El Clásico nunca será “solo un amistoso”

El Real Madrid y el Barcelona se verán las caras en una nueva edición de El Clásico, aunque en esta oportunidad no hay mucho más que el honor y el orgullo en disputa al tratarse de un amistoso en Las Vegas, aunque para algunos, vencer al Rey de Europa será considerado un título de alguna índole.

Lo cierto del caso es que cuando existe una rivalidad de este calibre, es difícil decir que “es un amistoso” y ya. Ambos quieren ganar, ninguno quiere perder. Y esto es, esencialmente, lo que da una chispa importante a un partido que, otrora, podría considerarse intrascendente y hasta aburrido para los aficionados. 

Foto: Getty Images.

Las dos caras de la moneda: el campeón de Europa y España contra un club que se vio subsumido en, probablemente, la crisis económica más severa de sus últimas décadas. El Madrid encontró en Benzema un potencial ganador del Balón de Oro tras su gran sociedad con Vinícius Jr., quien también deslumbró esta temporada; mientras que, en Barcelona, la marea estuvo agitada desde el principio con Koeman, sus decisiones y la relación con la directiva blaugrana. Xavi asumió el mandato y logró enderezar el rumbo de un Titanic catalán que casi se topó con el iceberg. No obstante, la estrepitosa caída en Europa League contra el Eintracht y la pérdida de puntos en el tramo final de LaLiga dejó algunas inquietudes en más de uno.

Foto:Gonzalo Arroyo Moreno/Getty Images

La pretemporada traía consigo muchas preguntas y pocas respuestas para ambos equipos. El Madrid trajo a Rüdiger y a Tchouaméni como las principales incorporaciones, añadiendo jugadores que regresaron de cesiones, como Mayoral, quien aún está por determinar su futuro inmediato. Pero, en el caso del Barcelona, algo ocurrió: Laporta dio la vuelta a la catastrófica situación y, una vez más, esquivó el iceberg, al menos por ahora. El presidente blaugrana logró fichar jugadores tras ceder 25% de los derechos televisivos del Barcelona durante los próximos 25 años. Lewandowski y Raphinha como los principales nombres, pero también entran Kessié y Christensen en escena, ambos recalaron en el Camp Nou tras finalizar sus contratos con el AC Milan y el Chelsea, respectivamente.

Tras un mercado de fichajes sobrio para uno y magnífico para otros, cabe mencionar la preparación que han tenido ambos de cara a este amistoso y al inicio de las competiciones oficiales.

Curiosamente, el Real Madrid no ha jugado aún ningún compromiso durante la temporada. Mientras que el Barcelona ya tiene por lo menos tres partidos que han servido para medir sensaciones. Son dos victorias y un empate para los catalanes, con un imponente triunfo 0-6 ante el Inter Miami en los Estados Unidos de América.

El club blanco ha estado poniéndose a tono físicamente a las órdenes de Antonio Pintus, el reconocido preparador físico de la entidad merengue. 

Para el Real Madrid, este significará su primer partido, pero no el único. Luego se medirán ante el Club América y la Juventus, antes de disputar la Supercopa UEFA con el Eintracht Frankfurt.

Lo cierto del caso es que Las Vegas vivirá una experiencia única como lo es El Clásico. Mucho honor pero ningún trofeo en juego. No obstante, ambos querrán ganar y ninguno querrá perder.

Foto:Fayez Nureldine/Getty Images .

Avatar
News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *