obteniendo los primeros tres goals sobre los segundos. La fiesta no resultó todo lo vistosa que se esperaba a causa del mal tiempo, por cuyo motivo se retrajo algo el público. Mañana se verificará el segundo partido entre el Athletic Club y el Madrid Foot-ball Club» (El Correo Español, 10 de abril de 1906).

Se repetía la final del año anterior. El conjunto madrileño conquistaría su segunda Copa del Rey consecutiva tras vencer por cuatro a uno al Athletic Club. El delantero Manuel Prast, héroe de la edición anterior, volvería a ser protagonista marcando dos goles.

«En la tarde de ayer se jugó el segundo partido de foot-ball entre el Athletic Club de Bilbao y el Madrid Foot-ball Club, que se disputaban la copa de plata que regaló S.M. el Rey. Ganó el Madrid, que hizo cuatro goals, quedando por tanto campeón de España. La concurrencia fue muy numerosa» (El Globo, 11 de abril de 1906).

Plantilla del Madrid Foot-ball Club en 1906 | Foto: Archivo ABC

La Copa del Rey de 1907 se caracterizó por el aumento del número de clubs inscritos. En esta ocasión, acudieron al torneo los siguientes equipos: Hamilton Foot-ball Club (de Salamanca), Madrid Foot-ball Club, Club Recreación de Huelva, Vigo Foot-ball Club y Club Vizcaya.

El Madrid fue una auténtica apisonadora durante el transcurso del torneo, goleando a Hamilton, Huelva y Vigo. El conjunto madrileño se mediría en la final (30 de marzo) al Club Vizcaya, un combinado de jugadores bilbaínos. Un gol de Manuel Prast en los compases finales del encuentro daría la victoria al Madrid. Una vez más, el hábil delantero se mostraba decisivo.

«Esta mañana se ha disputado el encuentro final del campeonato de España de foot-ball entre los equipos de Madrid y Vizcaya, habiendo alcanzado la victoria el Madrid Foot-ball Club, que entra en posesión de la Copa de S.M. el Rey por haber ganado tres años seguidos. Todos los teams que han concurrido a este concurso han quedado muy bien, siendo muy aplaudidos por el numeroso público que ha presenciado los partidos» (La Época, 30 de marzo de 1907).

El conjunto madrileño que logró la tercera Copa consecutiva | Foto: Defensa Central

La edición de la Copa del Rey de 1908 solo contó con la presencia de dos clubs: el Madrid Foot-ball Club y el Vigo Foot-ball Club. Por primera vez, el Athletic declinaba participar en el torneo, lo que provocó que fuese una competición bastante deslucida.

«En el campo de foot-ball se ha jugado esta tarde un notable e interesante partido entre el equipo de Vigo y el de Madrid. Formaban parte del primer bando: Raúl López (portero); Joaquín Yarza y Manuel Ocaña (defensas); B. Crotter, César Rodríguez, Antonio Conde y Manuel Baraja (medios); Adolfo Posada, Francisco Estévez, C. Were, Nagel y J. Rodríguez (delanteros). El equipo de Madrid era el siguiente: Ruete (portero); Novoa y Berraondo (defensas); Yarza, Normand y Quirante (medios); Parajes, Prada, Revuelto, Neyra y Prats (delanteros). Millares de personas han presenciado la encarnizada lucha de ambos bandos» (La Época, 12 de abril de 1908).

«Un viento frío y penetrante deslució el partido de esta tarde, sin que fuera obstáculo a que se congregaran más de dos mil almas en torno al campo de juego del Madrid (…) lucían en los equipos sus uniformes: blanco (el Madrid) y rojo y blanco (el Vigo). En el primer tiempo la lucha fue muy reñida hasta cuatro o cinco minutos antes de terminar los cuarenta y cinco minutos, en que el Madrid se apuntó el primer tanto. Cambiados los campos, el Madrid dominó el juego, haciendo otro goal al comenzar el segundo tiempo. Poco después, se apuntaría el Vigo un tanto» (El Heraldo de Madrid, 12 de abril de 1908).

Final disputada entre el Madrid y el Vigo | Foto: ABC

Con los goles de Neyra y Revuelto el Madrid lograba su cuarta Copa consecutiva, cerrando su primer gran ciclo exitoso y estableciendo un récord que solo han podrido igualar el Athletic Club de Bilbao y el Fútbol Club Barcelona. En 1909 el Madrid pierde a varias de sus grandes figuras (destacando a los hermanos Giralt y a Neyra), iniciando así una etapa de transición marcada por el fracaso deportivo. Nueve largos años de sequía copera aguardaban al conjunto blanco.

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *