Euroliga | Davies se exhibe ante un Madrid sin nada que jugarse (86-93)

El Real Madrid Baloncesto cierra la fase regular de Euroliga con una intrascendente derrota ante el Zalgiris Kaunas por 93 a 86. El pívot americano Brandon Davies, máximo anotador del partido (27), fue clave para su equipo a la hora de llevarse la victoria en el WiZink Center.

El inicio del partido tuvo como principal novedad una mayor incidencia madridista en el juego interior. Con un quinteto inicial formado por Campazzo, Causeur, Yusta, Randolph y Tavares, el conjunto entrenado por Pablo Laso buscaba insistentemente al pívot caboverdiano, que lograba imponerse en las dos zonas, anotando los seis de los ocho primeros puntos del Real Madrid. Pero el Zalgiris, lejos de aceptar ese tipo de partido, anotaba con fluidez desde el exterior con un Leo Westermann muy acertado con dos triples anotados prácticamente de manera consecutiva (8-8, min. 4).

Tras la segunda falta personal señalada a Tavares y la entrada a pista de Ayón, el partido cambió por completo. El ritmo se incrementó y ahí Campazzo sacó a relucir su mejor versión. Primero con una buena asistencia para que Yusta anotase solo debajo de canasta, y posteriormente, con un pick and roll perfectamente finalizado por el pívot mexicano. Pero los visitantes, apoyados por una nutrida parroquia lituana en las gradas, lograrían aguantar el envite e incluso ponerse por delante en el marcador (16-17, min. 6).

Cada canasta de Ayón, Randolph o Carroll era respondida por Kavaliauskas, Walkup o Wolters de manera inmediata (23-23, min. 9). Al final del primer cuarto, el Real Madrid disfrutaba de una testimonial ventaja (27-25, min. 10).

El segundo cuarto se iniciaría con Prepelic ejerciendo de base en el equipo merengue, debido a la ausencia de Llull por lesión en la rotación del equipo. Pero los lituanos, cuyo porcentaje de acierto desde el exterior no se vio mermado,volvieron a tomar las riendas del encuentro (31-33, min. 12). El ataque madridista buscaba insistentemente a un Gustavo Ayón que no se mostraba muy acertado de cara al aro, al mismo tiempo que no encontraba buenas posiciones de tiro desde el triple. Con un espectacular mate de Davies al contraataque, Laso decidió parar el partido (33-37, min. 15).

Tras el paso por los banquillos, Kuzmic sustituiría a Ayón. El pívot balcánico, cuyo rol es claramente muy residual en los esquemas del técnico vitoriano, no aportó lo que se esperaba; ni una mayor solidez defensiva sobre Davies, quién seguía haciendo daño en la zona gracias a su movilidad, ni puntos en ataque.

Lejos de cambiar la dinámica negativa de los blancos, la diferencia se incrementaría hasta los nueve puntos tras una sucesión de malas acciones en ataque y varias decisiones arbitrales cuestionables (37-46 min. 18). Error tras error en ambos equipos, se llegaría al descanso con el contador de anotación intacto durante casi dos minutos (37-46, min. 20).

Tras el paso por vestuarios, el Zalgiris seguía controlando el ritmo, corriendo a la mínima oportunidad. El Madrid, apático y sin nada en juego, seguía cometiendo demasiados errores no forzados, mostrándose ineficaz de cara al aro. Con un triple impresionante de Grigonis, el equipo lituano superaba la barrera psicológica de los diez puntos (39-52, min. 24). Una acción sintomática de la diferente motivación en uno y otro equipo fue un rebote ofensivo capturado por Brandon Davies ante la presencia de Felipe. Un 2+1 del pívot americano hacía estallar al público lituano y provocando el tiempo muerto local (43-56, min. 26). Pero la exhibición lituana no acabaría aquí, situando la diferencia por encima de los quince puntos (45-61, min. 27).

El Real Madrid reaccionaría con dos buenas acciones de Prepelic: una asistencia para que Tavares machaque el aro y un triple. El ritmo volvería a incrementarse y aparecía la mejor versión ofensiva del Real Madrid. Con un triple de Randolph, tres tiros libres de Carroll, una canasta bajo aro de Causeur y un gancho tras rebote ofensivo de Tavares, los madridistas se metían de lleno en el partido al término del tercer cuarto (60-66, min. 30).

Con todo por decidirse a falta de diez minutos, el equipo madridista subiría un par de puntos su intensidad defensiva. Y gracias al acierto de Prepelic y Tavares en ataque conseguirían empatar prácticamente el encuentro (68-70, min. 33).

Las torres blancas se imponía bajo los tableros y el Madrid empezaba a correr. Con dos tiros libres de Randolph, la igualdad era máxima (74-74, min. 36). Y con un triple del norteamericano, el Madrid volvía a mandar en el partido. Pero el Zalgiris reaccionaría de la mano de un Brandon Davies inconmensurable en la zona (77-80, min. 37).

A falta de tres minutos y con el encuentro todavía por resolver, el duelo entre Davies y Tavares alcanzaría todavía mayor importancia. Anotando, reboteando y retándose mutuamente en cada ataque. Un espectacular duelo que acabaría saldándose a favor del americano, monopolizando la anotación de su equipo en los instantes decisivos para sumar 27 puntos en todo el partido.

Al final, victoria del Zalgiris en un partido intrascendente para los intereses madridistas (86-93, min. 40). Los hombres de Laso se enfrentarán al Panathinaikos en los playoffs de cuartos de final. El último escollo en el camino hacia la Final Four de Vitoria. Hala Madrid.

Foto: Real Madrid

News Reporter
Responsable Web y Redes Sociales de #MadridistaReal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *