#DesdeLaGrada | Una Final, una despedida, un homenaje y gracias

Aunque no suelo ejercer de pitoniso porque cuando me ha dado por ello los resultados han sido cuanto menos discutibles, debo deciros que esta vez vaticiné que si el Real Madrid ganaba el tercer partido, no llegaríamos al quinto. En parte era un deseo motivado por mi complicada agenda que no me hubiera permitido asistir, y en gran parte por la tendencia que llevaba la Final, en la que el Real Madrid acababa de recuperar el factor cancha tras ganar el tercer partido en el Buesa Arena el pasado domingo.

Así pues me dispongo a hacer un pequeño balance de lo que ha sido esta Final de la Liga Endesa, que será recordada por ser la trigésimo cuarta en la Historia del Club y el décimo quinto título de Pablo Laso en su periplo como entrenador merengue, pero además porque salvo mayúscula sorpresa será la temporada del adiós con rumbo a la NBA, del jugador más prometedor que el baloncesto FIBA haya dado en las últimas décadas: Luka Doncic, al que sólo queda desearle toda la suerte del mundo y agradecerle los servicios prestados; vuelve pronto Luka.

La serie comenzó con un inesperado tropiezo blanco en el  primer partido de los dos disputados en el Palacio de Goya. Un partido en el que los blancos fueron a remolque durante muchas fases del encuentro pero que terminó decidiéndose en un mini partido de 2:15, que los vitorianos resolvieron por un estrecho margen de cuatro puntos. El Madrid estuvo fallón en los tiros libres y acabó pagándolo. Luka Doncic y Carroll brillaron por los blancos mientras que los vitorianos mostraron una de sus mejores armas de la temporada: su acierto en el tiro exterior.

Con la necesidad de ganar el segundo partido para poder viajar a Vitoria con posibilidades de seguir disputando la Final, el equipo blanco resurgió en un partidazo digno de dos equipos de tamaño calibre y de una Final de Liga. Con un tanteo que debió irse a más de cien puntos, el Madrid demostró su poder no sólo contrarrestando las canastas triples de su rival, sino con unos soberbios Tavares, Rudy y un cada vez más entonado Thompkins, lo que le llevó a remontar la ventaja del equipo vasco.

El tercer partido de la serie, ya en territorio enemigo no comenzaba con buenos presagios cuando se sabía que se batía el récord de asistencia en Play Off de Liga Endesa; nada menos que 15,512 espectadores. Baskonia jugó un gran encuentro deseoso de agradar a su afición y se topó una vez más con un gran y coral Madrid en el que Carroll, Thompkins, Felipe y todo el equipo dieron la talla con creces y acabaron por desesperar a un equipo vitoriano que se encontraba con el factor cancha perdido de nuevo, a pesar de tener una más que meritoria actuación.

Y en esa medio depresión baskonista llegó el cuarto partido. De nuevo un gran homenaje al baloncesto como toda la Final. El epílogo perfecto a la despedida de Luka; el colofón a una temporada difícil por las numerosas lesiones y que culmina con doble título: Liga y Euroliga. ¿Alguien da más?

Por último, si me permitís la licencia, es una temporada muy especial para quien os escribe porque es en la que he debutado llevándoos vía Twitter, las crónicas de los partidos #DesdeElPalacio. Por eso, desde aquí mi agradecimiento a Madridista Real, a Dani y a Víctor que han estado tan locos para consentirlo confiando en mí, y a todos vosotros por leerlas.

Nada más, felices vacaciones canasteras a todos los Madridistas que podemos sentirnos un año más orgullosos de nuestro Equipo. ¡Hala Madrid!

Texto: @pepo2204

Foto: Realmadrid.com

News Reporter
Colaborador de #MadridistaReal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *