#DesdeLaGrada | Kiev: Título y Final

Como os adelantaba en el diario de viaje #TripToKiev que he estado elaborando estos días, considero que la Final, el partido en sí merecía ser tratado en un artículo separado. No quiero limitarme sólo a lo futbolístico, y me gustaría poder compartir además con vosotros otros aspectos, como los relativos a la organización, la ciudad, el estadio y ponerlos en comparación con otras ediciones a las que he tenido la fortuna de poder acudir. Por supuesto también hablaré de fútbol, obviamente de eso se trata, pero siempre es bueno poder contemplar el acontecimiento con una perspectiva más amplia.

La sede: Kiev

Evidentemente cuando sabes que la ciudad elegida es Kiev, lo más probable es que no hayas estado allí antes muchas veces, por no decir nunca. De modo que te pones a recabar información sobre la sede: transporte público, servicios de ocio, alojamientos, comunicación, moneda, etc.

Si tienes la suerte de conocer a alguien que ya ha estado allí antes y tienes confianza en esa persona, lo más normal es que hagas caso a sus consejos, y más si fuera la feliz casualidad de que tu contacto fuera natural de Kiev.

A priori suponía un desplazamiento muy largo, aproximadamente tres mil quinientos kilómetros separan Madrid de Kiev, que hizo como podéis suponer que se encarecieran de inmediato todos los vuelos cuyo destino fuera la capital de Ucrania casi desde cualquier ciudad europea, ya que es la forma más lógica de viajar.

Las alternativas eran pocas y dificultosas por lo que muchos elegimos la vía combinada avión más carretera para llegar a Kiev. Esto ya a priori podía hacer que el número de Madridistas en Kiev fuera menor que el deseable.

Una vez allí, la ciudad es agradable, la gente amable y en ese sentido una buena sede, pero por encima de todo si algo es Kiev es barata. Una ciudad manejable para un extranjero que no la conoce. Un pero: no saben lo que es una cerveza ya no fría, ni siquiera fresquita.

El estadio: Olympiskyi

Posiblemente el mejor aspecto de la Final pese a lo que pudiera parecer. Nos habían contado que si la pista de atletismo, que si se vería demasiado lejos el fútbol… Creo que de todos los estadios que he visitado éste es uno de los mejores sin duda; cómodo, accesible y con una visibilidad diría que perfecta. Además el tema pista de atletismo fue salvado perfectamente y en ese sentido considero un acierto haber elegido esta sede.

La organización

 

Aquí nuestros amigos ucranianos han tenido severas deficiencias. El hecho de intentar separar a ambas aficiones mediante una separación física consistente en una valla, no fue suficiente para permitir los accesos a aficionados del equipo contrario por la zona que no tocaba, lo cual si no se cuenta con el civismo que suele darse en estas finales hubiera resultado caótico. Claro que tampoco ayudaba el hecho de que muchos aficionados del Liverpool tuvieran entrada dentro de la zona del Real Madrid.

Tengo que abrir en este punto un paréntesis importante porque esto fue bajo mi punto de vista el aspecto más negativo con diferencia de la Final. Tras haber hecho un sacrificio de viaje inhumano para poder ver al Madrid, te destroza el hecho de contemplar como hay socios que revenden su entrada y permiten, no ya que en la zona acotada para Madridistas haya casi tantos aficionados rivales como merengues, sino que pueda provocarse un grave problema de seguridad. Sin duda es algo que pienso desde hace tiempo y el Club debería tomar medidas severas a ese respecto porque cuesta mucho poder ir a una Final como para que alguien se lucre con ello privando a otros de ir y otorgando ese privilegio a quien no es socio, ni siquiera Madridista a cambio de unos Euros. Realmente esto, que no es privativo de Kiev ni de esta Final me parece seguramente el aspecto más lamentable de la Final.

El partido: Éxtasis

¿Qué os voy a decir?  Fue tal y como pensaba pero en mis mejores sueños. El Madrid controló el juego tras la media hora inicial de dominio inglés. Estableció su jerarquía en el medio campo pese a que Casemiro quizá no tuvo su mejor día con unos Kroos y Modric soberbios, la solidez de nuestros dos centrales y un gran Benzema, y por encima de todo Bale, nos dieron a todos la alegría de traer la Decimotercera Copa de Europa a Madrid. El éxtasis más absoluto.

Aspecto negativo también es la lesión de Carvajal pero por lo que parece quedará en un problema leve, afortunadamente.

En definitiva una Final para recordar por muchas circunstancias, pero sobre todo por ser la que nos ha dado “la trece” que mantiene al Real Madrid como el mejor equipo del mundo. Y ahí hemos estado para verlo. #HalaMadrid

Texto: @pepo2204

News Reporter
Colaborador de #MadridistaReal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *