#ElBardodeChamartín | El peso de los colores

Salió el Barça con kimono

a un tatami de parqué

repartiendo hasta al del crono;

no me preguntéis por qué.

 

Tiene Pesic cartapacio

de trucos perturbadores;

lo de Rudy fue un prefacio

del reparto de sus “flores”.

 

Campazzo no estuvo a tono

(hizo un partido “merdé”),

aun así yo le ovaciono,

porque contagia su fe.

 

Jugó el Madrid muy despacio

frenado por los errores

y por la falta de espacio

que le hizo sufrir horrores.

 

Mas nunca llegó abandono,

aunque el control fue culé.

El arrojo es nuestro icono

y más lanzando de tres.

 

Son las cosas del palacio

y de nuestros jugadores:

que a perder son muy reacios,

pues les pesan los… colores.

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *