#DesdeElPalacio | Hermanos a un paso del Olimpo (81-74)

De hermanos iba la cosa. Y no porque vaya a hablaros de mi hermana, que me tiraría horas, ni porque esta semana al escribir un artículo de opinión para esta casa haya citado al menor de mis hermanos varones, ni tampoco porque Panathinaikos sea club hermano de los blancos, que podría serlo por la rivalidad común de Madridistas y atenienses con el Olympiacos del Pireo. Tampoco porque en el PAO juegue el mayor de los Anthetokoumpo, que por cierto es el que menos talento tiene de los dos, ya que no resiste la comparación con el 34 de los Bucks de Milwaukee.

El título de la crónica tiene su razón de ser en que hoy coincidía el Real Madrid Baloncesto con el de fútbol. Ambos en Europa, en la Copa de Europa, y ambos en el paso previo a disputar otra Final de la competición; el Olimpo de los dioses del deporte europeo de Clubes. De hecho, por eso el equipo de basket – el hermano pequeño, no sé si me entendéis – tenía que adelantar su partido a las 18:45 para evitar que el factor cancha recuperado en Atenas la pasada semana quedara en agua de borrajas ante una posible deserción de muchos abonados dubitativos entre ver a los de Laso y perderse a los de Zidane en caso de jugar los dos a la misma hora.

El caso es que el Palacio presentó finalmente y los que estábamos porque sabíamos que este partido era una especie de Match Ball ya que de perder, la dificultad de ir a sacar la quinta victoria de la serie a Atenas con todo lo que rodea un partido en el OAKA era de tal magnitud como escalar un ocho mil con zapatillas de andar por casa; un imposible, vaya…..

Así que en éstas y con la anunciada y esperadísima vuelta de nuestro “Cid” empieza un partido igualadísimo (11-11). Defensa intensa del Madrid, Luka inspirado y el Palacio apretando como si fueran las 21:00.

En el 7:15 se para el tiempo. Vuelve el Cid sobre un Babieca en forma de Palacio coreando su nombre de manera apoteósica. Exaltación del factor motivacional que ya intuíamos: “Llull, Llull, Llull” Panathinaikos se pone cuatro arriba a falta de 1:25 porque los griegos tampoco son mancos en eso de defender pero Rudy empata con un triple casi imposible (17-17)

Laso decide sentar a Llull a los dos minutos porque al menorquín le falta ritmo de partidos. Casi al tiempo el Madrid recupera la ventaja de cuatro rompiendo la férrea defensa de PAO con Carroll. Tres pérdidas seguidas del Madrid y los de Pascual no las desaprovechan. Empate culminado con mate antológico de Gabriel. Demasiados parones por el enésimo fallo del marcador – señores de Euroliga, por favor – y por el error que el propio Pascual comete a mi juicio protestando unos pasos que parecen claros. Los jugadores de PAO no paran de discutir entre ellos. Consecuencia: el Madrid se va de seis al descanso. 40-34.

Volvemos del descanso con parcial de 6-0 para ponernos doce arriba. Son sin duda los peores minutos de Calathes que es castigado hasta con técnica por protestar un error propio, pero el Madrid parece no querer aprovechar fallando cuatro ataques seguidos. Aún así mantenemos las distancias en once puntos hasta que el Madrid parece apagarse y al tiempo Calathes despierta y anota dos triples seguidos que ponen a Panathinaikos a cinco puntos. Nos vamos al final con un Madrid fallón y sólo cuatro de ventaja. (57-53)

Aquí se vuelve loco todo el mundo: el Madrid que no consigue resolver los ataques, Calathes que lo anota todo con mucha suerte, los árbitros que empiezan a desquiciar a todos y el público que con la primera canasta en juego de Llull a falta de 5:30 sube los decibelios. 64-61.

¿Lo habíamos visto todo? Nooo, Llull que parecía que iba con el freno de mano echado hasta ahora se marca dos triples de escándalo 70-63 con 3:30 para el final.

Una pérdida del de Mahón tras canasta da la oportunidad a los griegos de empatar por medio de James. 70-70. Pasamos de manicomio a centro cardiológico. En menos de 20 segundos PAO pierde la ventaja de llevar sólo dos faltas y entra en bonus. Los tiros libres nos siguen lastrando. Es así toda la temporada. 71-70 y 1:28. Anota Carroll y quinta falta de Rudy. 73-70.

Triplazo de Carroll y falta. Ahí se cierra el partido. Emocionalmente los griegos se derrumban finalmente. Felipe cierra el partido anotando, por fin los libres. Final del encuentro. 81-74. Se entreabren las puertas del Olimpo hasta el viernes. Ahora es tu turno, “hermano mayor” #HalaMadrid

Texto: @pepo2204

Foto: Euroliga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *