Euroliga | Las dos torres de Laso (79-67)

El Real Madrid sumó su segunda victoria de la semana en Euroliga con un completísimo partido ante el Estrella Roja, que en ocho minutos no fue capaz de sumar más de tres canastas en juego. Tavares y Poirier fueron unos verdaderos quebraderos de cabeza para su pareja de baile en la pintura, con 15 y 14 puntos respectivamente y 3 tapones cada uno. Heurtel demostró que hoy por hoy es el director del juego blanco y que se ha ganado a la afición merengue, a la par que Rudy hizo lo propio gracias al derroche y sacrificio en defensa… y una asistencia a Poirier digna de los anales.

El Real Madrid arrancó el partido con su quinteto habitual y una enorme defensa en la pintura. Hanga realizó dos tapones en los primeros minutos, lo que minó mucho el juego zonal del Estrella Roja.  Abalde inauguró el partido desde el perímetro, dando la primera ventaja a los blancos. Los de Laso bailaban al compás de Heurtel y sumaban haciendo efectiva su superioridad en la zona. Zirbes intentaba lo mismo en la canasta blanca, pero la dura defensa de Yabusele, Hanga y Tavares parece inexpugnable. Los visitantes sólo materializaron dos tiros de campo en siete minutos, lo que permitió al Real Madrid destacarse en el marcador con un parcial de 11-3 que le daba cierta tranquilidad (14-5).

El Estrella Roja se rehace

Hanga, excelso en defensa, veía con claridad el aro rival mientras que Heurtel asistía a Tavares y Yabusele. La salida del base francés dejó al Madrid exento de liderazgo, lo que aprovechó el Estrella Roja con un tiempo muerto para arreglar el descosido que le habían hecho los chicos de Laso. Un parcial de 2-8, con el pívot Zirbes como principal protagonista, permitió al equipo de Belgrado dejar el marcador casi igualado al final del primer cuarto (16-13).

Laso introdujo rotaciones con el segundo cuarto, con Llull dirigiendo al equipo merengue. El balón no fluía con la misma facilidad y la superioridad en la pintura se desvaneció. Vukcevic y Poirier no encontraban ocasiones francas en la pintura, por lo que el Madrid basaba su juego en el tiro de media y larga distancia. El equipo blanco se perdía sin el liderazgo de Heurtel y el Estrella Roja dio la vuelta al partido (25-26). Poirier dejó un tapón magistral sobre Zirbes, quien, agotado,  dejó su sitio a Kuzmic. Pasaban los minutos y el marcador se mantenía igualado, alternándose en la victoria parcial. Poirier sostenía a los blancos con seis puntos, secundado por un buen Rudy que finalizó varios contragolpes blancos. La vuelta de Heurtel en los instantes finales devolvió la claridad en ataque y la intensidad al juego blanco. Un triple de Yabusele a pocos segundos del intermedio parecía definitivo, pero llegó la polémica.

Piedras en el tejado

El sospechoso criterio arbitral, perjudicial para los blancos, enervó a la grada del Wizink Center. Cinco personales pitadas al Real Madrid por una sola de Estrella Roja a pesar de algunas ocasiones flagrantes, permitían al conjunto serbio sumar desde el tiro libre. La gota que colmó el vaso llegó con dos tiros libres polémicos por una falta inexistente de Hanga sobre Markovic. El intento a las desesperada de los blancos sobre Yabusele acabó en falta en ataque, enervó aún más a la grada merengue, que despidió al trío arbitral con una sonora y merecida pitada.

Heurtel – Tavares SL

Laso devolvió a la pista tras el descanso al quinteto inicial que tan buen rédito le había dado. El Madrid, desacertado en el perímetro hasta ese momento, encontró el acierto del que había carecido hasta el momento para rápidamente poner un parcial de 8-4 y tierra de por medio. Estrella Roja dependía de Kuzmic y Zirbes en la pintura, pues Markovic y Dobric se mostraban desacertados desde el perímetro, y el parcial merengue continuó creciendo hasta el 18-6 y la máxima ventaja blanca (50-38). Tavares, con dos tapones y nueve puntos desesperaba a Zirbes mientras que Heurtel, excelso en la dirección, encontró el aro rival sumando nueve puntos más. Radonjic recurrió al tiempo muerto para frenar el ataque blanco, con un Zirbes desesperado por la superioridad en la pintura de Yabusele y Tavares. Los cinco elegidos de Laso habían roto la maldición de los terceros cuartos y mandaron el partido con una suculenta ventaja (57-46) a su desenlace.

La ventaja que había cobrado el Madrid en el tercer cuarto permitió a Laso mover el banquillo y seguir atacando la pintura rival. Poirier relevó a Tavares como pesadilla en la pintura y no decepcionó , con ocho puntos y varios mates de bella factura. El acierto era bajo en ambos equipos con un parcial de 6-3, pero un estirón blanco con dos buenas acciones defensivas y contragolpes de Rudy y Causeur dejaban el partido casi resuelto (66-49) a pesar de aún restarle siete minutos al choque. Radonjic recurrió al tiempo muerto para frenar la sangría, pero ya era imposible poner el brocado al desbocado caballo blanco, que disfrutó y abusó de su rival por momentos, como demostró Poirier con un mate colosal.

Show time madridista

Con cinco minutos restando, el partido se daba por decidido (70-51) pero el Estrella Roja no quería acabar masacrado; apareció Hollins, el jugador de más calidad anotadora pero que hasta entonces, con el partido por decidir, le había quemado el esférico. Sin la presión propia de la victoria blanca, el americano llegó a los 16 puntos. Laso quiso premiar al canterano Núñez con valiosos minutos, lo que aprovechó el equipo visitante para maquillar el resultado con un gran parcial (77-65). El último periodo estuvo cargado de grandes momentos, como varios mates de Poirier, un triplazo de Hanga y la sonora ovación que se llevó Rudy, desfondado, al poner punto final a su partido.

Estadísticas del partido

Real Madrid (16-16-25-22): Causeur (5), Núñez (2), Heurtel (9), Rudy (7), Abalde (9), Hanga (11), Vukcevic (0), Poirier (14),  Tavares (15), Llull (0), Yabusele (7) y Ndiaye (-).

Estrella Roja (13-19-14-21): Lazarevic (0), Uskokovic (-), Davidovac (6), Lazic (0), Dobric (9), Hollins (16), Simonovic (6), Ivanovic (8), Markovic (2), Kuzmic (8) y Zirbes (12).

Foto: Euroleague.net

Avatar
News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *