Ni el gélido invierno balcánico fue capaz de parar al Real Madrid

Corría la temporada 1986/87, era la primera vez que la denominada quinta del Buitre participaba en la máxima competición continental, La Copa de
Europa. En la primera ronda el Real Madrid se deshizo con facilidad del conjunto suizo del Young Boys. El bombo deparaba uno de los rivales más
duros de la competición en la siguiente ronda para el conjunto blanco, la Juventus de Turín. El Real Madrid logró batir al conjunto italiano gracias a las decisivas intervenciones de su cancerbero, Paco Buyo que se había hecho dueño y señor de la portería blanca y que a lo largo de los años se convertiría en un referente en el Real Madrid de la quinta del Buitre.

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *