El enemigo del Real Madrid: las lesiones

La plantilla del Madrid vuelve a reducirse, una vez más, por culpa del elevado número de lesiones. La enfermería blanca se agranda al finalizar cada partido. La última jornada de Liga frente al Eibar, dejaba a Solari con otro jugador descartado, Álvaro Odriozola, quien ya había sufrido molestias en su abductor derecho esta temporada. En estos tres  primeros meses, el Madrid ha sufrido 14 lesiones, de las cuales 9 derivan de problemas musculares. 

El riesgo que corren cada uno de los jugadores es impredecible e incontrolable, al fin y al cabo siempre están expuestos a sufrir algún tipo percance. Sin embargo, hay jugadores cuyas continuas lesiones o recaídas les generan un malestar físico que les impiden rendir a su mejor nivel. 

Uno de ellos es Gareth Bale. El delantero se convierte en uno de los jugadores más propensos a estar más tiempo en la enfermería que en el terreno de juego. Desde que fichó por el club en 2013, ha sufrido en torno a 3/4 lesiones por temporada. La mayoría de ellas derivan de problemas musculares, principalmente de sus famosos sóleos. Pese a ello, el galés parece llegar en mejor forma física al final de temporada, fechas en las que, según las estadísticas, apenas padece molestias.

Pero Bale no es el único jugador con una media de lesiones tan alta. En la defensa blanca siempre encontramos alguna baja. De hecho desde que comenzó la Liga, todos los jugadores que conforman la línea defensiva del equipo, han sufrido alguna lesión que les ha dejado fuera de los partidos. Carvajal, Marcelo y Varane sufren entorno a 2/3 lesiones por temporada. Muchas de ellas vienen marcadas por fatigas musculares que les impiden estar en su nivel, algo muy notable en estos meses que llevamos de competición.

Otro jugador bastante propenso a la rotura muscular es Karim Benzema. El francés sufrió su peor plaga de lesiones (6 concretamente) en la temporada 2014-2015, cuando Carlo Ancelotti todavía estaba al frente del equipo. Su físico ha parecido mejorar, y actualmente termina con una media de 2 lesiones por temporada.

Esta cantidad de bajas podría achacarse al alto nivel requerido en los entrenamientos. Pero sin embargo, hay jugadores que apenas pasan por la enfermería. Lucas Vázquez, Marco Asensio, Isco, Dani Ceballos y Toni Kroos, son jugadores que desde que llegaron al club siempre han estado disponibles. Rara vez  han sufrido alguna dolencia que les haya tenido que dejar fuera del equipo durante un largo periodo de tiempo, excluyendo las bajas por enfermedades.

Las plagas de lesiones parecen repetirse cada año en el Real Madrid.

En la pasada temporada, entre los meses de septiembre y noviembre, el equipo contaba con 13 lesionados, y por entonces Zidane tuvo que lidiar con todas las bajas. Los resultados que se iban consiguiendo en esos meses, rompían con las expectativas de optar a algún titulo. Sin embargo, las estadísticas demuestran que no es hasta los últimos meses de competición cuando el equipo es capaz de conseguir los mayores puntos, de estar a su mejor nivel. La principal causa de ello es la llegada de Antonio Pintus. Desde que Zidane pidió su incorporación al cuerpo técnico en julio del 2016, el equipo ha dado un cambio físico. Quedarán para la historia esos entrenamientos en los que entrenador y preparador técnico corrían en Valdebebas con sus jugadores.

Pese a ello desde su llegada, el número de lesionados aumenta por segundos, aunque los resultados parecen sobreponerse a las bajas. La plantilla blanca encara la recta final de la temporada en la mejor forma física posible.  El número de lesionados se reduce a partir de enero, llegando a haber un único lesionado en los meses de abril o mayo. El “Método Pintus“ como lo denomina mucha gente, funciona. Los jugadores se sienten listos, a tono, y todo ello se debe a la capacidad que tiene de involucrase con cada uno de ellos. Cuando Julen Lopetegui se queda al frente del banquillo blanco, Pintus quedó relegado a un segundo puesto, y desde entonces los jugadores han pedido su vuelta. Con Solari vuelve a tomar las riendas de la preparación física de un Real Madrid irreconocible, al que las bajas no le ayudan a mejorar la situación que se vive actualmente en el Bernabéu. 

La tarea es complicada, ya que no solo se depende de una recuperación física, sino también psicológica. Hay que devolver al equipo la motivación. Hay que volver a sentir la sensación de que, pese a las bajas, el Madrid sabe sobreponerse.

Avatar
News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *