Euroliga | Yabusele machaca a Maccabi (72-70)

El Real Madrid se llevó la victoria en un encuentro emocionante ante el Maccabi de Tel Aviv. Los de Laso arrollaron a su rival en los primeros minutos, pero el conjunto israelí fue creciendo hasta adelantarse en el marcador. El último cuarto blanco fue épico, con un Heurtel estelar para igualar el partido y una defensa imperial. Yabusele, en la última acción del partido, desequilibró la balanza para los blancos, que mantienen a Maccabi sin ganar en el templo blanco desde 2010.

El partido no pudo tener mejor inicio posible con una acción espectacular de Yabusele para inaugurar el marcador. Maccabi no acertaba desde el perímetro y los blancos se ponían 4-0 con una canasta de Taylor. Otro Taylor, esta vez en Maccabi y Wilbekin redujeron las distancias, pero un 2+1 de Yabusele y un triple de Hanga rompieron el partido a favor de los blancos. El Madrid se gustaba con acciones rápidas al contragolpe para establecer un parcial de 10-2 y poner el marcador en 18-8. Zizic, el que pudo ser y no fue en el Madrid, despertó para reducir las distancias en Maccabi y cerrar la zona. Reynolds, un pívot aséptico con buena mano pero fallón en el cara a cara, redujo las distancias. Parecía que Williams-Goss cortaría la buena racha rival con una penetración, pero un espectacular 3+1 de Di Bartolomeo permitió a Maccabi devolverle al Real Madrid el parcial endosado y dejar el choque igualado al final de los primeros diez minutos (20-18).

Tras una alternancia de errores en los compases iniciales del segundo cuarto, el partido volvió a entrar en una fase de intercambio de canastas. El juego interior blanco hablaba francés, pues Poirier acompañaba a Yabusele en la pintura. ‘Yabu’ seguía enchufado tras los siete puntos del primer cuarto, por lo que el ataque blanco insistía en pases al interior. Laso percibía que el partido se jugaba en la pintura, por lo que dio entrada a Tavares junto a Poirier.

Con Llull como único base, el ataque blanco no fluía; todo lo contrario que en el conjunto macabeo, que pasado el ecuador del segundo cuarto logró adelantarse tras una nueva pérdida y contragolpe de Evans. El técnico merengue recurrió al tiempo muerto para poner un poco de orden y poner fin al buen momento del equipo de Sfairopoulos. Tavares adelantó a los blancos con dos canastas consecutivas, pero Zizic emuló al pívot blanco para devolver la ventaja a los visitantes. Dos canastas consecutivas de Maccabi le permitió destacarse en el marcador antes del descanso (34-38) pero Rudy, con un triple estratosférico, redujo nuevamente la ventaja a la mínima expresión antes del final.

Blayzer rompe el partido

El tercer cuarto trajo de vuelta al quinteto a Heurtel, mejorando notablemente la creación blanca. Tavares y Yabusele continuaron con su particular lucha con Zizic. Las primeras acciones fueron para los blancos, hasta que el croata se entonó y puso un tapón al mismísimo Tavares. El Madrid no encontraba el acierto del primer cuarto y Laso dio entrada a Causeur para acompañar a Heurtel. Maccabi realizaba transiciones muy rápidas tras los errores blancos, imponiendo un ritmo intenso al partido que le permitía mantenerse arriba en el marcador (41-44). Al Madrid le costaba anotar pero al menos iba cargando de faltas a sus rivales, a quienes les costaba generar ocasiones sin jugar al contragolpe. Yabusele redujo las diferencias pero Blayzer, desde el perímetro, neutralizó la acción del francés.

Sin Zizic en Maccabi y Yabusele en los blancos, Reynold y Poirier asumían el rol anotador. Heurtel, con una acción de 2+1, ponía la igualada y enviaba a Sorkin al banquillo con cuatro faltas. El tercer cuarto llegaba a su fin cuando parecía que el Madrid recuperaba el control. Sin embargo, entre Evans y Blayzer establecieron un parcial de 1-7  que llevó al partido a su máxima diferencia hasta el momento (50-56). Heurtel pecó de inocente en los instantes finales al conceder tres tiros libres a Wilbekin que ponían el partido aún más difícil para los de Laso (50-59).

Arreón que permite soñar

Laso se mantuvo fiel a su plan inicial e insistió con Poirier percutiendo en la zona. La defensa merengue mejoró, logrando que Maccabi no anotase en tres acciones consecutivas. Rudy sacó la garra defensiva y con ella, la cuarta falta de Williams y unos pasos de Wilbekin. Poirier con un mate y Causeur redujeron la distancia rápidamente, lo que daba un balón de oxígeno al equipo blanco (54-59). Los jugadores macabeos se ponían nerviosos, sumando muchas faltas en defensa rápidamente que rozaban la antideportiva. Poirier, que iba de menos a más, continuó con el parcial blanco, que se quedó en 6-0 tras las canastas de Wilbekin y Reynolds (56-63).

Heurtel obra el milagro

El tiempo pasaba y la distancia no se reducía, por lo que Laso planteó un quinteto de hombres pequeños y Poirier, en busca de un mejor tiro exterior que no había funcionado desde el inicio del choque (13% para los madridistas en este apartado). Apareció Heurtel para romper la mala racha y cerrar un parcial de 7-2 que metía de lleno al Madrid en el partido (63-65) con cuatro minutos por disputarse. Laso dio entrada a Tavares y Yabusele a la par que Sfairopoulos daba la alternativa a Zizic. El partido entraba en su último minuto cuando Heurtel, con un nuevo triple, obró la gesta de dar la vuelta al marcador (68-67). El balón no le quemaba al francés, quien amplió la ventaja. Pero Maccabi no había dicho su última palabra y Williams, con un tiro exterior, puso nuevamente la igualada (70-70). Quedaban catorce segundos en el electrónico, tiempo suficiente para que Yabusele, sin haber hecho su mejor partido, machacase literal y metafóricamente a un Maccabi que rozó la victoria.

Estadísticas del partido

Real Madrid (20-17-13-22): Causeur (4), William-Goss (4), Heurtel (15), Rudy (3), Abalde (0), Hanga (7), Vukcevic (-), Poirier (11),  Tavares (9), Llull (2), Yabusele (15) y Taylor (2).

Maccabi (18-20-21-11): Wilbekin (14), Evans (10), Caloiaro (2), Williams (8), Taylor (4), Reynold (8), Sorkin (2), Dibartolomeo (4), Blayzer (6), Cohen (-), Nunnally (2) y Zizic (10).

Avatar
News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *